Frases de la película Suspiria (2018)

Dirección: Luca Guadagnino.
Actuación: Chloë Grace Moretz, Doris Hick, Tilda Swinton.
Género: Familiar, Horror, Misterio, Música, Thriller/Suspenso.
Estreno: 2018.
Otros títulos: Suspiria: el maligno.

"Su delirio se ha agravado hasta convertirse en pánico. Siente que su mitología construida está confirmada."

- Hay más de ese edificio de lo que parece. Llevan desde la guerra bajo tierra.
- ¿Y crees que te pueden oír ahora?
- Al principio, me permitían ciertas habilidades. Equilibrio perfecto, sueño perfecto.Nos comunicábamos con la mente. Pero me cortaron el pelo. Tomaron una muestra de mi orina. Me quitaron la vista. Ahora ella puede verme.

La madre Markos. Quiere adueñarse de mí. La puedo sentir. Yo creía que lo quería. "Simulacro" Dejé que sucediera. ¿Usted me entiende? Si se enteran de que vine aquí, no dudarán en vengarse. Me vaciarán y se comerán mi coño en un plato.

- ¿De dónde eres?
- De Ohio.
- Esta academia funciona como una especie de cooperativa Ruth Bré. Dado que no les podemos pagar mucho dinero a nuestras bailarinas, ofrecemos gratuitamente habitaciones compartidas.
- ¿Ustedes... no cobran nada?
- Ni un marco. En esta academia, entendemos muy bien la importancia de la autonomía financiera de las mujeres.

Ella es fuerte. Mantuvo viva la academia durante la guerra. Cuando el Reich sólo quería que las mujeres apagaran sus mentes y abrieran sus úteros, ahí estaba Blanc.

- Patricia se fue, Olga. No sabemos a dónde. Si ha pasado a la clandestinidad, no nos lo diría. ¿No?
- Se lo habría dicho a alguien.
- Sabemos que estaba involucrada con gente que persigue ciertos grupos. Y sabemos que otra bomba explotó anoche en Kreuzberg.
- Pero ella no haría eso.
- Quería vivir sus creencias. ¿Quién no admira eso? Y hay tantas cosas que cambiar en el mundo. Si ella quiere pasar su vida en un sótano llenando botellas con gasolina, esa es su decisión. ¿Y a quién no le rompería el corazón si le disparara la policía?
- Lo manipulas todo. Ella no confiaba en ustedes porque son unas hipócritas.

Ya no aguanto más. Voy a recoger mis cosas, ¡y me voy a marchar de esta jaula morbosa de una maldita vez! ¡Brujas!

- Es difícil no tener curiosidad por ti. En tan solo dos días, has hecho una audición, has sido admitida, y has representado un papel principal. ¿Cómo empezó tu periplo hasta llegar aquí?
- Fui a Nueva York. Al Martha Graham Center. Te vi bailar ahí tres veces. Una vez fui en autobús, e hice autostop las otras dos veces.
- Eso fue arriesgado. ¿Te castigaron?
- Sí. Pero sentí que tenía que verte.
- ¿Y cómo te sentiste hoy bailando "Volk" delante de la que lo coreografió? No, no. Esa es una pregunta vana. Te lo pregunto de otra manera. Cuando estabas bailando, ¿qué te sentías...dentro de ti, dentro de tu cuerpo?
- Se sentía como lo que supongo que se sentiría al coger.
- O sea, ¿al coger a un hombre?
- No, más bien...a un animal.

Quiero empezar a trabajar en una pieza nueva. Una pieza que se trata de los renacimientos. La atracción inevitable que ejercen y nuestros esfuerzos por escapar de ellos. Vamos a aprenderlo ahora, pero, Susie, vas a improvisar libremente de corazón. Me interesa saber cómo son tus instintos.

- Pero ya tenemos un testigo. El señor que nos echó la policía encima. Él será nuestro testigo. Sí. No una de nuestras chicas. Eso las volvería locas.
- Estoy de acuerdo. Y es bueno que Susie nos vea así. Como parte del mundo.
- Tal vez incluso sienta lo que queremos de ella. Ella siente mucho. Se puede verlo en sus ojos. Lo veo todas las noches. Cuando le transmito nuestros sueños.

- ¿Es verdad? ¿Es verdad? ¡Yo sé quién soy! ¡Yo sé quién soy!
- Tranquila. Todo bien. ¿Está bien?
- Es sólo una pesadilla.
- Es la especialidad de la Academia Markos. Me sorprende que no le haya pasado antes. Oye, avísame si necesita un Valium.
- Está bien. Soñé con bolas de pelo en inodoros durante tres semanas antes de poder dormir bien por la noche aquí. Hazme un hueco.
- Mi hermana es la única persona con la que he compartido la cama. Pues, ahora somos hermanas.

- ¿Usted cree en las brujas, doctor?
- No. Pero sí creo que la gente a veces se junta para cometer crímenes y luego lo llama magia. Eso sí puedo creer.

- Lo que realmente quiero ahora es estar en la pista.
- Pues, claro. Porque estás confundiendo la debilidad física con la preferencia artística. Y porque estás cansada.

No sé cuánto sabes de lo que vivimos aquí hace 40 años. Esta pieza surgió de aquellos tiempos. Durante esos años, aprendimos a gran costo la importancia del equilibrio de las cosas. Cada flecha que vuela siente la gravedad de la Tierra, pero nuestro objetivo debería ser hacia arriba. Te necesitamos en el aire.

- El ensayo de baile. El activismo político. Estas dos áreas de la vida de Patricia eran de igual importancia. Así es como ocurre la transferencia, y como surgen los delirios. El delirio, Sara, es una mentira que dice la verdad.
- Esto dice "brujas."
- Tal vez las fantasías de brujas de Patricia sean su manera de gestionar otra forma de intriga. La academia es una familia. Hay mucho amor ahí. El amor y la manipulación muchas veces comparten la misma casa. Son compañeros de cama.

- Una parte del problema siempre es la incapacidad de no ver tu cuerpo en el espacio. No basta la perspectiva de un espejo ni la de una imagen. El movimiento nunca es mudo. Es un lenguaje. Es una serie de formas energéticas escritas en el aire como palabras formando una frase. Como poemas. Como oraciones.
- ¿Hechizos?
- Cuando saltas, no es la altura que importa sino el espacio que hay entre tú y el piso. Cada salto en el aire tiene que ser un coup de foudre.
- No entiendo.
- Un relámpago. De hecho, un flechazo.
- Qué hermoso.

Hay dos cosas que la danza nunca puede volver a ser: hermosa y alegre. Hoy necesitamos romperle la nariz a toda cosa hermosa.

- ¿Cómo podríamos haber sabido lo que le pasaría a Patricia? Lo que estamos intentando nunca se ha hecho antes.
- ¿Cómo sabemos si va a funcionar? Si una chica ya ha muerto, es probable que otras tampoco vayan a sobrevivir.
- Estoy de acuerdo. Al final, Patricia no lo quería. Y Blanc cree que esa fue la razón. No la deberíamos haber presionado. No quería ser un vehículo.
- Queríamos darle nuestro poder, pero ella sólo quería explotar grandes almacenes. Qué chica más tonta.
- Cuando interpretas el baile de otra persona, te tienes que hacer en la imagen de su creador. Te vacías a ti misma para que su obra viva en tu interior.

- Ahora eres parte de una compañía. Tienes que encontrar tu lugar. Tienes que decidir qué es lo que quieres ser para esta compañía. ¿La cabeza? ¿La columna? ¿El sexo? ¿El corazón?
- Las manos. Quiero ser las manos de esta compañía.

- Patricia escribió sobre "Las Tres Madres" perdidas en el tiempo, que son anteriores a toda instauración cristiana. Antes de la existencia de Dios y el diablo. La Madre Tenebrarum, la Madre Lachrymarum y la Madre Suspiriorum. La Madre de la Oscuridad, de las Lágrimas y de los Suspiros. Anoche vi imágenes de eso...hechas de porcelana, cosas muy finas. Se nota que tienen mucho dinero. Patricia me dijo que Markos dice ser una de las tres madres,
pero que hay disentimiento entre ellas. Ella escribió sobre las seguidoras de Markos y las seguidoras de Blanc. Una división interna.
- ¿La señora Blanc está involucrada en esto? ¿Ellas creen que son brujas?
- Uno puede contagiarles sus delirios a los demás, Sara. En eso consiste la religión.

- ¿Les hice daño a esas personas?
- Esta vez no. Sólo vieron una presentación. Nada más.
- Todo es un desastre, ¿verdad? Lo de fuera. Lo de dentro. Lo que hay por venir. ¿Por qué están todos tan dispuestos a pensar que lo peor ya ha pasado?
- Yo te lo podría explicar todo. Pero creo que no sería lo correcto.
- No me dejas elegir. Porque me amas.
- Cierra los ojos. Esta noche no vas a soñar. Confía en mí.

- Estoy lista, señora.
- Pareces asustada.
- Tiene miedo de ti.
- Tu interior se quedará totalmente vacío. Sólo habrá espacio para mí.
- Vine aquí para esto. Ustedes ya han esperado bastante. Está sucediendo. ¡Está sucediendo!
- ¿Viniste aquí por propia voluntad? No puedes tener duda alguna, Susie. Y si tienes dudas, puedo deshacerlo todo. Te puedo quitar todo esto de la cabeza. Puedes olvidarte de todo. Quiero que esto sea puro. Todas sabemos lo que quieres. Esto no se trata de vanidad.

- Si me aceptas, debes sacrificar a la mujer que te parió. Piensa ahora en esa madre falsa. Recházala. Expúlsala.
- La única madre que necesitas está aquí. Muerte a cualquier otra madre. Dilo.
- Muerte a cualquier otra madre.
- ¿Quién eres? ¿Quién te consagró? ¿Cuál de las Tres Madres?
- La Madre, La Madre Suspiriorum. Ella soy yo.

- Yo soy la madre. ¿Qué quieres?
- Quiero morir.
- Madre. Madre, estamos muy cansadas.
- ¿Qué quieres?
- Morir. Quiero morir.
- Dulce niña. ¿Qué quieres?
- Morir.
- Sí.

Su esposa tenía a dos mujeres a su lado cuando murió. Dos mujeres de las que se había hecho amiga, y que la hacían sentir que no estaba sola. Una de las últimas cosas que recordó fue cuando en uno de sus cumpleaños usted la llevó a un concierto de sorpresa. Chopin y Brahms. Fue la primera vez que usted la tomó de la mano. Tenía frío cuando murió. Pero no tenía miedo. Sólo pensaba en usted.