Frases de la película El reportero: La leyenda de Ron Burgundy (Anchorman)

Frases de la película dirigida por Adam McKay, estrenada en 2004, también conocida como Anchorman: The Legend of Ron Burgundy.

ESTA PELÍCULA SE BASA EN HECHOS REALES.
SÓLO SE CAMBIARON LOS NOMBRES, LUGARES Y CIRCUNSTANCIAS.

Hubo una época, antes del cable en que el presentador local de las noticias era el rey. En que la gente creía en todo lo que veía en la televisión. Era una época en que sólo los hombres podían leer las noticias. Y en San Diego, había un presentador más importante aún que el resto. Se llamaba Ron Burgundy. Era como un dios caminando entre simples mortales. Su voz podía hacer ronronear a un tigre y vestía tan bien que a su lado, Sinatra se veía como un vagabundo. En otras palabras, Ron Burgundy era sinónimo de masculinidad.

Me veo horripilante, tengo bolsas bajo los ojos. ¿Qué es eso? Si fueras hombre, te golpearía directamente en la boca.

Las seis campanadas del reloj significaban una cosa para Ron Burgundy y su equipo periodístico: Hora de arrancar. Noticias del Canal 4, con el ganador de cinco premios Emmy: Ron Burgundy. Champ Kind en deportes. Brick Tamland en el clima. Y el móvil del reportero Brian Fantana.

Mantén la clase, San Diego.

Me llaman Brillante Brian. Soy el que tiene estilo en el grupo. Sé qué te estás preguntando y la respuesta es: "Sí, mi pene tiene un apodo. Es 'El Octógono"'. Pero también apodé a mis testículos. El izquierdo se llama James Ladeado y el derecho es el Dr. Kenneth Ruidito. Chicas, si se portan bien, tal vez conozcan a toda la pandilla.

Yo soy Champ. Soy toda diversión. Ponme un par de cócteles, incendiemos la cocina de alguien, quizá podamos ir a Sea World y me quite los pantalones. Como sea, me he hecho de algún modo famoso por mi expresión: "¡Epa!". Como en: "Gene Tenace está en la base y... ¡Epa!". ¡Epa!

Soy Brick Tamland. Parece que agrado porque soy cortés y muy puntual. Me gusta el helado y realmente disfruto con un buen par de pantalones. Años después, un médico me dirá que tengo un coeficiente intelectual de 48 y soy lo que algunos llaman un "retardado mental".

- Tengo una gran historia para ti. Y está justo aquí.
- Pues, vaya. Apuntaste hacia tus pechos. Oh, Dios mío, lo hiciste.

- Hola. Espero no molestarte pero... Te vi desde el otro lado y... Generalmente no hago esto pero me sentí obligado a decirte algo. Tienes un trasero absolutamente imponente. Hablo en serio, está buenísimo. Quiero ser su amigo.
- Bueno, sin duda sabes cómo piropear a una mujer. Ahora, si me permites...
- ¿Sabes quién soy?
- No, no puedo decir que lo sepa.
- No sé cómo explicar esto pero soy más bien importante.
- ¿De veras?
- Soy conocido.
- Me alegra mucho por ti.
- Soy muy importante. Tengo muchos libros encuadernados en cuero. Y mi apartamento huele mucho a caoba. Yo también soy amigo de Merlin Olsen. Me visita a menudo. Eso sonó estúpido.
- No, es apasionante.
- Escucha, ¿puedo volver a empezar?
- Claro.
- Quiero decir algo, quiero expresarlo y si te agrada, tómalo. Si no, devuélvelo. Quiero estar sobre ti. Espera. Quiero estar sobre ti.

Tú sabes cómo herir en lo vivo, Baxter. Eres muy inteligente. Como un Buda en miniatura y cubierto de cabello. ¿Qué? Sabes que no hablo español. En inglés, por favor. ¿Defecaste en la nevera? ¿ Y te comiste un queso entero? ¿Cómo hiciste eso? En realidad, ni siquiera estoy enfadado. Es sorprendente. Te perdono.

- Muchos han estado oyendo quejas de las filiales sobre la falta de diversidad en el equipo periodístico.
- ¿Qué diablos significa "diversidad"?
- Puedo equivocarme, pero creo que Diversidad era un viejo barco de madera que se usó en la época de la Guerra Civil.
- Me sorprendería si a las filiales les preocupara la falta de un viejo barco de madera, pero fue un buen intento.

- No me malinterpretes, me encantan las mujeres, aceleran mi motor, ¡pero no van en la sala de noticias! Es el presentador, no la presentadora. ¡Es un hecho científico!
- ¡No sé por qué estamos gritando!
- ¿Tú qué piensas?
- ¡Es terrible! ¡Sus ojos son hermosos y su cabello huele a canela!
- ¡Ruidos fuertes!

- Diré algo en su favor: Tiene un bonito y enorme trasero. Me gustaría poner salsa barbacoa en ese trasero y...
- ¡Cállate!
- ¡Mira ese trasero de luna llena!

Las mujeres me preguntan cómo lo tolero. La verdad es que no tengo alternativa. Sin duda, éste es un mundo de hombres. Pero mientras ellos ríen y tocan traseros, yo voy detrás de noticias principales y practico mi dicción neutral. Pues el único modo de triunfar es siendo la mejor. La mejor de todos.

- Creo que lo mejor que se puede hacer con esta Corningstone, para mantenerla a raya, es llevarla pronto a la cama. Ese trasero me está volviendo loco, soy como un lobo nocturno.
- Muchachos, tranquilícense. Ella también tiene sentimientos.
- ¿Qué? ¡Oh, Dios mío!
- Escuchen a Burgundy, se nos está ablandando como un niño.
- Hablas como un gay.

- Te aplastaré la cara contra el parabrisas de un auto y luego llevaré a tu madre, Dorothy Mantooth, a cenar mariscos y nunca volveré a llamarla.
- ¡Dorothy Mantooth es una santa! ¿Me entiendes?
- Oye, no metas a las madres en esto, ¿de acuerdo?

- Excusez- moi, numéro dos.
- ¡Esos muestreos de público no son bastante grandes! ¡Deja de esconderte detrás de esos números ficticios! Te perseguiré. Te odio, Ron Burgundy. ¿No pueden decir ni una palabra? Hasta el descerebrado dice algo. ¿Sólo pueden quedarse allí parados?

- Le daré una hora a este bomboncito antes de que hagamos el baile de Adán y Eva. Hora de perfumarse.
- Nunca deja de asombrarme. ¿Qué colonia te pondrás? Caballeros de Londres o... Espera, no, un momento... Encanto de Barbanegra.
- No. Le tocará la colonia especial.
- Se llama Pantera del Sexo, es de Odeón. Está prohibida en nueve países. Está hecha con pedacitos de panteras verdaderas. Así que sabes que es buena.

- Para ser honesto, eso huele como gasolina pura.
- Verás, han hecho estudios. El 60 por ciento de las veces funciona siempre.
- Eso no tiene sentido.

- Dios mío, ¿qué es ese olor?
- Es el aroma del deseo, señorita.
- Dios, no, huele a pañal usado con comida india.
- Perdón.
- El deseo huele así para algunos.
- ¿Qué es eso? Huele a heces cubiertas con cabello chamuscado.
- Huele como el miembro de Pie Grande.
- ¿Qué es ese olor?
- Esto es peor que cuando el mapache se metió en la copiadora.

Para conquistar a una mujer elegante hay que llevarla a ver las armas. Y ver si le gusta la mercadería.

- Es la quemazón profunda. Es muy profunda. Hice tantos que apenas si puedo levantar el brazo. No sé si me oíste contar, hice mas de mil. Aquí tienes el músculo ubulus, conectado con el dorsinus superior. Es aburrido, pero es parte de mi vida. Me pondré la camisa, si no te importa. Ten cuidado con las armas, te atraparán.
- Es patético. Éste debe ser el intento de conquista más débil que jamás haya visto.

- No tengo tiempo para ir al gimnasio, así que debo esculpir aquí mis armas.
- Deje de llamar "armas" a sus brazos.

- Qué hermosa vista.
- Lo sé. Me encanta esta ciudad. Es un hecho, es la ciudad más grandiosa en la historia de la humanidad. Fue descubierta por los alemanes en 1904. La llamaron San Diago. Lo que obviamente significa "vagina de ballena" en alemán.
- No, es imposible que eso sea correcto.
- Lo siento, intentaba impresionarte. No sé qué significa. No creo que ya nadie sepa qué significa. Los eruditos sostienen que la traducción se perdió hace cientos de años.
- ¿No se refiere al santo?
- No, significa eso.
- En verdad.
- Pues, estoy de acuerdo en discrepar.

En mi tierra tenemos un refrán para la gente como él:
"Al coyote del desierto le gusta el corazón del joven, con la sangre que gotea hacia los niños y sólo las costillas
se parten en dos".

En verdad no estoy para nada preparado. Se los diré, esto es una sorpresa. Muchachos: East Harlem Shakedown, mi bemol. Salpiquen con los platillos y llevemos a pasear al contrabajo. No lo oigo bien. Un momento. Ahora sí. Está bien. Arranca, Ronnie. Un poco de Huevos con tocino para ustedes. No olviden sus sartenes. Es música para hacer bebés, eso es.

Tengo una gran pasión que se aloja en lo profundo de mis entrañas, como un ardiente halcón dorado: Convertirme un día en presentador de una cadena televisiva.

- ¿Y si sólo por esta noche, no fuéramos colegas, sino personas?
- No...
- Tú serás una mujer, yo un hombre. Es todo.
- Sigues sorprendiéndome.

- Estaba diciendo que si seguimos viéndonos, deberíamos ser discretos en la emisora.
- Desde luego, mi tigresa del amor salvaje.
- La discreción con clase es lo más importante... ¡Verónica Corningstone y yo tuvimos sexo y ahora estamos enamorados! ¿Lo dije en voz alta?
- Sí, prácticamente lo gritaste.
- Bueno, no puedo evitarlo.

- Creo que una vez estuve enamorado.
- ¿Ah, sí? ¿Cómo se llamaba?
- No me acuerdo.
- No es un buen inicio, pero sigue.
- Era brasileña, o china, o algo extraño. La conocí en el baño de un supermercado y nos besuqueamos durante horas. Luego nos separamos y nunca más nos volvimos a ver.
- Estoy bastante seguro de que eso no es amor.
- Maldición.

Y ésa, por supuesto, fue nuestra nueva reportera: Verónica Corningstone. Es realmente grandiosa. También quisiera contarles que actualmente estamos saliendo y que ella es buenísima en la cama. Bueno, eso es todo por hoy desde aquí. Soy Ron Burgundy, del equipo periodístico del Canal 4. Mantén la clase, San Diego.

Sólo quería gritarlo desde la cima de una montaña pero no tenía una montaña, sólo una sala de redacción y una cámara. Transmito las noticias. Eso es lo que hago. La historia más destacada de hoy en el mundo de Ron Burgundy dice algo así: Amo a Verónica Corningstone.

Oh, casi lo olvidaba. No podré asistir, muchachos. Verónica y yo probaremos esa nueva moda de salir a correr. Creo que le dicen "jogging" O algo por el estilo. No estoy seguro pero, aparentemente, uno sólo corre durante un tiempo prolongado. Dicen que es sensacional.

a veces, hay que mirarse al espejo y decir: "Adonde fueres..."

Te necesitamos. Demonios, yo te necesito. Soy un desastre sin ti. Te extrañamos muchísimo. Extraño estar contigo. Extraño estar junto a ti. Extraño tu risa. Extraño tu aroma. Extraño tu almizcle. Cuando todo esto se arregle, tú y yo deberíamos conseguirnos un apartamento.

Sé que un día, Verónica y yo nos casaremos en la cima de una montaña. Y habrá flautas sonando, trombones, flores, guirnaldas de hierba fresca y bailaremos hasta que salga el sol. Y nuestros hijos formarán una banda familiar. Recorreremos el campo y ustedes no estarán invitados.

Parece que el más pequeño, Chris, ingirió algo llamado "ácido" y disparó con un arco y una flecha a un grupo de gente. Ya sabes cómo son los niños.

- Esta ciudad necesita sus noticias. ¿Los privará de ellas sólo porque tengo pechos? ¿Unos pechos perfectos? Ahora saldré al aire y si quieren intentar detenerme, adelante, pues soy buena en tres cosas: Peleando, tirando y leyendo las noticias. Ya he hecho una de ellas hoy. ¿Cuál será la otra?
- ¿Tirar?

- Y el ganador de la prueba de salto de rana fue Saltarín, con un salto de 2.40 m.
- Yo tuve un novio llamado Saltarín en Alabama. También era un buen brincador. Eso es todo desde aquí. Soy Verónica Corningstone, del equipo periodístico del Canal 4. Y gracias por visitarnos, San Diego.

- Leíste las noticias.
- Te dije que quería ser presentadora.
- Te lo dije.
- Pensé que bromeabas. Creí que era una broma. Incluso lo escribí en mi diario. "Hoy Verónica dijo algo muy gracioso". Me hizo reír después, esa noche.
- No puedo creer que te quería.

Por culpa de tus acciones, mujer escorpión. Me has roto el corazón.

- Bien, soy Ron Burgundy, del equipo periodístico del Canal 4. Mantén la clase, San Diego.
- Y gracias por visitarnos.
- Pero por sobre todo, mantén la clase.
- Gracias por visitarnos.
- Mantén la clase.
- Gracias por visitarnos.
- Mantén la clase. Ron Burgundy.
- Eres una verdadera prostituta y te abofetearé en público.
- Tienes demasiado vello púbico.
- En realidad, es cuestión de orgullo.
- Estoy muy orgulloso de mi melena de vello público, así que gracias.
- Tienes pechos de hombre.
- Tienes una boca sucia, de ramera. Te golpearé en el ovario. Un golpe certero. Justo en la fábrica de bebés.
- La flauta en jazz es para los afeminados.
- Bien, eso está fuera de lugar. No puedo trabajar con esta mujer. Es terrible.

- Cuando un hombre sufre angustia existencial y espiritual, sólo puede hacer una cosa.
- ¿Ir al zoo, insultar a los monos?
- No, comprar trajes nuevos.

Noticias Públicas hace una pausa en su campaña para propinar unos golpes. Sin avisos, sin piedad.

- ¿Cómo están, rameras? Aquí Noticias en Español. La noticia de hoy: La sangre de Burgundy corre por las alcantarillas.
- Bien, parece que conseguimos un festival de sangre bilingüe.

- Ahora bien, antes de hacer esto, repasemos las reglas de procedimiento. Regla número uno: Nada de tocar el cabello o el rostro.
- Por supuesto.
- Y nada más. Ahora, hagamos esto.

Vaya, fue una escalada vertiginosa.

- Había caballos, un hombre ardiendo y yo maté a un sujeto con un tridente.
- Tenía la intención de hablar contigo al respecto. Búscate una casa segura o un pariente cercano. Ocúltate, porque probablemente te busquen por homicidio.

- Está actuando como un niño.
- No soy un niño, soy un hombre. Soy un presentador.
- Eres un gran desastre.
- Soy un hombre que descubrió la rueda y construyó la torre Eiffel con metal y músculo. Soy ese tipo de hombre. Tú sólo
eres una mujer con un cerebro pequeño. Con un cerebro que es la tercera parte del nuestro. Es científico.
- Tengo más talento e inteligencia en mi meñique que usted en todo su cuerpo, señor.
- Eres una ramera apestosa y pirata.
- Usted parece un arándano.
- Regresa a tu casa en la Isla Ramera.
- Pues, su peinado es feo.
- ¿Qué dijiste?
- Dije que su peinado se ve estúpido.
- Dejemos que lo resuelvan.
- Es entre ellos dos. Sólo están hablando.
- Te odio.
- Yo te odio más.

- Tras destruir el FotoMat, el oso se volvió corriendo al bosque. Al parecer, no estaba muy contento con sus fotos en color. Soy Verónica Corningstone, del equipo periodístico del Canal 4.
- Y yo soy Ron Burgundy. Púdrete, San Diego.

Por el cuervo del gran Odín.

- ¿Esto es por alguna otra cosa?
- Hay 300 sandieguinos enojados... Sandieganos. Sandieguenses.
- San Diegos.
- San Diegas.
- ...personas de San Diego están frente a la emisora. Quieren la sangre de Ron.
- Quieren atacarte.
- ¿Por qué dijiste eso? ¿Por qué? ¿Por qué? Eres mi héroe, Ron...
- Garth, yo...
- ...y apareces con una porquería así. Es basura. Eres un boca sucia. Límpiate bien esa boca sucia.
- Si te diera dinero, ¿aliviaría el dolor?
- Te odio, Ron Burgundy.

Me siento completamente desgraciado, San Diego. Hace muchísimo calor. La leche fue una mala elección.

Sólo puedo especular en relación al sexo del panda, pero si tuviera que adivinar, diría que es hembra.

- Oye, chiflado. Deja de cantar. Estás espantando a los clientes.
- ¡Estoy expresando mi angustia interna por medio de la grandeza del canto!

- ¿Qué te ocurre?
- No tengo corazón. Porque una malvada me lo robó. ¿Y sabes qué es lo peor de todo? Que ella es mejor que yo.
- Ya sabes, los tiempos cambian. Ahora las mujeres pueden hacer cosas. Y hay que aprender a manejarlo.
- ¿Qué? ¿Estabas diciendo algo? Mira, no hablo español.

En la televisión pública, estamos en contra de la liberación femenina.

- Iré para allí. Y me veré bien... Buenas tardes, soy Ron Burgundy.
- Caray, ese sujeto sí que limpió su imagen.

- Caballeros... hubo un tiempo en que me llamaban su presentador. ¿Volverán a seguirme?
- Me estoy poniendo viejo para esta porquería.
- A la camioneta informativa.

- Aquí hay un cazatalentos de la cadena.
- Ésta es una decisión difícil. Hay mucho que pensar. Básicamente, la mayor noticia de mi carrera me lanza a un nivel que nunca antes conocí o salvo a la mujer con la que solía tener una relación de confianza. Esto es difícil. Estoy en un aprieto.

- En este mismo instante me arrepiento de esta decisión.
- ¿Qué estás haciendo? ¿Por qué no buscaste ayuda?
- Estos osos son enormes. Se veían mucho más chicos desde allí arriba.

- Está bien. Creo que está bien, mi dulce chinchilla.
- Por si morimos hoy aquí, hay algo que deberías saber. Ese ardid con el apunte, no fue mi...
- ¡Por la nariz del dulce Eli Whitney! No fuiste tú, ¿verdad? Fue Wes Mantooth. Debí haberlo sabido.
- No. No, fui yo.
- ¡Bastarda!
- Despertaste a los osos. ¿Por qué hiciste eso?

- No quieren lastimarlos.
- Nosotros, los osos, somos una raza orgullosa. Deben pagar por su intrusión.
- En mis viajes conocí a uno de su especie. Se llamaba Katow-jo. Nos hicimos amigos.
- Katow-jo es mi primo.
- Ve tranquilo.
- Contaré acerca de su compasión.
- Adiós, Baxter. Siempre serás un amigo de los osos.

- He esperado mucho tiempo para decirte esto.
- Está bien.
- En lo profundo de mis entrañas, de pies a cabeza, te odio lisa y llanamente. Pero, maldita sea, sí que te respeto.
- Gracias, hermano.
- Hoy redención se escribe R- O- N.

- Habla Ron Burgundy, feliz de informar nuevamente para Noticias del Canal 4. La noticia de hoy es una de las más extraordinarias que le haya sucedido a San Diago. O incluso al mundo. Pero para narrarla bien, necesitaré la ayuda de mi copresentadora.
- Un sistema de alta presión...
- No, Brick.
- Un sistema de alta presión.
- Ve a pararte allí.
- Hay literalmente miles de hombres con los que yo debería estar, pero estoy segura en un 72% que te amo.

Sí, la redención fue dulce para Ron Burgundy. En cuanto al equipo periodístico Champ Kind siguió como comentarista de la Liga Nacional de Fútbol, pero fue despedido tras ser acusado de acoso sexual por Terry Bradshaw.
Brian Fantana mantuvo su gran éxito como anfitrión del reality show Isla de la Penetración en la cadena Fox.
Brick Tamland se ha casado, tiene 11 hijos y es uno de los principales asesores políticos de la administración Bush.
Y Ron y Verónica no se quedaron mucho en San Diego. Los elegí para reemplazarme y se convirtieron en el primer equipo periodístico mixto de la cadena. Y aún hoy lo siguen haciendo.

Soy Verónica Corningstone, del Centro de Noticias Mundiales. Y yo soy Ron Burgundy. Mantén la clase, planeta Tierra.

¡El cuervo del Gran Odín!
¡Por el martillo de Tor!
¡La barba de San Damián!
¡La espátula de la dulce abuela!
¡Café caliente!
¡La pipa de mazorca del tío Jonathan!

Nos estamos riendo. Y somos muy buenos amigos. Buenos amigos compartiendo un momento especial. No digas nada, sólo deja que suceda. Riendo y disfrutando de nuestra amistad. Y algún día volveremos a mirar esto con mucho cariño.

Frases archivadas en Comedia, enviadas por .

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 220 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco