Frases de la película Si decido quedarme (If I Stay)

Frases de la película dirigida por R.J. Cutler, estrenada en 2014.

A los 26 años, Ludwig van Beethoven quedó sordo acabando su carrera como exitoso concertista de piano. Decidido a que algo tan pequeño como su oído no acabara con su carrera mi amigo Ludwig se convirtió en compositor. Resultó que el nuevo trabajo le sentaba bien. Es como el viejo dicho: "La vida es lo que te sucede mientras estás ocupado haciendo planes".

Pensé que sabía hacia dónde iba. Pensé que lo tenía todo planeado. Resulta que no tenía ni idea.

¿Ves cuando conoces a alguien y de inmediato es la persona que tenía que ser? Ese fue Adam. Nadie fuera de Portland había oído de su banda. Pero ya era alguien. Todos sabían quién era. ¿Yo? No tanto.

La culpa y los sobornos son el pegamento que han unido a padres y adolescentes por generaciones.

Amaba el orden. La estructura. Pero lo que más me atraía era la sensación en el pecho. Era como si mi corazón latiera con el violonchelo.

Los hombres tocamos por 2 razones, para tener sexo y por tener rabia.

¿No es increíble como la vida es una cosa y luego, en un instante, se convierte en otra? Como ahora, aquí estoy, Mia. La chica que piensa en el violonchelo y Adam y sobre si una carta me espera en casa. Y así como así...

- No conseguiste los boletos como dijiste, ¿verdad?
- Fueron dos semanas de propinas por entregar pizzas.
- ¿Por qué? ¿Por qué yo?
- Porque me gusta verte tocar. Te vas a otro lugar. Y eres hermosa. Se te hace un pliegue en la frente, justo aquí.

- ¿Por qué tengo la sensación de que me complicarás la vida?
- Un poco de complicación no lastima a nadie.

- Finalmente conociste a Liz.
- Sí.
- Ustedes tienen mucho en común. ¿Alguna vez salieron juntos o...?
- De hecho, me alegra que lo menciones. Tenemos mucho en común. Por ejemplo, a los dos nos gustan las chicas. Está con Astrid.
- ¡Cielos!
- Muy bien, Astrid.

- Si quiere vivir, debe comenzar a luchar.
- ¿Comenzar a luchar? ¿Cómo se supone que comience?

- Bien, me alegra que vinieras. Porque tienes hambre y tenemos comida para comer--
- La comida para comer es mi favorita.

- ¿Aprendiste lo del aguijón en los Niños Exploradores?
- No, lo inventé.
- Solo quería chuparte la mano frente a los amigos de tus padres.

- Cuando baja del escenario quiero lamerle el rostro. Pero cuando estoy con sus amigos, me siento como...
- ¿Un pez fuera del agua?
- Como un pez en Marte.

- Pero si se pone serio no seas una de esas novias que solo habla en plural. "Amamos el invierno". "Nunca usamos desodorante". "Solo nos gusta la quinoa". Si te conviertes en una de esas, te dispararé.
- Si me convierto en una de esas, yo te daré el arma.

- Mejor que la Mia normal. Tú sabes, con el cabello, el maquillaje y la ropa.
- Mia, me importa un comino la ropa. ¿No lo entiendes? La tú de ahora es la misma tú de la que estaba enamorado ayer. La misma tú de la que estaré enamorado mañana.

- Tenemos cuatro cuerdas. Tenemos la cuerda Do la Sol la Re y la La. Y si tocáramos glissando se sentiría así. Si tocáramos pizzicato se sentiría así. Y si tocáramos forte--
- Conozco el forte.

A veces haces elecciones en la vida, y a veces otras te hacen.

Creo que el violonchelo me eligió.

¿Tú puedes seguir tus sueños, pero yo necesito tu permiso?

¡Cielos, Mia! ¿Tuviste alguna relación de larga distancia? No existen. ¿Sí? Es como salir con un fantasma.

- ¿Por qué no me lo dijiste?
- ¡Tal vez porque me aterra perderte!
- ¿Sabes qué? Haz lo tuyo. Yo haré lo mío.

- Hoy no hay concierto y decidí venir.
- ¿Qué es eso?
- Es una réplica. Del Jolari Hall en San Francisco. Donde darás tu audición para Juilliard. Es el techo. Yo lo puse.
- Es intenso.
- Sí. Pensé que si lo miras todas las noches no te asustará tanto cuando estés ahí.

- No puedes desaparecer de mi vida así y regresar cuando quieras.
- Lo sé. Es que la gente que forma parte de mi vida tiene el hábito de desaparecer y cuando hiciste planes--
- No me perderás. Adam, te amo. Pero estos últimos días fueron brutales.

- Cuando toco me imagino dentro del violonchelo. Es como mi casita.
- ¿De verdad?
- De hecho, no. Solamente toco por los chicos.

¿Cómo se supone que encuentre la fuerza para quedarme? ¿Qué se sentiría despertar como una huérfana? ¿Nunca más oler los panqueques de papá? ¿Nunca más estar junto a mamá y hablar mientras lava los platos? ¿Pero cómo podría irme? La enfermera dijo que yo lo controlo todo. Si vivo, si muero todo depende de mí. Y eso me aterra más que nada.

- Quería decirte que vi tu audición. Desde atrás del escenario. No estaba seguro si ese violonchelo iba a salir con vida.
- No sabía que tenía esa energía.

Tienes algo especial. Tu padre también lo tenía pero nunca se lo dije. Nunca me importó mucho su música y no quiero cometer el mismo error contigo. Si los de Juilliard no te aceptan, serán unos tontos porque lo que hiciste allí fue mágico.

- ¿Cómo es que nunca escribiste una canción para mí?
- No lo sé. No soy bueno escribiendo sobre cosas que me hacen feliz. Si quieres una canción, tendrás que engañarme.
- ¿Y qué debo hacer por un álbum entero?

"Incluso cuando perdían el tiempo no perdían el tiempo. Era como que ningún momento juntos podía desperdiciarse".
- ¿Quién lo dijo?
- Un tipo en un libro.
- ¿Y de qué hablaba?
- De una pareja en una película. Lo que quiero decir...
- ¿Sí, maestra?
- Es que pudo estar hablando de nosotros.

Se supone que rompes con alguien porque ya no lo amas. No porque estás completamente enamorado.

Es inconveniente enamorarse a los 17 años. Y más si es amor verdadero.

- Si no fuéramos músicos podríamos ir a la universidad juntos. Como hace la gente normal.
- No existe lo normal, Mia. Todas las relaciones son difíciles.

- No culpes a la música.
- Sí, pero rompimos por la música.
- No es cierto, Mia. Lo sabes.

- ¿Qué voy a hacer? Estoy completamente destrozada.
- Irás a Juilliard y tocarás muy bien tu violonchelo. O no irás. Te quedarás con Adam y tendrás muchas aventuras increíbles. O no irás. O tal vez mañana, un meteoro destruirá la Tierra. O no. La vida es un tremendo y enorme desastre. Pero esa es también su belleza. Cualquier cosas que hagas, te apoyaré. De cualquier modo, ganas. Y también de cualquier modo hay algo que pierdes. ¿Qué puedo decir, cariño? El amor verdadero es una porquería.

Fue cuando te escuchó tocar tan bien. Tu increíble talento... No podía creerlo. Y todo lo que él quería era darte más. Así que dejó la banda, vendió su batería y te compró el violonchelo. Sacrificio. Eso es lo que hacemos por las personas que amamos.

Y este el mío, Mia. Quiero que vivas. Lo quiero más que nada en este mundo. Quiero que luches con todo para quedarte con nosotros. Pero ahora que todos se han ido sé que quizá no sea lo que quieras. Puede ser muy difícil para ti seguir luchando, así que... Si quieres irte quiero que sepas que está bien.

El mejor día de mi vida fue uno que nunca vi venir. Era Día del Trabajo, antes de que las cosas empeoraran con Adam. De algún modo, fue la cena habitual. Pero había una sensación especial. La gente no dejaba de llegar. Todos los viejos amigos de la banda de papá y los nuevos de la de Adam. Willow y Henry llegaron con su bebé recién nacido. Papá sacó la barbacoa del sótano y con Teddy pasó el día volteando hamburguesas. Y cuando empezó a oscurecer Henry tuvo la gran idea de hacer un fogón.

Siempre vi al violonchelo como un instrumento de solista. Es quizá por eso que siempre me hizo sentir cómoda. Yo y mi violonchelo. Pero esa noche, sentada junto al fogón, tocando con Adam y los demás supe que estaba equivocada. El violonchelo no es un instrumento de solista. Es parte de algo mayor.

La cosa es que mis papás siempre tuvieron su lugar. Y Adam tenía el suyo. Y siempre estuve celosa porque yo no tenía el mío. Hasta la noche del fogón. Ese fue mi lugar. Ahí pertenecía. Así se sentía la felicidad.

Sé que una gran parte de tu vida se arruinó por lo que pasó hoy. No soy tan tonto como para creer que puedo arreglarlo. Pero fui a tu casa. Y tuve que trepar al balcón como solía hacerlo. Y encontré esto en tu correo. Entré ilegalmente y robé tu correo, así que los federales vendrán por mí. "Querida Mia me da un inmenso placer..." Mia, entraste. A Juilliard. Mia, lo lograste. Y si quieres que vaya contigo, lo haré. Me mudaré a Nueva York. Haré lo que quieras. Solo quédate, por favor. Eres mi hogar, Mia. No me importa dónde estés. Solo quiero que estemos juntos. Ahora lo sé. Haré lo que sea si te quedas.

- Me escribiste una canción.

♫ Respira hondo, respira claro ♫
♫ Sabes que estoy aquí ♫
♫ Sabes que estoy aquí ♫
♫ Esperando ♫
♫ Sé fuerte, sé única ♫
♫ No tienes que tener miedo ♫
♫ No tienes que tener miedo ♫
♫ Esperando ♫
♫ Te veré pronto ♫
♫ Te veré pronto ♫
♫ ¿Cómo un corazón como el tuyo ♫
♫ Amó a un corazón como el mío? ♫
♫ ¿Cómo podía vivir antes? ♫
♫ ¿Cómo pude ser tan ciego? ♫
♫ Tan ciego ♫
♫ Abriste mi corazón ♫
♫ Aún tienes una familia ♫
♫ Todo tu amor ♫
♫ Es todo lo que necesito ♫

Haré lo que sea si te quedas. Si quieres irte quiero que sepas que está bien. ¿Cómo podía vivir antes? ¿Cómo podría haber vivido?

Mia.

¡Síguenos!

Frases archivadas en Chloë Grace Moretz, Drama, Fantasía, Música, Romance.

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 233 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!
Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco.