Frases de la película Oblivion

Frases de la película dirigida por Joseph Kosinski, estrenada en 2013, también conocida como Oblivion: El tiempo del olvido.

La Tierra, antes de la guerra. Nueva York, antes de que yo naciera. Un lugar del que solo he visto fotos.
Te conozco pero nunca nos han presentado. Estoy contigo pero no sé tu nombre. Sé que estoy soñando, pero siento que es más que eso. Siento que es un recuerdo. ¿Cómo puede ser?

Hace más de 50 años desde que los carroñeros destruyeron nuestra luna. Obligados a abandonar su planeta, se apoderaron del nuestro. Sin la luna, la Tierra cayó en el caos. Terremotos tumbaron ciudades en horas. Los tsunamis acabaron con el resto. Entonces vino la invasión. Hicimos lo que teníamos que hacer. Usamos las armas nucleares. Ganamos la guerra, pero perdimos el planeta. Lo dejamos radioactivo, mayormente inhabitable. Lo que quedó de la humanidad tuvo que dejar la Tierra. Construimos el Tet, nuestro control de misión. Una estación espacial temporal antes de emigrar a Titán... la luna más grande de Saturno. Todos están allá. Bueno, casi todos. Hasta acabar nuestra misión, Vika y yo hacemos nuestra labor. Protegemos las hidroplataformas que con vierten el agua de mar en energía para la nueva colonia. La supervivencia de la humanidad depende de ello.

Misión dice que hemos trabajado bien, que somos un equipo efectivo.

Vika tiene muchas ganas de irse. Yo no estoy seguro. No dejo de pensar que la Tierra, pese a todo lo que ha pasado la Tierra sigue siendo mi hogar.

- Torre 49, habla Control de Misión. ¿Cómo están esta hermosa mañana?
- Otro día en el paraíso, Sally.

- Leí sobre este juego. Lo jugaron aquí. El último Súper Tazón.
- No me digas que fue un juego clásico.
- Fue un juego clásico. Iban perdiendo por 4. El balón estaba en la yarda 50. Quedaban segundos de juego. Empieza la jugada y el Q B pierde el balón. Fue un desastre. Parece que el juego se acabó. Pero este quarterback recoge el balón. Se le acerca un muro de apoyadores de línea. Lanza un pase largo sin saber quién está del otro lado. Un "Ave María".
Hay 80,000 fans de pie, viendo el balón surcar el aire. Del otro lado hay un receptor novato, de los reservistas. Salta de entre la manada. ¡Touchdown!

- Las plataformas se llevan toda el agua. Cuando nos vayamos, solo tendrán polvo y radiación.
- Esto es una tontería. Nosotros ganamos la guerra.

"¿Cómo puede un hombre morir mejor que encarando lo imposible por las cenizas de sus padres y los templos de sus dioses?"

- Deberías venir conmigo un día, antes de irnos. Encontré un lugar que me gustaría enseñarte.
- Yo voy a enseñarte algo.

¡Los drones les están disparando a sobrevivientes!

- ¿Tienes recuerdos de antes de la misión? ¿De antes del borrado de seguridad?
- Nuestro trabajo no es recordar.

Estábamos pasándonos el balón y perdiendo. Así que decidimos tirar un pase largo.

Yo he ido a sus zonas de radiación. Si estás buscando la verdad ahí la encontrarás.

- Arriesgaste todas nuestras vidas. Todo. ¿Por qué crees que él es diferente?
- Ella cree que lo es.

- ¿Quién eres? ¿Qué me estás ocultando?
- Jack, yo--
- ¿Qué hacías en el Odyssey? ¿Cuál era tu misión?

No somos un equipo efectivo.

- Tú no tienes la culpa. Los drones son poco fiables. A veces las cosas salen mal.
- ¿"Salen mal"? La mataron.
- Ya lo sé, es una tragedia. Era una persona maravillosa. Jack, queremos traerte acá. Estoy autorizada para decirte que te vamos a asignar una nueva misión. A ti y a la sobreviviente. Hay mucho interés acá arriba. Tráela. Rendirán informes y luego todo es posible. Es hora de volver a casa, Jack. ¿Jack? ¿Jack?

- Estaba pensando... ¿por qué no bajas conmigo? A la superficie. Podríamos ir ahora mismo.
- ¿Ahora? ¿Hablas en serio?
- No vas a creer lo que hay allá abajo.
- Jack... tú conoces las reglas.

- Yo no soy él. Yo sé que no. Pero te he querido desde que tengo memoria. No sé de qué otra manera decirlo. ¿Sabes qué me dijiste una vez? Que cuando se acabara, me harías una casa a orillas de un lago. Nos pondríamos viejos y gordos juntos. Y discutiríamos. Quizá tomaríamos demasiado.
- Qué romántico.
- Y luego nos moriríamos y nos enterrarían en un prado junto al lago. Y el mundo nos olvidaría. Pero siempre nos tendríamos uno al otro.
- Me acuerdo.
- Esos recuerdos son tuyos, Jack. Son nuestros. Ese eres tú.

Tomaron uno de nuestros mejores hombres y lo volvieron contra nosotros. Sin alma. Sin humanidad. El Tet. Qué brillante máquina. Devorando un planeta tras otro para energía.

50 años de ver esas hidroplataformas dejar seco nuestro planeta. Hasta que un día te vi aterrizar. Para arreglar otro drone. Pero en los escombros ese día había un libro. Lo recogiste. Lo estudiaste. Y me pareció ver una manera. Cuando te paraste frente a ese drone y la salvaste a ella lo supe. Tú estabas ahí, en algún lado. Tenía que encontrar la manera de recuperarte.

- Esa es un arma enojada.
- No, solo es una máquina.
- Yo soy el arma.

- Me encantaría ver la cara de esa cosa cuando esto explote.
- Sería un viaje sin regreso.
- Sí, pero valdría la pena.

- Estoy detectando otro pasajero, Jack.
- Es Julia Rusakova, la sobreviviente del módulo que se estrelló.
- Declare su intención.
- Entregar a la sobreviviente, como me lo pidieron. Somos un equipo más efectivo.

Sueña con nosotros.

- Jack, no pude evitar notar que tu respiración y tu pulso han aumentado.
- Me emociona poder conocerte por fin.
- Ha habido un patrón de insubordinación últimamente.
- Sí.
- Me remuerde la conciencia.
- El análisis de tu voz indica que me estás mintiendo.

- No sé qué eres ni de dónde vienes pero quiero contarte algo que leí. Una historia de Roma... una ciudad que destruiste. Es un cuento clásico. Hubo un tipo, Horacio, que defendió un puente solo contra un ejército. Y lo que Horacio dijo fue: "¿Cómo puede morir un hombre mejor?".
- No tienes que morir, Jack. Ella no tiene que morir.
- Todos mueren, Sally. Lo importante es morir bien.
- Jack, ese no es el sobreviviente que me prometiste.
- No, no lo es. Lo que Horacio dijo fue: "¿Cómo puede morir un hombre mejor que encarando lo imposible por las cenizas de sus padres y los templos de sus dioses?".

- Yo te creé, Jack. Yo soy tu Dios.
- Vete al demonio, Sally.

Han pasado 3 años desde que vi tu cara. Me pregunto si me aparezco, de noche, en tus sueños. De día, como recuerdos. ¿Rondo en tus horas como tú rondabas en las mías? Y me pregunto si me ves cuando la miras a ella.

Si tenemos almas, están hechas del amor que compartimos. Sin que el tiempo lo opaque. Sin que la muerte lo confine. Durante 3 años busqué la casa que él construyó. Sabía que tenía que existir. Porque yo lo conozco. Soy él. ¿Quién es él? Soy Jack Harper. Y estoy en mi casa.

Frases archivadas en Acción, Aventura, Ciencia ficción, Misterio, Morgan Freeman, Tom Cruise, enviadas por .

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 220 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco