Frases de la película Pandillas de Nueva York

Frases de la película dirigida por Martin Scorsese, estrenada en 2002, también conocida como Gangs of New York.

La sangre permanece en la navaja. Algún día lo entenderás.

- ¿Esto es todo, Cura? ¿El nuevo ejército del Papa? Un montón de perras y vagos.
- Sabes Bill, esta guerra es una batalla entre guerreros... no un montón de señoritas. Así que guerreros es lo que traje. La Guardia O'Connel, los feos sangrientos, los colas afiladas...
- Los matones.
- Los 40 ladrones.

Pues que sea sabido que la mano que intente sacarnos de esta tierra será instantáneamente cortada.

Nunca mires hacia otro lado.

No era una ciudad, realmente... más bien una fachada donde algún día, quizás se formaría una ciudad.

Bienvenido a América, hijo. Tu largo viaje ha terminado.

La calle Mulberry y Worth, Cross, Orange y Little Water. Cada una de las 5 Esquinas es un dedo. Cuando cierro mi mano se convierte en un puño y en cualquier momento que lo desee lo puedo volver en su contra.

Se debe mantener la apariencia de legalidad... especialmente cuando se está infringiendo.

Quedan los chicos del alba y los ángeles del pantano, que trabajan en el río saqueando los barcos. Tienen a los marineros secuestrados en la esquina sangrienta. Los colas afiladas fueron duros por un tiempo pero se han convertido en un montón de dandis. Van por la calle de los asesinos, luciendo como si fueran chinos. Maggie la gata infernal puso su tienda de licor pero se lo terminó bebiendo todo ella y acabó en la calle. Ahora vive de lo que puede. Hay otra pandilla que viene de alguna parte del viejo país. Tienen su propio lenguaje, nadie entiende lo que dicen. Les encanta pelearse con los policías. Y los caminantes nocturnos de la calle de los traperos te atacan por la espalda y te matan con sus manos. Dan tanto miedo y son tan feos que nadie puede hablarles pero quién sabe lo que dicen. Los del matadero y los tornados de Broadway no son más que unos parranderos. Y los pequeños 40 Ladrones... estuve con ellos por un tiempo hasta que fueron tomados por Cucaracha Venture y sus insectos de ojos rojos. Venture tiene un germen, si intentas dejar la pandilla dicen que se corta para echarte su sangre. No son más que una pandilla de criminales... Lo americanos conservadores pretenden ser una pandilla pero todo lo que hacen es hablar por las esquinas maldiciendo a Inglaterra.

La policía municipal se peleaba con la metropolitana. La policía metropolitana se peleaba con las pandillas callejeras. Había 37 brigadas de bomberos amateurs y todas se peleaban entre sí.

Me gustan los hombres que son capaces de arder por su botín.

- Y tú, como te llames. ¿Cómo te llamas?
- Amsterdam, Señor.
- Amsterdam. Yo soy Nueva York.

Un cadáver debe permanecer bajo tierra. Con un traje de madera, hasta el día de su resurrección.

Chanchullero es una persona que les roba a los vivos o a los muertos.

En el séptimo día, el Señor descansó. Pero antes de descansar, se agachó en cuclillas sobre Inglaterra. Y lo que salió de su trasero... fue Irlanda.

El pescador le pone un gancho a un palo para robar cosas por la ventana. El buceador roba los bolsillos en las iglesias. El rápido lleva a un muchacho a la cama con una chica y le vacía los bolsillos cuando están en ello. Jenny era una timadora.... una carterista... y una tórtola. Una tórtola va a la ciudad vestida como una sirvienta. Elige una casa hermosa y entra por la puerta de atrás. Te roba sin que la veas. Se requiere mucha sangre fría para ser una tórtola.

Siendo carnicero se aprende mucho. Estamos hechos de lo mismo: carne y sangre, tejidos, órganos. Me encanta trabajar con los cerdos. Lo carne más parecida a la del hombre es la del cerdo.

El pulmón bien, que no se te doble la cuchilla en las costillas. Muy bien. La arteria principal. Así se desangrará lentamente, tendrá tiempo para pensar.

Ustedes están aquí condenados por pillaje, juego ilegalrobo, alta traición, sodomía, estrangulación y entusiasta corrupción del bien común.

Nunca di un golpe sucio ni di vuelta a una carta. Que Dios me reciba como un amigo.

- La iglesia tiene servicios a las 6 y las 8.
- Váyase al infierno.

No estoy interesado en las sobras del Carnicero.

Ese documento lo convierte en ciudadano y éste en soldado del ejército de la Unión. Ahora ve y pelea por tu país.

Hablamos inglés en este país. ¿Para quién trabajas? ¿Ves este cuchillo? Voy a enseñarte a hablar inglés con este maldito cuchillo.

