Frases de la película M, El Vampiro de Düsseldorf

Frases de la película dirigida por Fritz Lang, estrenada en 1931, también conocida como El vampiro negro y M - Eine Stadt sucht einen Mörde.

Espera solo un ratito, de negro el monstruo vendrá, sólo con su cuchillito a ti te rebanará.

Si están cantando, sabemos al menos que están bien.

- Qué pelota tan bonita, ¿cómo te llamas?
- Elsie Beckmann.

El peligro a menudo se esconde tras una atractiva carnada: un caramelo, un juguete, una fruta pueden ser las armas del asesino.

Ciertamente usted y sus hombres actúan bien, no obstante sin resultados, debemos tener resultados. ¡Resultados!

No olvide que este trabajo es muy estresante, sobre todo cuando los éxitos son tan escasos.

¡Si los ciegos pudiesen escuchar el color!

¿Sabes cómo enloquece la gente en relación al sujeto que provoca una redada cada noche? Especialmente las chicas. Seguro, ellas tientan... pero créame, cada una se siente madre en su corazón. Conozco un montón de malhechores que se enternecen cuando ven a un niño. Si atrapasen a ese bastardo le torcerían el cuello.

Esta noche hay más policías que putas en las calles.

El mejor hombre entre Berlín y San Francisco.

No lo han atrapado aún, pero los perros pueden matar lobos.

Alguien ajeno a nosotros está jorobando nuestros asuntos. Operativos policiales, diarios, buscando al asesino de niños, interfieren con nuestros negocios.

Nosotros hacemos el trabajo que se debe hacer para vivir. Pero ese monstruo no tiene derecho a vivir. ¡El debe desaparecer!

Estoy seguro que se trata de un hombre que pareciera capaz de matar a una mosca. En su estado normal, podría incluso jugar a La ronda con los niños o a las cartas con su mujer. Por lo demás, asesinos como Grossmann o Haarmann no podrían vivir por años, como lo hicieron sin que sus vecinos llegasen a sospechar de ellos.

¡La ayuda del público no conduce a pistas! ¡Sólo un montón de cartas con las acusaciones más increíbles! Sin credibilidad. ¡Llaman a la policía cuando el recolector de basura cruza el patio! ¡Pero cuando necesitamos información precisa, no recuerdan nada! No han visto nada. Esa es la ayuda del público.

La mayoría de la gente no siente que le concierne. A la mayoría no le parece que la desaparición de un niño es su problema.

La dificultad de resolver un problema como este proviene de que el criminal y la víctima están conectados sólo por casualidad. Un impulso instantáneo es lo único que motiva al asesino.

De ahora en adelante ningún niño dará un paso sin que esté vigilado.

Deja de roncar, despertarás a los piojos.

Cuidado con las luces y no caminen como elefantes.

Soy inocente, como un bebé recién nacido.

Es sorprendente lo que uno puede recordar si uno se queda solo por unas cuantas horas.

Yo tengo el dudoso honor de defenderlo legalmente. Pero me temo que no le seré de mucha utilidad.

No tengo control sobre mí mismo, ¡el fuego, las voces, la tormenta!

El acusado ha dicho que él no puede ayudarse a sí mismo. Es decir, él está obligado a matar. Y si ese es el caso, él ha pronunciado su propia sentencia de muerte. Alguien que admite ser un asesino compulsivo, debe ser apagado, como una vela.

Es esa profunda obsesión la que hace que mi cliente no sea responsable. Y nadie puede ser penalizado por algo que no puede controlar. Quiero decir que este hombre está enfermo. Un hombre enfermo debe ser puesto al cuidado de los médicos, no ejecutado.

- ¿Puede prometer que será curado?
- ¿Para qué sirve el asilo entonces?
- ¿Qué pasaría si escapa?
- ¿Sí, o si le dan de alta como inofensivo?
- ¿Y qué si la compulsión por matar regresa? Otra cacería humana por meses. El párrafo 51 de nuevo. El asilo, luego otra fuga o le dan de alta. Entonces la compulsión otra vez y así sucesivamente.

Nadie puede matar a un hombre que no es responsable de sus acciones. Ni el estado ni mucho menos usted. El estado debe velar porque ese hombre se cure y no constituya un peligro para sus conciudadanos.

Nunca ha tenido niños ¿no? De modo que no ha perdido a ninguno. Pues si supiera lo que se siente al perder uno. ¡Pregúntele a los padres! Pregúnteles por los días y noches que tuvieron que vivir sin saber qué pasaba. Y luego, cuando finalmente supieron... ¡Pregúntele a las madres!

¿Usted cree que ellas tengan misericordia?

Intentan silenciarme. No puedo permitir que un crimen se cometa en mi presencia. Exijo que a este hombre se le garantice protección legal. Exijo que este hombre sea entregado a la policía.

En nombre de la ley...

- En nombre del pueblo...
- Esto no nos devolverá a nuestros hijos.
- Nosotros también deberíamos mantener estrecha vigilancia sobre nuestros niños.

Frases archivadas en Crimen, Thriller/Suspenso, Vampiros.

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 233 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!
Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco.