Frases de la película Your name.

Dirección: .
Actuación: , , .
Género: Animación, Drama, Fantasía, Romance.
Estreno: .
Otros títulos: Kimi no na wa..

Algunos días, me despierto llorando sin saber por qué.
Eso me pasa de vez en cuando.
Y lo que haya estado soñando, nunca lo recuerdo. Pero...
Pero...
Lo único que queda cuando despierto,
es un sentimiento de pérdida, que perdura durante mucho tiempo.

Hagamos una señal Para decir "es un placer verte" Estoy en camino hacia ti, Persiguiendo tu nombre Taki. Taki. Taki. ¿Que no te acuerdas?¡Mi nombre es... Mitsuha!

Ocassus. Ese es el origen de la palabra ocaso. Todos aquí deben conocer esa palabra. Es el anochecer, cuando no es de día ni de noche. Cuando la frontera entre los mundos se desvanece. Y podemos encontrarnos con algo no humano. Un término más antiguo, es crepúsculo. Algunas personas también le llaman "la hora dorada".

- ¿Sí?
- Bueno, veo que hoy sí te acuerdas de tu nombre. ¿No te acuerdas? Aunque no lo creas, ayer olvidaste dónde estaban tu escritorio y casillero. Además estabas muy despeinada, y no traías puesto tu listón.
- ¿Qué? ¡No puede ser!
- Sí, como si tuvieras amnesia o algo.
- Ahora que lo dices, sí siento que he tenido sueños extraños últimamente. Como si soñara con la vida de alguien más.

- Ya me quiero graduar para poder irme a Tokio.
- No te culpo. De verdad no hay nada en este pueblo Sólo hay un tren que para cada dos horas Y todas las tiendas cierran a las nueve. No hay librerías ni dentistas. Pero hay dos bares por alguna razón. No hay trabajos. Nadie con quien salir. Incluso los días son demasiado cortos.

¡Odio este pueblo! ¡Odio esta vida! ¡Quiero ser un chico guapo de Tokio en mi siguiente vida!

- ¿Podría...? ¿Podría ser...? ¡No, no, no, no! ¿Podría ser que estamos...? En nuestros sueños, ese chico y yo...Que estamos... en nuestros sueños esa chica y yo...
- ¿Intercambiamos lugares?
- ¿Intercambiamos lugares?
- Poco a poco me voy dando cuenta de lo que está pasando.

Pasa cuando dormimos, la causa es desconocida. Los recuerdos que quedan del intercambio se van desvaneciendo al despertar. Pero no hay duda de que intercambiamos lugares. Las reacciones de la gente que nos rodea, lo comprueba. Es por eso. Por eso decidimos establecer reglas para proteger el estilo de vida del otro. Cosas que hayan pasado en el intercambio, y una lista de cosas que no debemos hacer. También acordamos dejar notas en nuestros teléfonos los días que intercambiamos. Para poder superar juntos esta situación extraña.

- Oye, Taki, ¿por qué una chica me confesó su amor?
- Tal vez eres más popular cuando soy tú.
- Qué engreído eres. Ni siquiera tienes novia.
- Tú tampoco tienes a nadie.
- No tengo...
- No tengo...
- ...¡porque no quiero una relación!
- ...¡porque no quiero una relación!

- Oh, Mitsuha, ¿qué hiciste? ¿Una cita?
- Mañana es tu cita con la señorita Okudera. Se verán en la estación a las 10:30.

- ¿Te digo algo, Taki? Hoy eres como otra persona.
- Señorita Okudera, ¿tiene hambre? Podemos ir a cenar.
- Mejor vamos cada quien a casa.
- Está bien.
- Quizás me equivoque, y lamento si es así. Pero yo te gustaba un poco, ¿cierto? Pero ahora te gusta alguien más.
- ¡No! No es eso.
- ¿De verdad?
- No hay nadie. No es así.
- ¿Estás seguro?

- Mis llamadas nunca entraron y los mensajes nunca se enviaron. Por eso decidí ir a ver a Mitsuha en persona.
- ¡Se nos va a ir! ¡Apúrense!
- Quería verla, pero...
- ¿Qué? ¿No sabes dónde está exactamente? ¿El paisaje del pueblo es tu única pista?
- Sí.

- Oye, ¿ella realmente es de aquí?
- No creo. Taki debe haber confundido el lugar.
- No lo confundí. Este es el lugar. Este patio, estas montañas, hasta esta escuela, ¡lo recuerdo todo!
- Eso no puede ser. Sí sabes del desastre hace tres años, ¿no? Cientos de personas murieron.
- ¿Murieron? ¿Hace tres años? No es cierto.

- Señorita Okudera. Sé que he dicho cosas muy extrañas. Lo siento mucho, y gracias.
- Hilos trenzados. Qué bonito. Esa pulsera que tienes, es de hilos, ¿no?
- Oh, ¿esto? Supongo. Alguien... alguien me la dio. A veces la uso, como amuleto de la suerte.
- ¿Quién fue?
- Es tarde, ¿por qué no vas a darte un baño también?
- Sí. Espere.
- Sí, alguien que las hace, me dijo algo una vez. Los hilos representan el paso del tiempo. Se enredan y retuercen, se desenredan y conectan,
y eso es el tiempo. Tal vez si puedo...

- Buenos días, Mitsuha. ¿Pero qué...? Espera, tú no eres Mitsuha, ¿verdad?
- ¿Qué? ¿Pero cómo...? ¿Ya lo sabías?
- No, pero tu comportamiento últimamente me trajo ciertos recuerdos. Cuando era pequeña, también tenía sueños muy extraños. Pero ha pasado tanto tiempo que el recuerdo de quién me convertía en esos sueños ha desaparecido casi por completo.
- ¿Desaparecido?
- Valora la experiencia, los sueños eventualmente desaparecerán. Yo pasé por situaciones similares, al igual que tu madre. ¿Qué tal si todos los sueños que han tenido los Miyamizu estaban relacionados con hoy?

Supongo que no nos veremos. Pero hay algo de lo que estoy segura. Si nos vemos, lo sabremos de inmediato. Que fuiste tú quien estuvo dentro de mí,
y que fui yo quien estuvo dentro... de ti.

- Mitsuha.
- Taki, Taki.
- ¡Estás aquí!
- Taki.
- Vine hasta aquí para verte. Lo cual no fue fácil, estabas bastante lejos.
- ¿Cómo es...? Porque en ese momento...
- Tomé de tu kuchikamisake.
- Tú... ¿te lo tomaste? ¡Eres un pervertido!
- ¿Qué?
- Sí, eso dije. ¡Tocabas mis bubis, verdad?
- Yo... yo... ¿cómo sabes?
- Porque Yotsuha te vio.
- No lo pude evitar. Pero sólo fue una vez.
- Sólo una vez...¡La cantidad de veces no es el problema!
- Lo siento.
- Espera, ¿eso es...?
- Sí, es tuyo. Me fuiste a ver antes de que te conociera, por eso no supe quién eras. Toma. Lo tuve por tres años, pero creo que es momento de regresártelo. ¿Qué opinas?
- Pues... no está mal. ¡Estás mintiendo!
- Lo siento. ¿Por qué eres así?
- Oye, Mitsuha, aún tienes mucho que hacer. Escucha. Se acerca. No te preocupes. Aún tienes tiempo.
- Haré lo posible. Parece que la hora mágica ya casi...
- Termina.
- Oye, Mitsuha, para que no lo olvidemos al despertar. Escribamos nuestro nombre. Toma.
- Mitsuha.
- Oye, ¿Mitsuha? Quería decirte...que donde sea que estés en el mundo, te volveré a encontrar pase lo que pase. Tu nombre es Mitsuha. Todo estará bien, me acordaré. Mitsuha. Mitsuha. Mitsuha. Tu nombre es Mitsuha. ¡Tu nombre es...!

Taki. Taki. Taki. Todo estará bien, lo recuerdo, no lo olvidaré. Taki. Taki. ¡Tu nombre es Taki!

¿Qué hago aquí? ¿Qué estoy haciendo? Siempre estoy buscando algo. Este sentimiento me consume desde hace tiempo. La razón por la que apliqué a este empleo...Los paisajes en que vive la gente...Para construir el paisaje de la ciudad. Hasta Tokio, también podría desaparecer.Por eso quiero hacer paisajes que... ¿Cómo lo diré? Que alegren los corazones de las personas.

Ella y Tsukasa regresaron a Tokio sin mí. Pasé la noche solo en una montaña. Es lo único que recuerdo. Pero en algún momento me encontré extrañamente atraído al incidente del cometa. Un fragmento del cometa destruyó un pueblo en ese desastre, pero milagrosamente la mayoría de los que vivían ahí salieron ilesos. El pueblo estaba teniendo un simulacro ese día, y la mayoría de la gente estuvo afuera de la zona de impacto.

- ¿Por qué siento una presión en el pecho sólo de verlo?
- Siempre estuve buscando.
- Buscando a...alguien.
- ¡Disculpa! ¿Nos hemos...? ¿Te he visto en algún lugar?
- Yo también lo pensé.
- ¿Puedo saber tu nombre?
- ¿Puedo saber tu nombre?