Quiere decir que si no eres fuerte, mejor que seas listo. No sé si has sido muy inteligente o muy estúpido... Pero sea lo que sea, recuerda esto: A pesar de todo, tu padre fue un hombre que amaba a su gente.

¿Alguna vez te tuve antes? Entonces no me llames por mi nombre.

- ¿Hay alguien en las 5 Esquinas con quien no hayas cogido?
- Sí, tú.

¿Sabes cómo me mantuve con vida tanto tiempo, todos estos años? Miedo. El espectáculo de actos terribles. Si alguien me roba, le corto las manos. Si me ofende, le corto la lengua. Si se levanta contra mí, le corto la cabeza y la clavo en una lanza. La pongo bien alta para que todos en la calle puedan verla. Eso es lo que mantiene el orden de las cosas. El miedo.

Tienes rabia de asesino, eso me gusta. Toda esa vida hirviendo dentro, eso es bueno. El Cura y yo vivíamos bajo los mismos principios. Sólo la fe nos separaba.

Cuando vino a acabar conmigo no pude mirarlo a los ojos. Él me perdonó la vida porque quería que viviera avergonzado. Era un gran hombre. Un gran hombre. Así que me saqué el ojo que miró hacia otro lado y se lo envié envuelto en papel azul. Me habría sacado los dos si pudiera permitirme estar ciego. Me recuperé con el corazón renovado y lo enterré en su propia sangre.

Ese fue el único hombre que maté que vale la pena recordar.

Caballeros, sean muy bienvenidos a este palacio de maravillas y entretenimiento. Donde las visiones serán las más imaginativas de los aromas del Sahara y las historias y los perfumes de Arabia les acompañarán en su diversión.

- ¿Sabes por qué usan mangas cortas?
- No. ¿Por qué?
- Así todos pueden ver que no tienen nada escondido.

- ¿Tienes agallas para darles un gran final?
- Tal vez cuando apuntes un poco más derecho.

- ¡Los pulmones, el hígado, la lengua, los riñones!
- ¡El estómago!
- ¡El corazón!
- ¿El corazón? ¡Este muchacho no tiene corazón!

Si nos juntamos todos no tendremos una pandilla, tendremos un ejército. Y todo lo que necesitamos es una chispa, sólo una chispa, algo que nos despierte a todos.

Un nativo es un hombre que está dispuesto a dar la vida por su país.

El pasado es la antorcha que guía nuestro camino. Por la ruta que nos mostraron nuestros padres...

Nuestra fe es el arma que más temen nuestros enemigos. Por ella levantaremos a nuestra gente contra quienes nos destruirían. Nos llamamos Conejos Muertos para recordar todo nuestro sufrimiento y como llamada a los que todavía sufren para que se nos unan sin importar lo lejos que estén de nuestro hogar común al otro lado del mar. Porque la unión hace la fuerza y salvará a nuestra gente.

¿Ya nadie habla inglés en Nueva York?

- ¿Tú dónde vas?
- Ya voté hoy.
- Voté por el Monje y Tammany, dos veces.
- ¿Dos veces? ¿Llamas a eso cumplir con tu deber de ciudadano? Ven conmigo.

- El Monje ya lleva 3.000 votos más de los votantes que hay.
- ¿Sólo 3.000? Que sean 20 o 30 mil. Más que una victoria, necesitamos triunfo romano.
- No tenemos más papeletas.
- Primera regla de la política: las papeletas no hacen los resultados sino quienes las cuentan. Sigan contando.

Maldito bastardo irlandés. ¿Por qué no lo queman, a ver si sus cenizas son verdes?

- Desafío.
- Desafío aceptado.

- Hay dos versiones en eso.
- De hecho hay muchas, Sr. Skamerhorn pero sólo una correcta, como en cualquier abuso de poder.

Siempre se puede contratar a media masa para que mate a la otra mitad.

A ti que ni el veloz puede esquivar, ni el fuerte escapar. Que mi espada devore hasta calmar su sed con sangre. Y que mi enemigo duerma para siempre. Porque tú eres el Dios castigador. Porque el Señor aplasta a los malvados.

Esta noche enterramos muchos votos aquí.

Mi padre me dijo que todo nacía de la sangre y las tribulaciones. Y así también le ocurrió a nuestra gran ciudad. Pero para aquellos que vivimos y morimos en esos días de furia, fue como si todo lo que conocíamos hubiera desaparecido. Hicieran lo que hicieran para reconstruir esta ciudad, por el resto de los tiempos sería como si nadie supiera que una vez estuvo aquí.

Frases archivadas en Crimen, Drama, Historia, Leonardo DiCaprio, Martin Scorsese, enviadas por .

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 220 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco