Frases de la película Whiplash: Música y obsesión

Frases de la película dirigida por Damien Chazelle, estrenada en 2014

- ¿Sabes quién soy?
- Sí, señor.
- Sabes que estoy buscando músicos.
- Sí, señor.
- ¿Entonces por qué dejaste de tocar? ¿Te pedí que empezaras a tocar?
- Lo malentendí.
- Pregunté por qué paraste y tu respuesta fue volverte en un mono mecánico.

- Todavía tienes muchas opciones.
- ¿Qué significa eso? ¿Otras opciones?
- Ya sabes. Así es la vida. Cuando llegas a mi edad adquieres perspectiva.
- No quiero perspectiva.

Tú eres el primer atril. A ver si es porque eres guapa. Tres, cuatro. ¡Sí! Por eso es.

¡Paren! Esto sí me molesta mucho. Tenemos a un músico desafinado. Antes de que siga, ¿se quiere identificar ese músico?

O estás tocando desafinadamente a propósito y saboteando a mi orquesta o no sabes que estás desafinado, lo cual me temo que es todavía peor.

- ¿Crees que estás desafinando?
- Sí.
- ¿Por qué diablos no lo dijiste? Te he aguantado demasiado. No vamos a perder una competencia porque estás pensando en comida.
- Jackson, felicidades. Eres cuarto atril.
- Metz, ¿qué haces todavía ahí? ¡Lárgate! Que conste que Metz no estaba desafinando. Eras tú, Erickson.
Pero él no lo sabía y con eso basta.

- Mira, lo importante es relajarse. No te preocupes por los números. Ni por lo que piensen los demás. Tú estás aquí por una razón. Tú lo crees, ¿no?
- Sí.
- Dilo.
- Estoy aquí por una razón.
- Fantástico. Bueno, hombre. Diviértete.

- ¿Por qué crees que te arrojé una silla, Neiman?
- No sé.
- Claro que sabes.
- ¿El tempo?
- ¿Te estabas apresurando o rezagando?
- No sé.
- Empieza a contar.
- Cinco, seis, siete--
- ¡En cuatro! ¡Mírame!
- Uno, dos, tres, cuatro. Uno, dos, tres cuatro. Uno, dos, tres, cua--
- ¿Me estaba apresurando o rezagando?
- No sé.
- Cuenta de nuevo.
- Uno, dos, tres, cua-- Uno, dos, tres, cuatro.
- ¿Apresurando o rezagando?
- Apresurando.
- ¡Entonces sí sabes la diferencia! Si saboteas a mi orquesta, te jodo como a un cerdo. ¿Te vas a apresurar o rezagar o irás a mi maldito tiempo?

¡No sabía que aceptaban tarados en Shaffer! ¿No sabes leer el tempo? ¿Siquiera sabes leer música?

Dios mío. ¿Eres uno de esos de una sola lágrima? ¿Te parezco un arco iris doble?

- ¿Estás molesto? ¿No? ¿No te importa nada de esto?
- Sí me importa esto.
- ¿Estás molesto? ¿Entonces sí o no? Sí. Sí estás molesto.
- Sí.
- Dilo.
- Estoy molesto.
- Que te oigan todos.
- Estoy molesto.
- ¡Más fuerte!
- ¡Estoy molesto!
- ¡Más fuerte!
- ¡Estoy molesto!
- ¡Eres un animal inútil, sin amigos, con labios de marica cuya mamá dejó a papi cuando vio que no era Eugene O'Neill y que está llorando y moqueando sobre mi batería como una niña! ¡Así que por última maldita vez, dilo más fuerte!
- ¡Estoy molesto!

Si no tienes habilidad acabas tocando rock.

- Siempre que te veía en el cine estabas mirando el piso.
- ¿De verdad? Mi papá dice que me cuesta trabajo mirar a los ojos.
- Mis papás también me critican.

Lincoln Center y otros usan estas competencias para decidir quiénes les interesan. Y no va a manchar
mi reputación un montón de perdedores impotentes más planos que sus novias con ritmo flexible. ¿Entienden?

- ¿Te memorizaste "Whiplash"?
- Sí. Todos los compases.
- Está bien. Más vale que no te falle la memoria. Y ojalá la toques mucho mejor que hace un mes. Porque no voy a empezar a perder. Agarra tus baquetas y sube al escenario. ¡Al escenario!

- Creo que ya le caigo mejor.
- ¿Y su opinión te importa mucho?
- Sí.

- Soy parte de la mejor orquesta de jazz de Shaffer, o sea que es la mejor del país y soy un miembro titular.
- Tocaré en competencias y descubrí que soy la persona más joven de la orquesta.
- ¿Cómo sabes quién gana en un concurso musical? ¿No es subjetivo? ¿El estudio da trabajo?
- No es un estudio, es el nombre de la orquesta. Pero es un paso importante.
- Me alegro de que ya sepas qué hacer. Seguro es un negocio difícil.

- Parker no conocía a nadie hasta que Jones le tiró un platillo.
- ¿Ese es tu concepto del éxito?
- Ser el mejor músico del siglo XX es tener éxito.
- Morir quebrado y lleno de heroína a los 34 años no es ser un éxito.
- Prefiero morir quebrado y borracho y que la gente hable de mí a vivir rico y sobrio hasta los 90 sin que nadie me recuerde.
- Tus amigos te recordarán. Ese es el punto.
- Nadie aquí fue amigo de Parker. Ese es el punto.

- ¿Desprecias el fútbol? Ven a jugar con nosotros.
- Cinco palabras que la NFL nunca te dirá.

- ¿Por qué hizo eso?
- No es el momento.
- Lo puedo tocar.
- ¡Ahora, no! Si quieres la parte, gánatela.

- No creo que debamos estar juntos. Y lo he pensado mucho y esto es lo que va a pasar: Voy a seguir haciendo lo mío. Y eso va a ocupar más de mi tiempo. No voy a poder pasar mucho tiempo contigo. Y voy a estar pensando en la batería. Voy a pensar en jazz, en mis charts. Y entonces me vas a resentir. Vas a decirme que toque menos y que esté más contigo y no te ignore. Y no voy a poder. Te voy a resentir cuando
me pidas que no toque. Y nos vamos a empezar a odiar, y se va a poner feo. Por esas razones prefiero
que rompamos limpiamente. Porque quiero ser un gran baterista.
- Y no lo eres.
- Quiero ser uno de los grandes.
- ¿Y yo te lo impediría?
- Sí.
- ¿Sabes que yo te impediría hacer eso? ¿Es un hecho?
- Sí.
- ¿E igual ya apenas te veo?
- Sí.
- Y cuando te veo, me desprecias porque aún no sé lo que quiero y tú tienes un camino a la grandeza y yo voy a ser olvidada. Y entonces no vas a querer ni hablarme porque tienes metas más grandes.
- A eso me refiero.
- ¿Qué demonios te pasa? Tienes razón. No debemos salir.

Escuchen un minuto. Hace seis años encontré a un chico en un cuarto de ensayo practicando escalas. Estaba en 2° año y había empezado en Shaffer con muchas esperanzas igual que todos ustedes. Pero la verdad, había entrado por un margen muy pequeño y estaba batallando mucho. Los maestros le estaban diciendo:
"Quizá esto no sea para ti". Pero no veían lo que yo veía. Ese chico asustado, flaco, maldiciéndose porque
no le salían las escalas.
Yo vi que tenía empuje y lo metí en la Orquesta de Estudio. Y al graduarse, Marsalis lo volvió tercera trompeta en Lincoln Center. Un año después, era primera trompeta. Y lo están escuchando ahora. Se llamaba Sean Casey. Esta mañana me enteré de que...Sean murió ayer en un accidente de auto. Y yo solo...
Yo quería que supieran que era un músico hermoso.

Pensé que debían saberlo.

- Nos vamos a quedar aquí hasta que uno de ustedes toque a tiempo.
- Uno y dos y...
- Quizá tarde toda la noche. Neiman.

¿Es lo más rápido que puedes tocar, judío inútil? Con razón mami te dejó. Quítate de la batería. Y aquí viene Don Orgullo Gay del Upper West Side. Lástima, no es un concierto de Bette Midler. No vamos a servir cosmopolitans y pastel así que toca más rápido de lo que haces pajas. Uno, dos, uno, dos. Ni por mucho.Vamos a pasar al patán irlandés del trébol deforme. La verdad, tienes pinta de duende. Te voy a llamar Flannery.

¡Neiman! Quizá sea hora de llevar esto a una feliz conclusión. ¿Qué dices? Enséñame. No desaceleres ¡Acelera! ¡Más rápido! ¡Más rápido! ¡Más rápido! ¡Más rápido! ¡Más rápido! ¡Sigue tocando! ¡Sigue tocando!
¡No pares! Neiman, te ganaste la parte. Suplentes, limpien la sangre de mi batería. Ya podemos empezar.

- Neiman, perdiste la parte.
- ¡No! ¡No me puede hacer esto!
- ¿No puedo?
- ¡Sí!
- ¿Desde cuándo sabes qué puedo hacer, llorón de porquería?
- ¡Me gané esa parte!
- ¡Eres un patán santurrón! Solo eres titular porque perdiste una carpeta. Y solo estás en la orquesta porque te dije lo que iba a pedir en Nassau.
- ¿Me equivoco?
- Estoy aquí porque soy el mejor--
- ¡Déjalo!
- ¡Púdrete! ¡Voltea mis páginas!
- Te puedo echar cuando me dé la gana.
- ¡Ya me hubiera echado!
- ¡Ponme a prueba, sabandija!

- ¡Si no estás en ese banco con tus propias baquetas o si cometes un solo error, uno, te regreso a baquetazos a Nassau a voltear páginas hasta graduarte o salirte de la escuela! ¡Cuando acabes en Shaffer, harás que tu papá parezca un gran éxito! O dejamos que Johnny Utah toque la parte. Tú decide.
- Es mi parte y estaré en el escenario. ¡Demonios!
- ¡Tienes 10 minutos, patético hijo de tu maldita madre!

- ¿Te suena el nombre Sean Casey? ¿Sabes de su muerte? Se ahorcó en su apartamento.
- ¿Qué tiene que ver conmigo?
- Sean sufría de ansiedad y depresión. Su madre dice que le empezó cuando fue alumno de Fletcher. Los Casey no tienen dinero, no quieren demandar...
- ¿Qué quieren?
- Asegurarse que Terence Fletcher no le haga eso a otro estudiante.

- La verdad es que no creo que la gente haya entendido lo que yo estaba haciendo en Shaffer. No estaba ahí para dirigir. Cualquier idiota puede mover los brazos y mantener un tempo. Estaba ahí para empujar a la gente más allá de lo esperado. Pienso que es una necesidad absoluta. Si no, le estamos negando al mundo
el siguiente Louis Armstrong, el siguiente Charlie Parker. Te conté cómo Charlie Parker se
convirtió en Charlie Parker, ¿no?
- Jo Jones le echó un platillo.
- Exactamente. Parker es joven, bueno con el saxofón. Se levanta a tocar en una sesión de grabación y mete la pata. Y Jones casi lo decapita por eso. Lo corren a risotadas. Se duerme llorando esa noche. Pero al día siguiente, ¿qué hace? Practica, y practica y practica con una sola meta en mente: Que nunca se vuelvan a reír de él. Y un año después regresa al Reno y se sube al escenario y toca el mejor solo que el mundo ha oído.
Imagínate si Jones hubiera dicho: "Estuvo bien, Charlie. Estuvo bien. Buen trabajo". Luego Charlie piensa: "Caray, hice un trabajo bastante bueno". Y se acabó la historia. No existe Bird. Eso, para mí, es una tragedia absoluta. Pero eso es lo que el mundo quiere ahora. Y se preguntan por qué el jazz está muriendo. Te digo y cada álbum de "jazz" de Starbucks lo demuestra, no hay dos palabras más dañinas en el idioma que "buen trabajo".
- ¿Pero hay una raya? ¿Quizá un día se te pasa la mano y desalientas al siguiente Charlie Parker y ese no surge?
- No, hombre, no. Porque un Charlie Parker jamás se desalentaría.
- Sí.
- La verdad, Andrew, es que nunca tuve a un Charlie Parker. Pero traté. Realmente traté.
Es más de lo que muchos hacen. Y jamás pediré perdón por cómo traté.

Bien, pandilla, escuchen. Para los que son nuevos, que parecen ser todos menos Cal esta noche puede
cambiar su vida. Esta gente hace una llamada y pueden ser contratados por Blue Note o volverse clientes de EMC o titulares de Lincoln Center. Por otra parte, si meten la pata quizá tengan que dedicarse a otra cosa, porque estos tipos nunca olvidan.

- ¿Crees que soy un estúpido?
- ¿Qué?
- Sé que fuiste tú.

Te voy a sacar los malditos ojos.

Yo te doy la entrada.

Frases archivadas en Drama, Música, enviadas por .

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 105 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco