Frases de la película Possession (1981)

Frases de la película dirigida por Andrzej Zulawski, estrenada en 1981, también conocida como Una mujer poseída y La posesión.

— ¿Me fuiste infiel?
— No exactamente.
— ¿Y tú?
— No.
— Cuando pasa esto, siempre hay alguien.

— ¿Cómo puedes olvidar palabras como honradez, lealtad? Si sólo pudiera creer que fue un flechazo.
— De acuerdo, si quieres saberlo acabamos en su cama el mismo día en que nos conocimos.
— ¿Qué pretendes? ¿Volverme loco?

No seamos violentos ni groseros el uno con el otro. Nuestra situación es la de dos hombres que nadan en un lago desde orillas distintas. Yo también sufro. Al no contarle nada, Anna nos hizo mucho daño a los dos, pero yo siempre he aceptado su forma de ser. Creo que nadie tiene derecho a imponer su voluntad a otro.

La clave está en el verbo aceptar.

En el amor no se puede zapear como en la tele.

— Aún tengo tus cartas: "Amor mío, confía en mí". ¡Y mientras tanto, cogías con otro!
— No me vengas con que...
— ¡Una puta, sí! Un monstruo, una puta!
— ¡Lo hago con todos, donde sea y cuando quieran!

Cuando no estás te imagino como un animal o como una poseída, pero cuando te veo, todo eso desaparece.

Quería volver a hablar con usted de nuestros papeles en esta estructura vulgar que es el triángulo.

La gente reprimida como usted es la que nos lleva a los campos de concentración. Son los cruzados de todas las seudoideologías sectarias y ciegas que la humanidad ha inventado para estrangularme.

¿Cree haberle dado el placer supremo con sus cojones ying-yang colgados de su cerebro zen?

— No hay que temer a nadie, excepto a Dios. Aunque no signifique nada para usted.
— Para mi Dios es una plaga.

Estoy en contra de las mujeres. Son imprevisibles. No hay nada estable en ellas, nada en que confiar. Son peligrosas. Lo único en común que tienen las mujeres es la menstruación.

Disculpe. Vengo de un lugar donde el mal es más difícil de detectar porque se encarna en las personas. Así podemos ver claramente el peligro de ser deformados por él.

La oscuridad es más tranquila. La tentación de caer en ella promete consuelo después del sufrimiento.

Sí que pienso en él, pero miro al "yo" que ha cometido un acto horrible, como una hermana que hubiese conocido por casualidad: “¡Hola hermana!” Es como si esas dos hermanas fuesen la fe y la suerte. Mi fe no puede excluir a mi suerte, pero mi suerte pude explicar mi fe.

No puedo vivir por mí misma porque me tengo miedo, porque soy el motor de mi propio mal.

¡No siento nada por nadie!

No eres diferente a los demás. Somos todos iguales, pero con palabras distintas, en cuerpos distintos, en versiones distintas ¡como los insectos!

— Sufro por los demás.
— ¡Hablas por los demás! Te llevas a sus mujeres.
— ¡Me llevo lo que me da la gana!

¡Lo que el hombre hace, Dios lo destruye!

¡No abras! ¡No abras! ¡No abras!

Frases archivadas en Drama, Horror, enviadas por .

nos envió estas frases

Lizeis pasó por la academia filosófica. Le gusta dibujar y escribir de vez en vez.


ha mandado las frases de 19 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco