Frases de la película Magia a la luz de la luna

Frases de la película dirigida por Woody Allen, estrenada en 2014, también conocida como Magic in the Moonlight.

- Brillante. Todavía eres el mejor del mundo.
- No gracias al grupo de Neandertales con los que trabajo.
- No has cambiado. Un genio con el encanto de una epidemia de tifus.

La vida es desagradable, tosca y breve, como dijo el filósofo.

¿Sabes?, no sé a quién aborrezco más. A aquellos que usan simples trucos para engañar a los inocentes o a los inocentes que se merecen lo que tienen por estúpidos.

¿No sabe que los científicos son los más fáciles de engañar?

- De todos mis sobrinos, tú eres el único, Stanley que no es aburrido hasta el punto de la perfección.
- No podría estar más de acuerdo.
- Si tuvieras una disposición más apacible, hasta tendrías amigos.

No hay un mundo espiritual, y si lo hubiera no sería una pequeña gitana americana la bendecida para conocerlo.

- Es difícil de explicar. Recibe vibraciones mentales.
- ¿Qué, le vibra la cabeza?

- Estoy segura que el Sr. Taplinger no cree en el mundo oculto.
- Al contrario. Creo que es un buen lugar para abrir un restaurante.

Siempre supe que en la vida hay más que lo aparente. ¿Cómo puede ser que lo que vemos sea todo? Qué creencia desoladora. ¿Por qué Dios se habría tomado tanto trabajo si todo se convierte en nada? Sophie es una prueba viviente de que el mundo está lleno de cosas ocultas. Es una criatura tan inspiradora.

Diría que tiene un clásico desorden neurótico de la personalidad. Padres brillantes que no congeniaban. Muy cercano a su tía. Obsesionado con la mortalidad. No cree en nada. No le encuentra sentido a la vida. Un perfecto depresivo con todo sublimado en su arte. Y es menudo artista. Comenzó como escapista. Interesante elección. Si alguien alguna vez quiso escapar de la realidad...Pero, como Freud no se dejará seducir por pensamientos infantiles solo porque son más reconfortantes. Un hombre muy infeliz. Me gusta.

- Buenas noches. Entiendo que habrá una sesión espiritista esta noche.
- Esperaba el momento y ahora dice que los planetas están alineados.
- ¿Y con qué tienen que estar alineados? ¿Sus vértebras?

- ¿Vienen? Iremos a escuchar música hot.
- ¿Música hot?
- Vamos, Sophie. Creí que había dicho que este trabajo mental era agotador.
- Lo es, pero me encanta la música hot.

Aunque deprimentes, los hechos sobre la existencia son los hechos. No hay un mundo metafísico. Lo que vemos es lo que hay. Creo que Nietzsche se deshizo del
tema de Dios convincentemente.

- Sería más feliz si yo fuera un fraude porque así su visión del mundo no sería perturbada.
- Al contrario. Si supiera cuánto deseo que no sea una impostora.

- Siempre ha sido un científico militante. A los 6 años, uno de los sacerdotes
locales más amorosos dijo que Stanley era el único niño destinado al infierno.
- ¿Y por qué aún vas a Italia y pagas un dineral por bañarte en agua no más medicinal que la que sale de tus propias cañerías?
- No entraré en ese debate contigo. Te conviertes en una bestia.
- Veo que aún compras esta estúpida panacea.
- Es una mezcla medicinal... sulfuro, melaza y cebada.
- Es asqueroso y no hay prueba de su valor. Tal vez como vomitivo. ¿Soy la única persona cuerda que queda en el planeta?

- ¿Puedes creerlo? Le toca serenatas.
- Me suena muy romántico, pero tú no sabes de esas cosas. Significaría unirte a la raza humana.

- Comienzo a cuestionar mi propio sentido común.
- Yo siempre he cuestionado tu sentido común. Siempre has estado tan seguro
acerca del mundo, Stanley. Siempre intenté enseñarte que no sabemos. Realmente, no sabemos. Solo somos pobres, limitados seres humanos. El pez no sabe quién cambia el agua de la pecera.

- ¿Dónde ha estado toda mi vida? ¿Cuándo se dio cuenta de que tenía este extraordinario don?
- Muy joven. De adolescente.
- ¿Y lo vio como un modo de hacer dinero?
- Bueno, mi padre nos abandonó. Éramos muy pobres.

Dígame, con todos sus poderes de pronosticación ¿podría haber predicho la primera vez que me vio haciendo desaparecer un elefante que un día usted y yo terminaríamos en un observatorio celestial desierto durante una tormenta en el sur de Francia?

- ¿Decidiste aceptar la propuesta de matrimonio de Brice?
- Bueno, me está presionando mucho.
- Yo aceptaría, si fuera tú. Se lógica. Una don nadie sin educación de una ridícula ciudad, milagrosamente dotada sin ningún logro propio que ahora ha desarrollado
un gusto por el lujo, yates, autos...
- Sabes, Stanley no estoy tan desesperada como tú me describes. De hecho, ha habido una cantidad de hombres importantes que se han enamorado de mí.
- ¿En serio?

- Mañana daré la conferencia de prensa sobre ti.
- Dime... Stanley aparte de mi don que ha cambiado tanto tu vida ¿no has tenido en el tiempo que hemos pasado juntos ningún otro pensamiento sobre mí?
- Ya te lo dije, estoy encandilado contigo.
- No digo como mística. Digo como mujer.
- ¿Como mujer?
- Qué pregunta extraña. Técnicamente, nunca te he mirado como mujer. Diste vuelta las cosas, y ahora me siento humillado y orgulloso.
- ¿Estás orgulloso de mí?
- No, de mí, por ser tan grande como para admitir que estuve equivocado y fui
un tonto todos estos años. He sido bastante snob y grosero. Condescendiente sobre la fe de las personas.
- Entonces, nunca pensaste en mí como una mujer.
- Siempre supe que no eras de mi mismo sexo, si a eso te refieres. Y bastante bonita de ver, comparativamente. He descubierto a varias desagradables
médiums, criaturas horribles.
- ¿Entiendes que estoy considerando seriamente casarme con Brice Catledge?
- Estarías loca si no lo hicieras.

¿No es suficiente que hayas abierto mis ojos a la dicha de vivir? Conquistaste mi mente. ¿También necesitas conquistar mi corazón?

- Demasiado perturbado para un té. Tal vez, pueda conseguir un whisky.
- Mejor idea.

No solo fui un escéptico un no creyente, sino algo mucho peor. Un hombre con desprecio por la gente que se entrega a la idea de que hay una especie de padre benévolo allá arriba. Siempre dije que era un pensamiento infantil para primitivos todas esas esperanzas sobre el propósito de la vida, un sentido más grande que todo nuestro sufrimiento converja en un plan mayor. Pero si lo que vi
recientemente es real entonces, no tengo todas las respuestas. Y es posible incluso lógico, que estemos aquí por un plan para servir a un ideal mayor.
Y que Tú puedas ser real.
Y aunque no tengo derecho a esperar nada mi tía a quien amo, está en peligro mortal. Y te pido te pido...
Un momento.
Este es el más estúpido montón de necedades que escuché en mi vida. Mi sentido común me dice que estoy cayendo en un seductor pantano de engolosinados disparates porque deseo que mi tía esté bien.
Esa chica es una impostora.

Imaginé que si rezaba, mis plegarias serían atendidas.

- ¿Pensaste en rezar? Nunca imaginé que escucharía esas palabras.
- Y mi última esperanza, por así decirlo, era que si pasaba lo peor y mi
tía Vanessa tristemente fallecía tú podrías contactarme con ella en el mundo espiritual. Eso puso una sonrisa en mi cara.

- ¿Por qué debería sentir remordimiento?
- Por embaucar a un amigo de toda la vida.
- Yo lo veo diferente. Embaucar es lo que nosotros hacemos. Debes entender
que desde niños yo fui el segundón de este egomaníaco, egoísta...
- ¿Genio?
- Sí, él es un genio y yo resulté ser un mero mortal. Pero ahora, después
de años de seguirle los pasos y, lo admito, de envidia y resentimiento Finalmente pude ganarle una al gran Wei Ling Soo. Engañé al hombre que no puede ser engañado.

La conducta inadmisible no contradice mi visión de la humanidad.

La vida no es justa, Howard. Siempre digo, como regla general, es bastante desagradable. Por Sophie empecé a sucumbir al pensamiento mágico. Y por un tiempo, fui realmente feliz. Pero como un tonto. La felicidad no es la condición natural humana.

- Eres una impostora, como siempre lo supe en mi corazón. Solo espero no haber malgastado demasiado tiempo contigo.
- Te comportas como un pomposo cascarrabias. Te jugamos una elaborada broma. Nadie salió lastimado.
- Mi reputación se resentirá, me tomaron por tonto.
- Tu reputación es todo ego. Se nos fue de las manos, pero no pasó nada desagradable. Eras feliz. Por una vez disfrutaste de la vida. Viste el mundo como
lo ven los optimistas. Nos reímos juntos. No digas que malgastaste tu tiempo conmigo. ¿Qué hubieras hecho? Sentarte en tu cuarto y barajar cartas frente al espejo.
- Todo mi optimismo era una ilusión.
- Estoy leyendo el libro del filósofo alemán que me diste. No entendí mucho, pero dice que necesitamos ilusiones para vivir.
- Te refieres a mentiras.
- Fuiste más feliz dejando entrar algunas mentiras a tu vida.

- Me quedaré con mi tía hasta que esté recuperada, luego adiós.
- ¿Y no me perdonarás?
- No puedo perdonarte, solo Dios puede hacerlo.
- Pero dijiste que Dios no existe.
- Precisamente, mi punto.

- Lo que no me mata, me fortalece. Lo dijo un gran hombre.
- No el tipo de "Dios ha muerto".
- El mismo.
- Creo que se equivoca. Lo que no nos mata nos hace sufrir como locos.

- ¿O estás diciendo que amo a Sophie Baker?
- ¿Yo? Nunca mencioné a Sophie.
- Creí que apuntabas a eso.
- ¿Sophie? ¿Esa impostora que te tomó por un tonto?
- Exacto. Esa desgraciada.
- ¿Por qué sugeriría que te enamoraste de ella?
- Nunca se sabe qué sucede en tu retorcida cabeza.
- La sola idea de esa engañosa americana telépata y tú...
- Lo sé. Desafía la razón.
- Tú, una criatura racional, un hombre de intelecto.
- Sin duda.
- Ciertamente, nada trivial.
- No, cuando menos. Y apenas si es de la misma clase que Olivia. La comparación me hace reír. Olivia es una mujer de talento y encanto. Sophie es una vulgar estafadora que vive de una mentira en otra. No entiendo cómo puedes compararlas.
- Bueno, no pongas ideas en mi cabeza. Eso está lejos de mí. Claro, ella viene
de circunstancias difíciles. Es muy fácil juzgar a las personas que han nacido en condiciones más difíciles que las de uno. La vida es dura. Hay que hacer lo que
hay que hacer para sobrevivir.
- Bien dicho.
- Y a veces la gente elige mal y luego se arrepiente, aunque no hayan hecho
ningún mal serio. ¿Quién no tuvo una metida de pata en la vida? Y hay una cualidad bastante atractiva en Sophie. A pesar de su comportamiento desagradable.
- Sí, su sonrisa es bastante ganadora. Claro, depende del valor que uno le dé a lo físico. Yo estimo virtudes más altas. La belleza del alma. Aunque sus ojos son bastante bonitos de mirar. Y puede ser divertida, en las circunstancias adecuadas.
- Pero Olivia es una mujer educada, cultivada. Que se conduce con tu genio artístico.
- Sí, ahora mi genio debe ser considerado. En teoría, no hay razón para
preferir a Sophie sobre Olivia.
- Yo diría lo contrario.
- Entonces, tu sugerencia de que sea honesto con Olivia y le diga que, aunque
parezca irracional me enamoré de Sophie, es una idea absurda. Es demencial. Aún así, no puedo evitar sentirlo...
- Que amas a Sophie. Sí, entiendo. Estás confundido y desconcertado porque tu tonta lógica te dice que deberías amar a Olivia.
- ¿Tonta lógica?
- Y, aún así, parece insignificante cuando estás cerca de Sophie.
- ¿Qué estás diciendo?
- Que el mundo puede tener o no propósito pero no está totalmente falto de algún tipo de magia.
- Tengo sentimientos irracionales positivos por Sophie Baker. Es como presenciar un truco que no puedo entender.

- Una vez me dijiste que no desespere hay esperanza para mi cerebro.
- Tal vez fui un poco cáustico.

Stanley, eres brillante con un mazo de cartas pero terrible proponiendo matrimonio.

- Usa la cabeza. No somos una pareja hecha en el cielo. Y como ya has dicho
muchas veces cuando el corazón manda a la cabeza, viene el desastre.
- Pero el hecho es que te amo. Y en algún lugar de tu oscuro y confundido corazón criminal te importo.

- Me casaré con Brice Catledge. Tú me lo aconsejaste.
- Nunca sigas mis consejos. ¡Soy un gran excéntrico!
- Brice me adora. Y me ofrece una vida de viajes emociones y lujos.
- Te venera y tú no quieres eso. Te aburrirás. ¿Navegando a las Islas griegas? ¿Y Bora Bora?
- Solo son rocas en el océano. Es con quién vas.

- Sabes que me gustas mucho, Stanley. Hasta empecé a enamorarme de ti. Pero cuando tú me mostraste lo irracional que eso era y lo probaste con lógica geométrica...
- La geometría nunca fue mi fuerte.
- Después de todo, ¿qué puedes ofrecerme? ¿Malhumor? ¿Insultos? ¿Quejas pesimistas sobre lo horrible que es la vida para todos?
- Cerca de ti, no soy melancólico.
- Porque te hice creer que hay algo más que lo aparente.
- No, no he perdido mi pesimismo. Pero tú, eres como un oasis en un triste desierto. Y en cuanto a lo que puedo ofrecerte una vida con un genio brillante e inteligente. Debo irme.

¡No me quedaré, sombrero en mano, esperando que una estafadora de medio pelo sea mi novia! Si no aceptas ahora, retiro la oferta. ¿Me oyes? Tú, irritante liliputiense. Estás desperdiciando tu pasaporte al paraíso.

- Esa sinvergüenza podría haberme tenido pero en cambio, eligió a Brice Catledge.
- Bueno, él es millonario y buen mozo.
- Hubiera sido más feliz conmigo.
- Entonces, finalmente, la perdiste.
- Es triste, porque realmente había algo entre nosotros. Una una química, una magia. Dije química o magia porque creo que la amé desde el primer momento que posé los ojos sobre ella. El amor a primera vista es un tipo de magia, ¿no?
- Necesitas un trago. ¿Qué quieres?
- Whisky, por favor. Finalmente, demostró ser una tonta.
- ¿Eligiendo a un buenmozo millonario en vez de a ti? Bueno, puede recuperar
la sensatez. Las mujeres cambiamos de opinión sobre esas cosas.
- Demasiado tarde. Retiré la oferta. No me dejaré avasallar por grandes ojos y una sonrisa. Aunque ella es mucho más. Pero tuvo su oportunidad y dijo que no.
- ¿Dices que si cambia de opinión no la aceptarías?
- Es demasiado tarde.
- No puedes ser tan testarudo.
- Supongo que si despierta y se da cuenta lo feliz y divertida que sería su vida conmigo lo mucho que he llegado a amarla. Pero no me demostró nada. ¿No te dio ninguna señal de que le importas? Si me hubiera dado una señal la habría cargado en mis brazos y me habría casado con ella. Todo lo que buscaba
era una señal.
- ¿Sophie? ¿Te casarías conmigo?

Frases archivadas en Comedia, Emma Stone, Romance, Woody Allen, enviadas por .

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 105 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco