Frases de la película Nymphomaniac. Volumen 2

Frases de la película dirigida por Lars von Trier, estrenada en 2013, también conocida como Ninfomanía: segunda parte y Nymphomaniac: Vol. II.

- Tú no sabes quiénes eran esas mujeres, ¿verdad?
- No, pero una de ellas se parecía a la Virgen María ahora que lo mencionas.
- No era la Virgen María, te lo puedo asegurar. Por lo que me dices, debe haber sido Valeria Messalina, la esposa del Emperador Claudio, la ninfómana más famosa de la historia. Y la otra mujer la que estaba encima de la criatura era nada menos que la gran Ramera de Babilonia que montaba a Nimrod
en su forma de toro. Tu historia es como una recreación blasfema de la transfiguración de Jesús en el Monte Tabor, uno de los pasajes más sagrados de la Iglesia Oriental. En el que la luz divina de la eternidad
ilumina la humanidad de Cristo.

- Imagina cómo sería si, de repente perdieras el deseo de leer y todo tu amor y pasión por los libros y las cartas.
- Ni siquiera sé si puedo imaginarlo.

- No te excitan mis historias sucias porque no puedes identificarte con ellas. Nunca estuviste con una mujer.
- Eso es bastante acertado.
- Tampoco con un hombre.
- ¿Lo lamentas?
- Sí, pero por curiosidad. No por lujuria, como pensarías. Me considero asexual.

- Si generalizamos, podríamos decir que la Iglesia Occidental es la iglesia del sufrimiento y la Iglesia Oriental
es la iglesia de la felicidad. Si te imaginas un viaje mental desde Roma hacia el Este puedes sentir cómo te alejas de la culpa y el dolor y te acercas a la luz y a la felicidad.
- Pero dijiste que no creías en Dios.
- No, pero la religión es interesante como concepto, como el concepto del sexo. Pero no me verás de rodillas por ninguno de los dos.

- Fóllame por todos lados.
- No puedo, Joe. Lo siento.

- Te amo, Joe. Pero parece que no puedo satisfacerte como me gustaría. No te enojes, Joe. Esto
no significa que no continuaremos con nuestra vida sexual, que es muy importante para mí. Muy importante para mí. Cuando compras un tigre tienes que alimentarlo. Satisfacer sus necesidades ¿verdad? Lo que quiero decir es que tengo un tigre en mis manos.
- Dices que soy mucho para ti.
- No. Eres perfecta tal como eres. Estaba pensando si aceptarías que consiguiera ayuda para alimentarte. Eso es todo.
- Estás diciendo que debería tener sexo con otros hombres.
- Es una forma bastante cruel de decirlo, Joe, pero
- Es así.
- Exacto.

Descubrí que imaginarme un encuentro sexual en el que la comunicación verbal fuera imposible me excitaba enormemente.

Recordé que hacerlo en sándwich requiere mucha habilidad ya que aparentemente los hombres
pueden sentirse entre sí.

- Cada vez que una palabra se prohíbe le sacamos una piedra a los cimientos de la democracia. La sociedad demuestra su impotencia frente a un problema concreto al quitar ciertas palabras del vocabulario.
- Creo que la sociedad afirmaría que lo políticamente correcto es una expresión precisa de la preocupación democrática por las minorías.
- Y yo digo que la sociedad es tan cobarde como la gente que la integra que, para mí, son muy estúpidos para entender la democracia.
- Entiendo tu opinión, pero estoy en desacuerdo. No dudo de las cualidades humanas.
- Las cualidades humanas se pueden resumir en una sola palabra: Hipocresía. Veneramos a los que dicen
lo correcto con malas intenciones y nos burlamos de los que hacen lo contrario.

- Te explicaré las reglas. La regla número uno es que no tendré sexo contigo y no vamos a discutir sobre eso.
- ¿Qué ganas tú con esto?
- Eso es asunto mío y no quiero que vuelvas a mencionarlo. La regla número dos es que no hay una palabra de seguridad. Me refiero a que si decides entrar a la habitación conmigo no hay nada que puedas decir que detenga cualquier plan o procedimiento que tenga en mente.

No me interesa tu nombre. Aquí tu nombre es Fido.

Te golpearé 12 veces. No importa cuánto grites nadie te escuchará aquí abajo.

- No sé de dónde proviene nuestra sexualidad o de dónde provienen este tipo de tendencias. Probablemente de una perversión originada en nuestra niñez que nunca antes se manifestó.
- Por extraño que parezca, Freud dice lo contrario. Él habla de la perversión polimorfa del niño. Lo que postula es que en el niño existen todo tipo de perversiones. Y que a medida que crecemos, usamos la niñez
para reprimir o eliminar algunas de ellas. Básicamente, el niño es sexualmente polimorfo y los niños relacionan todo con la sexualidad.

Todo era muy sexual. Al moverme y retorcerme mientras me azotaba pude apreciar su inteligencia en la forma de atarme. Si trataba de escapar, los nudos se apretaban más y si me relajaba se aflojaban.

Si te vas esta noche no volverás a verme a mí o a Marcel.

- Por ser Navidad y por tu comportamiento de hoy te daré el máximo castigo romano de 40 latigazos.
¿Estás lista, Fido?
- Estoy lista.

- Me llamo Joe
- Hola, Joe.
- Y soy ninfómana.
- Adicta al sexo.
- Me llamo Joe y soy ninfómana.
- Preferimos decir adicta al sexo.

Querido grupo: no crean que fue fácil pero ahora entiendo que no somos iguales y nunca lo seremos. Yo no soy como tú que tienes sexo para sentir que te valoran y que podrías también renunciar a que te metan penes. Y no soy como tú. Lo único que quieres es que te la metan y no importa si es un hombre o si son toneladas de basura maloliente. Y definitivamente no soy como tú. Esa empatía que dices tener es una mentira porque solo eres la policía moral de la sociedad que debe borrar mi obscenidad de la faz de la tierra para que los burgueses no sientan repulsión. No soy como ustedes. Soy una ninfómana y me amo por serlo. Pero, por sobre todo amo mi vagina y mi lujuria sucia y obscena.

- Necesito empleados que puedan presionar levemente a aquellos que tienen asuntos, legales o ilegales, que arreglar con mis clientes. ¿Comprendes?
- Extorsión.
- No. Prefiero el término cobranza.

- Este era un hombre que nunca se rindió a su deseo y que logró reprimirlo hasta que lo saqué a la luz.
Había vivido toda su vida en negación y nunca había hecho daño a nadie. Creo que eso es admirable.
- Por más que intente no puedo encontrar nada admirable en la pedofilia.
- Eso es porque te concentras en el, quizá, cinco por ciento que le hace daño a los niños. El 95 por ciento restante nunca sale de sus fantasías. Piensa en como sufren. La sexualidad es la fuerza más poderosa de los seres humanos. Nacer con una tendencia sexual prohibida debe ser una agonía. El pedófilo que logra
vivir su vida con la vergüenza de su deseo y sin rendirse a él merece una maldita medalla.

Pude ver a un hombre que cargaba con la misma cruz que yo. La soledad. Ambos éramos marginados sexuales.

Mi padre encontró el árbol de su alma. Pero yo nunca encontré el mío. "Cuando lo veas, lo sabrás". Eso fue lo que me dijo.

No sé si fue amor lo que sentí cuando volví a ver a Jerome. Pero sentí algo y fue mucho más fuerte de lo que me hubiera gustado.

Me importaba poco si los celos son el miedo a compartir o a perder. Pero era un hecho que este sentimiento indigno que había suprimido por tanto tiempo volvía a apoderarse de mí.

Dicen que es difícil quitarle la vida a alguien. Yo diría que es más difícil no hacerlo. Para un ser humano matar es lo más natural del mundo. Fuimos creados para eso.

Toda la culpa que acumulaste fue demasiado para ti y reaccionaste de forma agresiva, casi como un hombre. Y te defendiste, te defendiste contra el género que reprimió, mutiló y mató a miles de mujeres, incluso a ti.

- En este momento mi adicción está muy clara para mí y tomé una decisión. Como dijo mi psicóloga
poco confiable, a pesar de que solo uno en un millón tiene éxito en eliminar de su mente, cuerpo y corazón
su sexualidad ahora pasó a ser mi objetivo.
- ¿Pero vale la pena vivir esa vida?
- Solo así puedo vivirla. Voy a defenderme contra viento y marea como un árbol deforme en una colina. Para hacerlo, voy a armarme de toda mi testarudez, mi fuerza, mi agresividad masculina. Pero, sobre todo,
quiero agradecerle a mi nuevo y, quizá, primer amigo. Gracias, Seligman.

Soy muy feliz de que el arma no se haya disparado y no me haya convertido en una asesina.

- ¡No!
- Pero has tenido sexo con miles de hombres.

Frases archivadas en Contenido explícito, Drama, Lars von Trier, enviadas por .

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 105 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco