Frases de la película Rompenieves (Snowpiercer)

Frases de la película dirigida por Joon-ho Bong, estrenada en 2013

Hoy, 79 países empezarán a liberar el CW7 en las capas superiores de la atmósfera. Y sorprendentemente, bajarán la temperatura promedio global al nivel ideal. Solo queda un día... Según los científicos la sustancia refrigerante artificial, CW7 tendrá éxito en bajar la temperatura promedio global a niveles aceptables siendo una solución revolucionaria al calentamiento del planeta producido por la humanidad.

Esos bastardos de las secciones de adelante creen que son nuestros dueños. Comiendo sus bistecs para la cena y escuchando un cuarteto de cuerdas. Será distinto cuando lleguemos ahí.

- Si controlamos la máquina, controlamos el mundo. Sin eso, no tenemos nada.
- Todas las anteriores revoluciones fracasaron por no controlar la máquina.
- ¿Qué estás diciendo?
- Esta vez tomamos la máquina.
- ¿Y luego qué?
- Los matamos.

- ¿Cuál es tu recuerdo más antiguo?
- No sé, ¿como qué?
- Tu madre, ¿la recuerdas?
- Puedo recordar su rostro de vez en cuando. Pero no es nítido.

Pasajeros...Esto no es un zapato. Esto es desorden. Esto es un caos talla 44. Esto, ¿lo ven? Esto es muerte.
En esta locomotora a la cual llamamos hogar hay solo una cosa que separa nuestros corazones cálidos
del frío penetrante. ¿Ropa? ¿Jeans? No, orden. El orden es la barrera que contiene el frío y la muerte.
Todos debemos, en este tren de la vida quedarnos en las estaciones asignadas. Cada uno de nosotros debe ocupar las posiciones particulares preasignadas. ¿Se pondrían un zapato en la cabeza? Por supuesto que no harían tal cosa. Un zapato no va en la cabeza. Un zapato va en un pie. En la cabeza, van los sombreros.
Yo soy un sombrero y ustedes un zapato. Yo voy en la cabeza y ustedes en los pies.

Al principio, el orden estaba determinado por sus pasajes. Primero el transporte, la economía, aprovechadores como ustedes. El orden eterno es prescrito por la Máquina Sagrada. Todas las cosas las provee la Máquina Sagrada. Todas las cosas en su lugar. Todos los pasajeros en sus secciones.
El agua que fluye, la temperatura que levanta, rinde homenaje a la Máquina Sagrada. En sus propias y particulares posiciones preordenadas. Así es. Y, repito, yo pertenezco al frente. Ustedes, a la cola.Cuando el pie busca ocupar el lugar de la cabeza se cruza una línea sagrada. Sepan cuáles son sus lugares.
Quédense ahí. Sean un zapato.

- Ya he tenido suficiente de este bloque de proteína de mierda.
- Sí, es una mierda.
- Tengo hambre.
- Quiero pollo. No nos vamos a sentar por esta mierda.
- ¡Queremos pollo! ¡Pollo!

- Dios, ¿Marlboro Light? No puedo creerlo. Los cigarrillos se han extinguido hace más de 10 años.
- ¿También quieres un cigarrillo, imbécil? Es demasiado bueno para la mierda que eres. Haré esto realmente sencillo para ti. Nos ayudas, consigues tu droga. Si no, te ponemos de vuelta donde te encontramos. ¿Cómo será, imbécil?

- ¿La sección de suministro de agua?
- Sí, solo unos pocos carros adelante. Es donde el agua se purifica y se recicla. Es una de las secciones más cruciales del tren.
- Si lo tomamos, ¿tendremos la mejor mano?
- Ni siquiera tendríamos que ir al mismísimo frente. Si controlamos el agua controlamos la negociación.

- Yona. ¿Eres una clarividente?
- ¿Clarividente? ¿Qué es eso?
- Siempre pareces saber qué hay detrás de la reja. ¿Ves cosas en tu mente?

Ustedes, que si no fuera por el bondadoso Wilford hoy llevarían 18 años congelados, ustedes que han succionado las tetas del generoso Wilford desde entonces por comida y hogar y ahora que frente a nosotros son bendecidos nada menos que con un tanque de agua, recompensan su bondad con actos de violencia.
Son escoria. Precisamente, el 74% de ustedes morirá.

- Cuando tengamos el control del agua, y la cortemos, tendrá que venir.
- ¿Cortar el agua? Sólo condenarás a tu propia gente. El agua viene del frente. La nariz del tren, rompe el hielo y la nieve y los convierte en agua. Como la trompa de un elefante. El agua viene de la boca. No del trasero, Curtis.

- Wilford no vendrá. No viene. Usted tiene que ir a él. Y puedo llevarlo. Conozco el tren, puedo garantizar su pasaje seguro.
- ¿Por qué confiaría en usted?
- Porque quiero vivir.
- ¿Así que vendería a Wilford el Benevolente?
- Si lo llevo al frente va a tener que matarlo. Lo llevaré lo suficientemente cerca. Lo mata y me deja viva.

- ¿Desean algo de sushi?
- Diablos, sí. Ponlos en línea.
- ¿Verdad? Han sido muy afortunados. Sólo lo servimos dos veces al año. En enero y en julio.
- ¿Por qué? ¿No tienen suficiente pescado?
- No es una cuestión de cantidad. Sino de equilibrio. Este acuario es un completo sistema ecológico.
Y la cantidad de individuos debe ser controlada de cerca y con suma precaución. Con el fin de obtener
un equilibrio adecuado y sostenible.

- Oí que los viejos que viven en la sección posterior eran unos vagos que bebían de su propia mierda.
- No, ellos son muy amables. Muy justos y misericordiosos. Eso es lo que son.

"Desde muy joven, el Sr. Wilford demostraba su evidente amor por las locomotoras, -Cuando sea mayor,
voy a vivir en un tren para siempre, ¡Para siempre!- Sus primeros sueños se realizaron cuando fundó su imperio de transporte, las Industrias Wilford. Pero su mayor sueño era construir una línea de locomotoras de lujo que conectara a todos los ferrocarriles del mundo. Una vía circular que se extiende por 438,000 km y que completa una vuelta cada año. Pasando por el frío extremo del Ártico y el calor abrasador
del desierto africano, el tren de Wilford es autosostenido y posee el más sofisticado diseño de tecnología avanzada. Aunque sea difícil de creer, las personas del mundo antiguo se burlaban del Sr. Wilford.
Lo criticaban por ingeniería excesiva y por sobreequipamiento en este tren maravilloso. Pero el Sr. Wilford
sabía algo que ellos no. ¿Y qué fue eso? Que todas las personas del mundo antiguo eran unos tarados que quedarían convertidos en helados. Más o menos. El Sr. Wilford sabía que el CW congelaría el mundo. Así que, ¿qué creen que inventó nuestro profeta el Sr. Wilford para proteger a los elegidos de esa calamidad?
¡La Máquina! Ruido, ruido, vibra, vibra...¡nunca morirá!"

- Hace 15 años, en el tercer año del tren, siete pasajeros intentaron detener la salida del milagroso tren de Wilford, cómo llamamos a este evento, Magdalena?
- La Rebelión de los Siete.
- Muy bien, fue mucho antes de que nacieras. Por supuesto que no lograron detener el tren. En lugar de eso,
saltaron fuera del tren en marcha. Aquí vienen. Mira, ¿ves eso?
- ¿Qué?
- Ahí están, lo lograron hasta allí. ¿Ves a esa mujer? Ella era la dama en el coche principal. Una inuit. Una esquimal, en realidad. Ella sabía todo sobre el hielo y la nieve. Creía que podría sobrevivir afuera. ¿Qué ocurre si alguna vez salimos fuera del tren?
- Todos nos congelaremos y moriremos.
- ¿Si el motor deja de funcionar?
- Todos moriremos.
- ¿Y quién cuida de la Máquina Sagrada?
-¡El Sr. Wilford!

Toma, fuma un cigarrillo. Es un gran honor. Es el último cigarrillo de la humanidad. Disfrútalo. ¿Estuviste alguna vez en la sección posterior? ¿Tienes alguna idea de lo que sucedió allí atrás cuando abordamos?
Era un caos. Sí, no morimos congelados pero no tuvimos tiempo para estar agradecidos. Los soldados de Wilford vinieron y se llevaron todo. Éramos mil personas en una caja de hierro sin comida, ni agua. Luego de un mes, nos comimos a los débiles. ¿Sabes qué es lo que odio de mí mismo? Que sé a qué saben las personas. Sé que los bebés saben mejor. Había una mujer que se escondía con su bebé. Y llegaron unos tipos con cuchillos. La mataron y tomaron el bebé. Y entonces un viejo...sin ninguna relación, tan solo...un viejo, se adelantó y dijo: "dame el cuchillo". Todos pensaron que mataría al bebé él mismo. Pero tomó el cuchillo, cortó su propio brazo y dijo: "coman esto". "Si tienen tanto hambre coman esto, pero dejen al bebé". Nunca había visto algo así. Y los hombres depusieron sus cuchillos. Probablemente hayas adivinado quién era el viejo. Ese bebé era Edgar y yo era el hombre con el cuchillo. Yo maté a la mamá de Edgar. Y una por una, otras personas en la sección posterior comenzaron a cortarse brazos y piernas y ofrecerlos. Fue como un milagro. Y yo quise. Lo intenté. Un mes después, los soldados de Wilford trajeron esos bloques de proteínas. Estuvimos comiendo esa mierda desde entonces. 18 años odié a Wilford. 18 años esperé este momento.

- Tu historia es muy linda, Curtis, pero no quiero abrir la puerta. ¿Sabes lo que quiero? Quiero abrir una puerta, pero no ésta. Aquella. La que lleva al exterior. Estuvimos condenados por 18 años. Todos piensan que es una pared, pero es una maldita puerta. Ábrela y sácanos de aquí.
- ¿Y morir congelados? ¿Estás loco?
- Lo sé...pero tal vez podamos sobrevivir. ¿Recuerdas el puente Yekaterina? Cuando nos masacraron a hachazos. Cada año nuevo, reviso algo. Vemos los restos de un avión bajo la nieve. Por diez años, apenas se podía ver la cola. Pero ahora puedo ver el fuselaje y las alas. Hay cada vez menos nieve y hielo. Se derriten.
La nieve se vuelve más frágil...pronto desaparecerá.

El Kronol es un químico altamente inflamable. ¡Una chispa y boom! Básicamente, es una maldita bomba.
No junto esto solo para drogarme sino para volar esa puerta. Fósforos, rápido.

- Curtis, querido. Entra. Veamos qué tal estás. ¿Tienes hambre?
- Fue todo un trabajo llegar hasta aquí.
- Por favor, siéntese. Eres el primer ser humano que camina toda la longitud de este tren. De la cola a la Máquina.

- Yo nunca estuve en la sección posterior.
- ¿Por qué no? ¿Muy sucia para ti? ¿No quieres rozarte con la canalla de la sección posterior?
- ¿Crees que mi puesto no tiene sus inconvenientes? Es ruidoso. Y solitario.
- Claro. Bistecs. Bastante espacio. Esta puta que te trae lo que quieras.
- Curtis, todos tienen su posición preasignada y todos están en su lugar salvo tú.
- Eso es lo que quienes están en el mejor lugar dicen a quienes están en el peor. No hay un alma en este tren que no quiera cambiar lugares contigo.
- ¿Cambiarías lugares conmigo?
- Vete a la mierda.

- Curtis, querido. El hecho es que todos estamos atrapados en este maldito tren. Todos somos prisioneros en este pedazo de metal.
- ¿A punto?
- Y este tren es un ecosistema cerrado. Siempre tenemos que buscar el equilibrio. Aire, agua, provisiones, la población tiene que mantenerse siempre en equilibrio. Para un equilibrio óptimo, sin embargo, hubo tiempos en los que una solución más radical fue necesaria. En los que la población debió ser reducida de manera drástica. No tenemos tiempo para una verdadera selección natural. Tendríamos una horrible sobrepoblación y moriríamos de hambre esperando eso. La siguiente mejor solución es que unidades individuales maten otras unidades individuales. Cada tanto tuvimos que agitar el avispero, por decir algo.
La Revuelta de los Siete, los Disturbios de McGregor, La Gran Revolución Curtis. Una producción de gran tamaño con una trama diabólicamente impredecible. ¿Quién podría predecir tu contraataque con la antorcha en Yaketerina? Pura genialidad. Eso no era lo que Gilliam y yo teníamos pensado.
- ¿Qué?
- No me digas que no sabías, Gilliam y yo...Nuestro plan.
- ¿Gilliam?
- Gilliam. El frente y la cola se supone que trabajan juntos. Era más que un compañero, en realidad. Era mi amigo.
- Mentira. No te creo.
- Nuestro acuerdo original era para que la insurgencia termine en el túnel de Yaketerina. Y todos los supervivientes regresen a la sección de la cola...Para disfrutar de mucho más espacio.
- Eres un mentiroso.

Ahora veo a lo que se refería Gilliam, me dijo que eras brillante e ingenioso. Pero siempre tan tenso.
¿Cuándo fue la última vez que tuviste sexo? Como dijo Gilliam, abrazar a una mujer es mucho mejor con dos brazos. Extrañaré a Gilliam. Extrañaré nuestras conversaciones a altas horas de la noche. Podría hablar por horas. Todo con un solo brazo.

Es más fácil sobrevivir en este tren si se tiene algún tipo de demencia. Como Gilliam bien entendía, necesitamos mantener el adecuado balance entre ansiedad y miedo, caos y horror para poder continuar con la vida. Si no tenemos eso, necesitamos inventarlo. En ese sentido, fue una obra maestra la Gran Revolución Curtis que inventaste.

Ahora estás en su corazón. Entregué toda mi vida a esto. La Máquina Eterna. Es la eternidad en sí misma.

Soy viejo. Quiero que asumas mi rol. Es lo que quisiste siempre. También es lo que quería Gilliam.
Debes cuidar a la Máquina...Mantenerla funcionando. Mira, Curtis. Detrás de la puerta...Sección tras sección
exactamente donde han estado siempre y donde siempre estarán. ¿Todo sumando para qué? El tren.
Y ahora el número claramente correcto de seres humanos todos en sus respectivos lugares, ¿todo sumando para qué? Humanidad. El tren es el mundo. Nosotros, la humanidad. Y tú ahora tienes la sagrada obligación
de liderar a toda la humanidad. Sin ti, Curtis, la humanidad dejará de existir. Has visto lo que hace la gente
sin un liderazgo. Se devoran los unos a los otros.

La Máquina dura para siempre, pero no implica a todas sus partes. Esa pieza de equipamiento hace poco se extinguió. Necesitábamos un reemplazo. Menos mal que la sección de cola nos brinda un constante suministro de niños. Así podemos proseguir manualmente.

Frases archivadas en Acción, Chris Evans, Ciencia ficción, Thriller/Suspenso, enviadas por .

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 105 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco