Frases de la película Toro Salvaje (Raging Bull)

Frases de la película dirigida por Martin Scorsese, estrenada en 1980

Recuerdo esos gritos aún resuenan en mis oídos y siguen estando en mis pensamientos porque una noche me quité la bata, ¿y qué pasó? Olvidé ponerme los pantalones cortos. Recuerdo cada caída, cada gancho, cada golpe, la peor manera de quitarse la gordura y como bien saben, mi vida no era gris.

Creo que preferiría oírles vitorear cuando recito-- Creo que preferiría oírles vitorear cuando recito a Shakespeare: "¡Un caballo! ¡Un caballo! ¡Mi reino por un caballo!"

Denme un escenario en el que este toro pueda ser salvaje y aunque puedo pelear, preferiría recitar. Eso es el espectáculo. Eso es el espectáculo.

En el décimo vas a tener que noquearlo. Muérdelo, patéalo, haz lo que tengas que hacer. Nadie está viendo, sabes qué hacer. Igual que en casa, hay que aplastar a los negros. Noquea al desgraciado. ¿Entiendes? Tienes que noquearlo.

El pintoresco Jake La Motta, el Toro del Bronx, ha perdido su primer pelea.

- Sabes que no puedo hablar con él.
- ¿Por qué no?
- Porque no le agrado.
- No le agradas a nadie, deberías estar acostumbrado.

¿Me estás molestando por un bistec? ¿Me molestas por un bistec?

- Ese desgraciado me está llamando animal. ¡Oye, tú!
- Vamos, Jack.
- ¡Voy a agarrar a tu perro y me lo voy a almorzar!

- ¿Sabes lo que me molesta? Mis manos.
- ¿Tus manos? ¿Qué les pasa?
- Tengo las manos pequeñas. Tengo manos de niña.
- Yo las tengo así también. ¿Cuál es la diferencia?
- ¿Sabes lo que significa? No importa cuán importante sea, no importa con quién pelee... no importa lo que haga, nunca voy a poder pelear con Joe Louis.
- Es verdad, él es peso pesado, tú eres mediano.
- Nunca tendré la oportunidad de pelear con el mejor. ¿Y sabes algo? Soy mejor que él. Y nunca voy a tener la oportunidad. Tú me preguntaste qué me pasaba.
- Estás loco de siquiera pensar en algo así. Él es un jodido peso pesado, tú eres peso mediano. Es imposible, nunca ocurrirá, ¿por qué volverte loco pensándolo? No es normal.
- Hazme un favor.
- Sí, ¿cuál?
- Quiero que me pegues en la cara.
- ¿Qué?
- Quiero que me pegues en la cara.
- Olvídalo.
- Quiero que me pegues en la cara, anda.
- Dame tu mejor golpe.
- Olvídalo, no lo haré.
- Tenemos peleas todo el tiempo, ¿de qué te preocupas? Dame en la cara. Adelante.
- No.
- Qué, ¿tienes miedo?
- ¿Miedo de qué?
- Vamos, no seas marica, pégame.
- No soy marica.
- Dame tu mejor golpe, anda.
- Eres un desgraciado. ¿Cómo te voy a pegar en la cara?
- ¿No te pedí que lo hicieras? Ahora tienes que hacerlo.
- No te voy a pegar.
- Soy tu hermano mayor, Joey. Te estoy pidiendo algo.
- Sé lo que dijiste. No lo haré. No me importa si te enojas. No lo haré. Loco de mierda. No lo voy a hacer. No tengo guantes. ¿Con qué te voy a pegar, con la mesa? No lo voy a hacer.
- Usa eso de ahí.
- ¿Qué?
- Sí, usa eso. ¡Envuélvete la mano! ¿Cuántas veces debo decírtelo?
- No muchas más.
- Adelante.
- ¿Quieres que te pegue?
- Quiero que me pegues con toda tu fuerza. Quiero que me tires al suelo, anda.
- ¿Estás seguro?
- Sí.
- Adelante.
- Está bien.
- Más fuerte.
- ¿Sí?
- Pegas como si te dieran por el culo. Anda. Más duro, más duro. Más duro.
- Eso es duro, desgraciado.
- ¿Qué quieres?
- Quítate eso. Quítatelo.
- Vamos, ¿quieres acabar esto?
- Ya basta de esta--
- Quítatelo.
- Vamos.
- Vamos.
- No me jodas.
- ¿Eres una niña?
- ¿Una niña?
- Te voy a volver a pegar, dale.
- Ya es suficiente.
- Adelante.
- ¡Dije que ya es suficiente!
- ¡Más duro, más duro!
- No, se te están abriendo las cortadas y todo. ¿Qué quieres probar? ¿Qué prueba esto?

¿Cómo me van a ayudar? ¿Quedándose con mi dinero? Soy yo el que se está partiendo el culo, no ellos.

- ¿Ella sale con ellos?
- No sale con nadie. Tiene 15 años, ¿adónde carajo va a ir? ¿Adónde la vas a llevar, al Copacabana?

- La clase de chica que te coges y la olvidas. Ella no es así. Tienes que pasar tiempo con ella, involucrarte. Ya sabes, es--
- ¿Tú te la cogiste?
- No.
- Dime la verdad.
- Te acabo de decir la verdad. Te dije la verdad la primera vez... no necesitas volver a preguntarme, yo nunca hago eso. Siempre te digo la verdad. Y si no lo hiciera, lo sabrías. Salí con ella un par de veces.
- ¿Saliste con ella? ¿Y no trataste de cogértela?
- Yo trato de cogerme cualquier cosa, tú lo sabes.
- ¿Ella no quiso?
- No, no quiso.
- Claro.
- ¿Claro?
- Sabía lo que hacía.
- ¿Qué quieres decir con eso?
- Sabía que eres un animal... sabía que no sería bueno andar contigo. Arruinaría su reputación.

Tus amigos están reunidos. Gran junta de negocios. Vienen a la piscina, se sientan y hablan. Grandes negocios. Se aseguran que ella pueda oír. Como un hombre importante. ¡Qué imbéciles!

¿Adónde quieres llegar? Tú no existes, estás casado. Eres un hombre casado, se acabó. Deja a las chicas para mí.

- ¡Oye, Larry! Ahora tienes algo de qué habla con ese perro, y con esa perra de arriba.
- Maldita puta judía, ¿por qué no le das en la cabeza con un bate?
- No la insultes, todavía es mi mujer.
- ¿Cuánto abuso vas a tolerar?
- Le pego bastante ¿qué quieres que haga?
- Mátala, carajo.
- ¡Lárgate! ¡Déjame como a un perro! Tú y tu desgraciado--
- ¡Anda, lárgate!
- ¿Qué te pasa?
- ¿Qué carajo te pasa a ti?
- ¿Me vas a dejar aquí?
- Te está oyendo toda la cuadra...
- ...¿qué pasa contigo?
- ¡No me importa, jodido marica! ¡Marica! ¡Ve y métesela!
- ¿Qué dijiste?

Dale un beso a mi herida. Para que se mejore.

- Le dieron esa maldita decisión porque entrará al ejército la semana que viene, sólo por eso.
- Lo tiré al suelo. No sé qué más tengo que hacer. ¿Qué diablos tengo que hacer?
- Ganaste y te robaron. Son unos miserables porque a sus madres les dan por el culo, ¡por eso!

Digamos que pierdes debido a tu peso. ¿Pensarán que ya no eres tan duro? ¿Que no eres el mismo? Bien. Te enfrentarán a todos esos tipos con los que temían enfrentarte antes. ¿Qué pasa? Los vas a matar. Y te tienen que dar el título.

- Ahora, digamos que ganas, que derrotas a Janiro. Que es definitivamente lo que vas a hacer, ¿no?
- Sí.
- ¿Correcto?
- Sí.
- Aún así, tendrán que darte la oportunidad para el título. ¿Sabes por qué?
- ¿Por qué?
- Por lo que te dije antes... no queda nadie más, no hay nadie más. Tienen que darte la oportunidad. ¿Entiendes? Si ganas, ganas. Si pierdes, igual ganas. No puedes perder, y lo haces por ti mismo, como a ti te gusta hacerlo, sin la ayuda de nadie. ¿Entiendes? Ahora, baja a 70, gordo desgraciado.

- Janiro va de subida. Es bien parecido, es popular. Si le ganas ahora--
- Perdón, ¿qué quieres decir con que es bien parecido?
- No dije bien parecido... dije que es popular. Si ganas--
- ¿Qué dijiste acerca de que es bien parecido, popular?
- Yo no dije nada.

- Va a llorar, apesta.
- Tú la haces llorar.
- Te voy hacer llorar a ti.

- Los dos sabemos que cualquier mujer, dada la oportunidad, el lugar o las circunstancias adecuadas, haría cualquier cosa. Todo es posible. ¿de acuerdo?
- Tienes razón.
- Tendrías que saberlo. Pero te la estás agarrando con la chica, ya te he visto antes. Estás preocupado por el peso, te sientes molesto y le dices: "¿Qué haces? Vete. ¿Quién te preguntó?" Si la molestas con eso, le darás una excusa para salir.

- ¿A mi favor? Hablaba de un chico, diciendo que era bien parecido.
- ¿De qué estás hablando? Tú lo pondrás feo, ¿cuál es la diferencia?

Buenas noches, damas y caballeros es fabuloso estar de regreso en el Copa Lounge. Qué maravilloso público. Vamos, señora, ríase. Yo me reí cuando usted entró.

- Voy a hacer que su madre desee no haberlo parido.
- ¿Es algo personal?
- Lo haré carne de perro.
- ¿Dijo algo en los periódicos?
- No, es un buen chico.
- Es muy bonito también.
- Es un problema-- No sé si cogérmelo o pelear con él.

- Ya no será bonito.
- Lo hizo pedazos.

- Yo entiendo, Joey, era la esposa de tu hermano. Pero no debes levantar las manos y crear una escena así en un lugar como ése. Vamos a escuchar el punto de vista de cada quién y nos vamos a olvidar del asunto.
- Yo no debería olvidarlo, pero nos vamos a olvidar. ¿De acuerdo?
- Lo que quiero que hagan ahora es que se den la mano, y se olviden de todo el asunto sin rencores. Eso es lo más importante-- Sin rencores. Ahora, vamos, dense las manos.
- Por mí, está bien, si para ti está bien.
- ¿De acuerdo?
- Ojalá esto nunca hubiera ocurrido.
- Todos deseamos que no hubiera ocurrido.

Él habla contigo, le agradas. Es sólo que cuando se le mete una cosa en la cabeza es un cabeza dura, le gusta hacer las cosas a su modo. Jesús podría bajar de la cruz de vez en cuando, a él le importa un carajo, hace lo que él quiere hacer, quiere hacer todo a su modo. Cree que puede hacer todo a su modo. Quiere hacerlo solo.

- ¿Cree que puede entrar ahí y convertirse en campeón él solo?
- Tú sabes que está loco.
- Sí, está loco. No respeta a nadie, no escucha a nadie.
- Eso no es locura.

Dile que no me importa cuán pintoresco sea, cuan fantástico sea. Puede vencer a todos los Sugar Ray Robinsons y a todos los Tony Janiros del mundo. Pero no le darán la oportunidad para el título, no sin nosotros. Tú eres un chico inteligente.
Ve con él, y dile...

Oye, Jack. ¿Quieres hacerte un favor? Dale una patada en el culo, échala. Es eso, o vivir con ella y dejar que arruine tu vida porque eso es lo que está ocurriendo.
¿Cuánto más vas a aguantar?
¿Cuánto puedes soportar?

- Apuéstale a Fox, porque no voy a ganar. Pero no voy a caer. Yo no me caigo ante nadie.
- Eso es lo que quería oír.

- No vuelvas a pelear. Es un país libre, no pelees más.
- ¿Qué hice? ¿Qué hice?

Vendí la pelea. ¿Qué más quieren? ¿Quieren que me caiga también? Yo no me caigo. Yo no me caigo ante nadie.

- ¿Te sientes bien?
- Tan bien como puedo sentirme. Tengo que entrar a pelear, y entonces sabré cómo me siento.

Cerdán no puede continuar y el árbitro detiene la pelea.
¡El ganador por knock-out técnico en el décimo asalto y el nuevo Campeón Mundial de peso mediano... el Toro del Bronx, Jake La Motta!

- ¿Qué pasa contigo? ¿Qué fue ese beso en la boca?
- Sólo saludé. ¿No puedo besar a mi cuñada?
- ¿La mejilla no es suficiente para ti? Ni siquiera beso a mamá en la boca como tú la besaste a ella. De repente eres como un Romeo. No puedes besar a tu madre en la boca. De eso estoy hablando.
- ¿Cómo es eso?
- Eso parece algo.
- Muévete, no puedo ver nada con tu panza enfrente. ¿Por qué me miras así? Eres un campeón, y comes como si no hubiera mañana. Eso es, anda, olvida cuánto tiempo te tomó conseguir el título, todos esos años de trabajo duro. Se te olvidó. Lo defenderás el mes próximo, sigue comiendo. ¿Me miras como si no supiera de lo que estoy hablando?

- Oí cosas, Joey.
- ¿Oíste que lo vapulee por todos lados? ¿Qué oíste?
- Oí cosas.
- ¿Qué cosas oíste?
- Oí algunas cosas.
- Oíste cosas. ¿Quieres preocuparte? No empieces con esa mierda. ¿Sabes de qué te tendrías que estar preocupando? Tienes la pelea por el título el mes que viene. Eso debe preocuparte.

No confío en ti cuando se trata de ella. No confío en nadie.

Tengo que aceptar tu respuesta, ¿sabes? Pero te digo que si oigo algo te juro por nuestra madre que voy a matar a alguien.

Mata a Vickie, mata a Salvy, mata a Tommy Como... mátame a mí, de paso. ¿Qué me importa? ¡Te estás matando comiendo de esa manera, gordo de mierda!

- Pudiste haber mencionado a cualquiera, pero te mencionaste a ti.
- Dejaste que esa chica te arruinara la vida, mírate. Mira lo que hizo contigo, ¿te das cuenta de lo loco que estás? Mira lo que te ha hecho.
- ¿Te estás cogiendo a mi mujer?
- ¿Qué?
- ¿Te estás cogiendo a mi mujer?
- ¿Cómo puedes preguntarme algo así? ¿Cómo me preguntas eso? Soy tu hermano. ¿Tú me preguntas eso? ¿De dónde sacas las bolas para hacerme esa pregunta? Dime. No te voy a contestar. No voy a contestar esa pregunta, es estúpida.

- Tú eres muy inteligente, Joey. Me diste muchas respuestas, pero no me diste la acertada. Te lo voy a preguntar otra vez. ¿Lo has hecho o no?
- No voy a contestar. Es una pregunta enferma, eres un jodido enfermo y yo no estoy tan enfermo como para contestarla. No te voy a decir nada. Me voy a ir.

Coger un poco más y comer un poco menos. No tendrías problemas arriba en tu habitación y no te la tomarías conmigo o con cualquier otra persona. ¿Entiendes, maldito loco? Estás diciendo idioteces. Eres un lunático.

¿Qué más quieres? ¡No eres nada más que un cerdo egoísta!

¡La Motta se da la vuelta. estaba fingiendo! ¡Ha lastimado a Dauthuille! ¡Lanza un derechazo al cuerpo... dos ganchos a la mandíbula. y dos golpes a la cabeza! ¡Dauthuille se tambalea por el cuadrilátero! ¡Ha cambiado la marea sin duda alguna! ¡Se tambalea sobre las cuerdas y cae! Dauthuille ha caído, y el árbitro Lou Handler se acerca para iniciar la cuenta. Está intentando levantarse. Seis... siete... No lo logrará. ¡Nueve... diez! ¡Fuera!

- Ha sido noqueado y Jake La Motta quedándole 13 segundos en el último asalto ha tenido una de las recuperaciones más notables en la historia del boxeo.
- ¡Jake La Motta!

Esos son golpes limpios. Cómo puede aguantarlos nadie lo sabe. ¡Ningún hombre puede aguantar esa paliza!

Nunca me caí, Ray. Nunca me tiraste, Ray. ¿Me oíste? Nunca me hiciste caer.

Se acabó para mí. El boxeo se acabó para mí. Se acabó. Estoy harto de preocuparme por el peso. Eso es en lo único que pensaba, el peso, el peso, el peso. Después te das cuenta de que hay otras cosas en la vida. Estoy muy agradecido. El boxeo fue bueno conmigo. Tengo una linda casa, tres magníficos hijos. Una maravillosa esposa. ¿Qué más puedo pedir?

Buenas noches, damas y caballeros. No había visto a tantos perdedores desde mi última pelea en Madison Square Garden.

Miren a esta magnífica chica. Es el tipo de chica que quieres presentarle a tu padre especialmente si es
un degenerado. ¿Yo dije eso? No, en serio, amigos. Es un placer estar parado ante toda esta gente maravillosa. De hecho, es un placer estar parado. Si creen que es un placer estar parado ante todos ustedes son unos tarados.

Eso me recuerda a dos amigos míos. Uno era casado, y el otro, soltero. El casado le dice al soltero: "¿Qué te pasa? Mírame a mí, y mírate a ti. Y mírame a mí, y mírate a ti". Déjenme seguir. "Cuando llego a casa, mi esposa está en la puert con un trago en la mano. Luego me da un baño caliente, luego me da un buen masaje, luego hace el amor conmigo y luego prepara una rica cena. ¿Qué más puedes pedir? Deberías intentarlo". El otro amigo dice: "Oye, suena fantástico. ¿A qué hora llega tu mujer a casa?"

Denme un escenario en el que este toro pueda ser salvaje y aunque puedo pelear preferiría recitar. Eso es el espectáculo.

Los pagos de chantaje son la semana que viene. Un placer verlo. Fue un chiste, ¿no? Es un chiste-- Sólo usted sabe si es un chiste. Está bromeando, ¿no? Bueno, hablaremos de eso después.

- ¿Qué me dice del cinturón, Sr. La Motta? ¿No quería vender el cinturón del campeonato?
- Estas son las joyas del cinturón.
- ¿Dónde está el cinturón? El cinturón del campeón es un artículo exclusivo. Ojalá hubiera venido a verme primero, Sr. La Motta. Con el cinturón y las joyas--

Me llamaron animal. No soy un animal. No soy un animal. ¿Por qué me tratan así? No soy tan malo. No soy tan malo. Yo no soy ese tipo.

Un tipo encuentra a su esposa con otro en la cama, y ella le dice: "Mira quién está aquí, bocón, ahora lo sabrá todo el barrio".

"Oye, ¿dónde está el retrete?" Dijo: "En él estás".

Pude haber hecho pedazos a Wilson esa noche. Y ¿qué pasó? Le dan la oportunidad para el título en un campo de pelota, ¿y yo qué? Un boleto de ida a ninguna parte. Nunca fue bueno después de esa noche, Charley. Fue como llegar a la cima y luego caer. Fuiste tú, Charley. Tú eras mi hermano. Debiste haberme cuidado un poco. Debiste haberme cuidado un poco. Debiste haberme cuidado un poco en lugar de haberme hecho perder por poco dinero. Tú no entiendes. Pude haber tenido clase. Pude haber sido un contendiente. Pude haber sido alguien, en lugar de un vago, que es lo que soy. Aceptémoslo. Fuiste tú, Charley. Fuiste tú, Charley".

Por segunda vez, (los fariseos) llamaron al hombre que había sido ciego, y dijeron: "Di la verdad ante Dios. Sabemos que este hombre es un pecador". "Si es un pecador o no, no lo sé", respondió el hombre. "Sólo sé esto: una vez fui ciego, y ahora puedo ver".

Frases archivadas en Biografía, Contenido explícito, Deportes, Drama, Martin Scorsese, Robert De Niro, enviadas por .

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 220 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco