Frases de la película Malèna

Frases de la película dirigida por Giuseppe Tornatore, estrenada en 2000

¡Esta tarde a las 5 el Duce hablará a la nación! ¡Se ordena a todo el mundo que encienda la radio! Se ordena a los propietarios de radios y gramófonos sacar las radios afuera. ¡Mussolini hablará a todos los italianos! Por orden del gobierno fascista se les autoriza a interrumpir su trabajo.

Yo tenía 12 años y medio un día de primavera de 1 cuando la vi por primera vez. Aunque soy mayor y mi memoria me juega malas pasadas, lo recuerdo bien. Ese dia, Mussolini declaró la guerra a Francia y Gran Bretaña y yo conseguí mi primera bicicleta. El cuadro "Maino", Los frenos "Atala" y el manillar "D'Ambrosio". El guardabarros "Bianchi". Una auténtica obra de arte.

- Pino, ¿crees que la hormiga sabe que morirá?
- ¿Quién sabe?
- Si es como tú, no se entera de nada.

Si quieres ser de los nuestros calla y mira.

- ¿Cómo se llama?
- ¡Chocholindo!
- ¡Lo que daria por pasar una hora con ella!
- Lástima que esté casada.
- Si no lo estuviera... ¿Cómo se llama?
- Malena, el chocho más caliente de Castelcuto.

- ¿Puedo follarme a su hija, viejo pedorro sordo?
- De acuerdo, pero rápido.
- Amo la honestidad más que la riqueza.

Mi submarino partiría a Malena en dos.

- Una vez me salté las clases y fui a casa de Malena. Estaba en la ventana y me llamó. Pensaba que quería que fuera a buscarle cigarrillos. Fui a que me diera el dinero y se le abrió la bata. Y ahí estaba como su madre la trajo al mundo. ¡Joder! Lo hizo adrede. Me provocaba. Fui un idiota, no supe aprovechar. La próxima vez me la tiraré.
- Dejará de fumar antes. Ahora sabe que no tienes huevos.

¿Sabes lo que dicen de los niños con pantalones cortos? ¡Pantalones cortos, polla corta!

Sólo lo llevó en su boda y ahora lo guarda para su funeral. Si le entierran con este traje, irá directo al cielo.

- Y dejas que tus amigos te peguen. ¡Cuando yo tenía tu edad, yo pegaba a mis amigos! Pero robarle los pantalones a tu padre y arreglártelos para ti, eso sí que no.
- Pero, papá, tú no lo entiendes.
- ¿Entender? ¿quien te ha dicho que hables?

El día que alguien aplaste el cráneo de "Nuestro Gran Lider"... entonces tendrás pantalones largos.

- Una mujer tan guapa y joven, sola aqui. Es un crimen.
- ¿De quién habla?
- De Malena Scordia, la nueva esposa de Nino.
- Debe tener a alguien, seguro...

¿Quien pone la mano en el fuego de que ya no tiene otro? ¡Nadie!

- Pero si no sabes el título, ¿cómo puedo ayudarte?
- Es una muy romántica... "Ma L'Amore No".

Señora Malena, mi corazon, en llamas le ha escrito muchas cartas y si no he tenido el valor para enviárselas ha sido sólo por no hacerle daño. Así que perdóneme, si le envío esta. Quiero que sepa que circulan muchos rumores por el pueblo, que dicen cosas malas sobre usted, que tiene un amante secreto. Sé que eso no es verdad. No tiene a nadie. Después de su marido, yo soy el único hombre de su vida.

- Profesor, ¿Puedo poner mi polla entre las tetas de su hija?
- ¿Puedo poner la mia en su boca?
- ¿Y la mia entre sus piernas?
- De acuerdo, ¡pero de uno en uno!

- No sé que le ven los hombres.
- Demasiado vistosa. Vulgar.
- Mi hijo dice que parece falsa.
- Mi marido dice que no la tocaría ni con una vara de diez metros.

Todos a fornicar y Dios a perdonar.

¡Te vas a quedar ciego!

A partir de ahora estaré a su lado, para siempre. Lo prometo. Dame sólo tiempo para crecer.

Cusimano, el dentista, está loco por ella. Un día se distrajo cuando ella pasaba y arrancó un diente sano en vez del malo.

He escuchado que el cura recibe muchas cartas anónimas que dicen que su amante es este y aquel. La voz del pueblo es la voz de Dios.

- Hijo mío, por lo menos el caldo. Te sentará bien.
- Pietro, lleva tres días sin comer.
- En la Unión Soviética no comen nunca.

- ¿De dónde ha salido el dentista?
- De los muslos de la viuda.

Mientras todos la desnudaban con los ojos resulta que el teniente y el dentista se la metían.

- ¿Entonces por qué Cusimano, un reputado profesional que incluso hace 5 años tuvo el honor de extraerle un diente al Duce, ha declarado públicamente que es su novio?
- Ha sido cosa suya. Yo no tengo nada que ver. Su marido está loco.

- ¿Cuál era su relación con el Teniente Cadei?
- Soy viuda, y mis asuntos y los del Teniente Cadei no tienen nada que ver con la ley.

La autopsia interpretativa de los hechos nos dice que la Sra. Scordia no ha cometido otro crimen que el de ser desventurada, estar sola ¡y ser bella! Ese es su crimen: ¡ser bella! Y de ahí las envidias, las patrañas, las ignominias que le han arrebatado incluso la confianza paterna. ¡Y a pesar de todo, aún suspira, por aquella tumba de guerra en el África oriental! Pero el pálpito dialéctico de nuestra audaz pero válida tesis tiene un sólo interrogante: ¿puede una mujer joven tras la odisea de la viudedad repentina esperar la protección de una nueva vida? ¿Tiene derecho a anhelar y escribir un nuevo final para su novela de amor? Señoría, los habitantes de Castelcuto responden: ¡Sí!

A ella la perdono porque lo hizo para pagar al abogado. Sólo una vez y nada más. Pero tú no has respetado el pacto.

Señora Malena.. alguien que sabía más que yo escribió que eI amor verdadero es el no correspondido. Ahora entiendo por qué. Hace mucho que no la veo salir de su casa. Pero mi amor es más grande cuanta más distancia.

¿Cómo podrá su piel blanca y lisa rozar la sudorosa piel de un viejo que nunca hace nada sin el permiso de su madre?

¡Tu hijo no está enfermo! ¡Se ha hecho un hombre! ¡Con una polla así, sólo quiere follar!

Pobre hombre, estaba mejor muerto.

...los que lucharon para miserables como vosotros no son héroes.

Estimado Sr Scordia, perdóneme si no tengo el valor de presentarme de hombre a hombre, pero no encuentro otro modo
de hacerle saber que soy el único que conoce la verdad sobre su mujer. No se disguste si nadie le habla. Mejor así. Lo que se oyen aquí son sólo maldades. Pero créame, la Sra. Malena ha sido una esposa fiel. Sólo le ha amado a usted. Esta es la pura verdad. Es cierto que pasaron cosas después. Pero entonces, ya llevaba tiempo muerto La última vez que la vi subía al tren hacia Messina. Buena suerte. Debería firmar como "un amigo", como todas las cartas anónimas, pero me llamo Renato.

- Está más ancha de caderas.
- ¿Qué mirarán? Que la dejen en paz.
- Tiene patas de gallo.
- Se ha engordado.
- Sigue siendo un monumento.
- No como antes.

Pedaleé como si huyera y en realidad huía de ella, de los sueños, de los recuerdos. Creía que tenía que olvidar Estaba seguro que conseguiría olvidar. El tiempo ha pasado y he pasado mi vida banalmente, he conocido a tantas mujeres y siempre me han dicho, "acuérdate de mí". Pero siempre las he olvidado. Aún hoy es ella la única que no he olvidado... Malena.

Frases archivadas en Comedia, Drama, Guerra, Romance, enviadas por .

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 220 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

  • Victor

    Ya al final de la pelicula, hubo una frase super buena q no sé porq no incluyeron… decia algo así como “…la dignidad, solo se recupera donde fué perdida.”

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco