Frases de la película Los imprevistos del amor (Love, Rosie)

Frases de la película dirigida por Christian Ditter, estrenada en 2014

Diles que este es que este debe ser... uno de los días más felices de mi vida.

- Primero, tienes que relajarte. Ignórala. Haz como si no te importara.
- Sabes, en eso tengo práctica.
- En segundo lugar, tienes que hacerle sentir que viste algo en ella que nadie más ha visto. Como su alma.

Sé que las amistades chico-chica a veces pueden ser complicadas pero sabes que puedes contar conmigo cuando necesites hablar.

- ¡El condón se perdió dentro de mi vagina y ahora no puedo encontrarlo!
- Es más información de la que necesitaba.

- Hola. Soy Dick.
- Por supuesto que lo es.

- ¿Quién te lavará la ropa? ¡Nunca comerás! ¡Es ridículo!
- Tienen comida en Estados Unidos, mamá, y supongo que lavadoras.

¿Sabes cuál era la frase favorita de tu abuela? "No es para gente como nosotros". Cuando nos contaste tu plan, fue lo primero que me vino a la mente. Podía escuchar su voz diciéndolo en la habitación. No quiero que esa voz ronde por tu cabeza, jamás.

- Eres maravillosa, Rosie. Puedes conseguir cualquier cosa, si te lo propones.
- Pero si voy a Boston, mamá nunca volverá a hablarme.
- Si no vas, seré yo quien no volverá a hablarte. La decisión es tuya.

"Querida Srta. Dunne, ¡enhorabuena! Nos complace ofrecerle una vacante en la universidad de Boston".

- Bueno. Me he sentido mal todos los días. Tal vez me podrías dar una píldora o algo.
- ¿Diarrea?
- No.
- ¿Fiebre?
- No.
- ¿Dolor estomacal?
- No.
¿Tuviste algún atraso?
- Sí.

PRUEBA DE EMBARAZO

- No.
- ¿Eres virgen?
- No, pero tomé la píldora del día después.
- 90% de seguridad, 10% de errores.

Procura que no te mate un terrorista. O que la cabina pierda presión y salgas volando. O te estampes con una bandada de pájaros. ¡En serio!

- Si se lo hubiese pedido, no se habría ido y hubiera arruinado su vida también. ¿Con qué propósito?
- Qué noble. Yo habría obligado a quedarse, a ese desgraciado.
- ¡No, no! Él no es el padre. Es otro perdedor.

- Mudarme a Boston, estudiar, conseguir un buen trabajo volver a los 27 años y abrir un hotel. Y luego casarme y tener hijos.
- Toda una vida planeada como un guion.

- Y ahora el embarazo, parir, ser madre a tiempo completo despedirme de la carrera, vivir de una pensión, engordar, perder pelo.
- Bueno, sería mejor que te suicidaras. Puedo conseguirte las drogas.

- Su barriga hará erupción, habrá sangre y entrañas. Y saldrá un alienígena que te arrancará la cabeza con los dientes.
- ¡Basta, quietos los dos! El embarazo es algo sagrado.

- Ser chica apesta.
- Sí.

- Todavía recuerdo el viaje de regreso del hospital cuando tú naciste. Pusiste el grito en el cielo todo el maldito camino. Tenía tanto miedo que me pasé tres semáforos en rojo. Perdí mi licencia.
- Nunca me lo habías contado.
- No eras parte del club.

En la batalla para conservar la cordura debes recordar seguir las reglas.

Número uno: Nunca amamantes a tu hijo en un lugar público.

Dos: Nunca sacudas a Katie en las rodillas después de alimentarla.

Tres: Trata de no llorar cuando ella llore.

Y cuatro, la más importante de todas. Nunca pienses que los problemas no están a la vuelta de la esquina.

- Pensé que te habías ido a Boston con Alex.
- No, no, no. Me di cuenta de que si algo hay que aprender es sobre niños.

- Toda mi vida gira en torno a dar de comer, eructos y pañales. Solo puedo pensar en caca. Cuánta, cuándo, de qué color.
- Espero que te refieras a la de ella.

Creo que el no contártelo fue una manera de mantener el sueño vivo, ¿sabes? Al menos había alguien ahí que todavía me veía como Rosie. Y no como esta extraña y nueva persona en la que me he convertido.

- Todos se preguntan por qué el británico guapo parece tan triste.
- Lo siento.
- Es hora de que te des cuenta de que estás aquí con nosotros. Y que podemos ser divertidos.

- Y aquí tenemos mi póster preferido de Volver al futuro.
- Se vería tan especial en el baño.

- Soñé que era una flecha. La puntita de metal de una flecha zumbando en el aire.
- ¿CÓMO TE SENTISTE?
- EXTRAÑO.
- NO TE PREOCUPES. SIEMPRE SUEÑAS ESAS COSAS.
- TE EXTRAÑO, ROSIE. POR FAVOR, VEN A VERME, ¿DE ACUERDO?

- Esto debería estar en un museo.
- No es nada. Solo huevo de codorniz y espárragos en masa filo con crema de salsa de rúcula.

- Esta imagen es una de mis favoritas. Cómo expresar ese momento efímero cuando ves algo a través del ojo de la cámara. Es como el amor a primera vista. Te paraliza. De repente, lo reconoces exactamente como lo que es.
- Un montón de mierda.

- Quería verte. Por el amor de Dios, ¡eres mi mejor amiga!
- O, quizá, necesitabas que alguien de tu antigua vida te enseñe la verdad.
- ¿Qué verdad?
- ¡Eres un desastre, Alex! ¡Toda esta situación es un maldito y enorme desastre!
- ¿Yo, un desastre?
- ¡Y no lo asumes!

- Quiero conocerla, Rosie. Soy su padre.
- ¿Padre? Y, precisamente, ¿qué te hace pensar que eres merecedor de ese título? ¿Eso? ¿Dónde estabas, "papá", cuando se despertaba con cólicos todas las noches, los primeros meses? ¿O cuando se le cayó su primer diente o dio sus primeros pasos?

Sólo quiero pertenecer a alguien, Ruby. Estoy cansada de esperar. Y me siento bien con él. Somos una familia.

- ¿Cómo está la ruborizada novia?
- Como un conejo loco.
- No te lo tomes a mal, cariño. Pero si tienes la más mínima duda, incluso ahora, solo dilo. Nos iremos de aquí, con la cabeza en alto.

Así que, mis padres han vendido todo y se van de mochileros mientras yo me quedo en casa molestando a una niña de 12 años por usar lápiz labial. En serio, ¿necesitas más pruebas de lo arruinada que está mi vida?

- Acaban de ascenderme a recepcionista.
- ¡Felicidades!
- ¡Pero tú! Tú éxito es maravilloso.
- Acabo de llegar de Marruecos. Mañana parto de vuelta a Nueva York, Boston, Chicago. Es una pesadilla.
- Me duele en el alma.

- ¿Podrías enviarme Evian a mi habitación? Es la única agua que puedo beber. Tres botellas. ¿Y servicio de limpieza dos veces al día?
- Desde luego.
- Así de arruinada está tu vida.

Cuando me enteré, el tiempo se disipó. De repente volví a ser aquel chico perturbado que admiraba como un héroe al maravilloso padre que tenías.

Te mereces que alguien te ame con cada latido de su corazón alguien que siempre esté ahí por ti y que ame cada parte de ti.

CON CARIÑO, ALEX.

Querida Rosie, no puedo creerlo. Aquí estoy por fin caminando por la costa mediterránea. Perdí la cuenta de los años que he esperado este momento. De alguna manera la vida se interpuso. Y todo fue bueno, no me arrepiento ni un minuto pero olvidamos nuestros sueños bajo nuestras responsabilidades. Sé que tú también tienes los tuyos y que a veces debes sentir que se han ido para siempre. Pero estoy tan orgulloso de la mujer en la que te has convertido, Rosie y de la madre que has sido para Katie. Lo que una vez dije sobre ti sigue siendo verdad. Puedes conseguir cualquier cosa si realmente te lo propones. Así que, sigue persiguiendo tus sueños, ¿lo harás, cielo? Por mi bien, papá.

- ¿Cómo puede alguien simplemente dejar de existir?
- Quién carajo sabe.
- Al menos, hizo todo lo que quería. No olvidó sus sueños.

- ¿Eres feliz con él?
- No hay mucho de lo que esté segura en mi vida pero esta familia de alguna forma, haremos que funcione. Así que, supongo que la única palabra que responda a tu pregunta sería: ¡Sí!

"Rosie... Te mereces que alguien te ame con cada latido de su corazón. Alguien que siempre esté ahí por ti y que ame todo de ti, sobre todo tus defectos. Sé que Katie necesita a su padre. No quiero entrometerme. Así que si esto es un error simplemente ignóralo y te prometo que nunca lo volveré a mencionar. Greg no es hombre para ti, Rosie. Es la segunda vez que dejo que te me vayas de las manos. Deja de tener miedo y asume el riesgo. Sé que puedo hacerte feliz. Llámame si sientes lo mismo. Con cariño, Alex".

Cada vez que algo va mal en mi vida, solo tengo que mirarte y eso pone todo en perspectiva.

Le propuso matrimonio en un barco.cEs como Kate y Leonardo en esa escena en la cubierta. En el Titanic.

- Un placer conocerte, Ruby.
- Igualmente.
- ¿Quieres casarte conmigo?
- Sí.
- ¿Qué? ¡No es justo! ¡No puede ser tan fácil!

Alex puede emborracharse hasta una concentración de alcohol casi letal como descubrí en mi 18º cumpleaños cuando decidió que una noche de tequilas era la forma de festejarlo. Saben que cuando la gente dice que está muy borracha que no recuerdan nada de esa noche uno siempre dice: "De ninguna manera, imposible". Pues créanme, es posible.

Elegir a la persona con quien compartirás tu vida es una de las decisiones más importantes que tomamos. Sin duda. Porque si te equivocas tu vida se vuelve gris. Y a veces... A veces ni siquiera lo notas hasta que te despiertas una mañana y te das cuenta de que han pasado los años. Ambos sabemos lo que es eso, Alex. Tu amistad llenó mi vida de maravillosos colores. Siempre fue así, incluso en los peores momentos. Y soy la persona más afortunada del mundo por ese regalo. Espero no haberlo dado por hecho. Pienso que quizá lo hice. Porque, a veces, no te das cuenta de que lo mejor que te ha pasado en la vida está ahí, delante de tus narices. Pero está bien, también. En serio. Porque entendí que no importa donde estés ni lo que hagas o con quién estés. Yo siempre honesta y sinceramente te amaré con toda mi alma. Como una hermana quiere a un hermano y una amiga a un amigo. Siempre salvaguardaré tus sueños, Alex. No importa lo raros o retorcidos que sean. Así que, por favor brindemos todos, por la novia y el novio. ¡Por la novia y el novio!

Si lo rechazas ahora la misión de su vida será ir en búsqueda de la chica más bonita y perfecta del mundo para tratar de olvidarte. Acabará casándose con esa otra mujer y pasando el resto de su vida a su lado. Y se dirá a sí mismo que ella es perfecta. Y tendrá la obligación de ser feliz. Pero tú no serás ella, ¿sabes?

- Bueno, yo... supongo que necesito una habitación.
- ¿Trajiste equipaje?
- No. Lo he olvidado.
- Y tu mujer--
- No vendrá conmigo. Ambos sabíamos que no estaba bien.
- ¿Con vista al mar o al jardín? Yo recomiendo el mar.
- Pues que sea el mar. Una habitación con vista al mar.
- Ruby, ¿te importaría acompañar a nuestro huésped a su habitación?
- Por favor.
- Lo siento, jefa. En este momento estoy muy ocupada ordenando los archivos.
- Por favor, sígame.

- Soñé algo extraño en el avión.
- Deja que adivine. ¿Eras la pinza de los cinturones de seguridad? No, ya sé. ¿Eras la válvula de esos molestos ventiladores que te echan aire frío encima? Nunca los pude apagar.
- ¡No! No, yo era yo. Y tú eras tú justo donde estás ahora, perfecta. Y te tomé en brazos, como hacen los hombres. Así. Y dije: "Rosie Dunne, ¿puedo llevarte al baile?"
- Mejor tarde que nunca.

Frases archivadas en Basadas en libros, Comedia, Romance, enviadas por .

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 220 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco