Frases de la película Los hombres blancos no saben saltar

Frases de la película dirigida por Ron Shelton, estrenada en 1992, también conocida como Los blancos no la saben meter y White Men Can't Jump.

- ¿Aquí jugaban "El Rey" Faroo y "El Pato" Johnson?
- Son los mejores jugadores que ha habido aquí.
- Eso es porque aún no me has visto.

Les voy a decir algo. No es que quiera presumir, pero soy lo máximo.

Tu mamá es tan pobre que la vi pateando una lata. Pregunté qué hacía y dijo que mudándose.

Hasta los perros tienen sus días de suerte. Te sacaste la lotería.

Detecto el olor del dinero.

Esto es baloncesto al aire libre. No es como tus clubes privados. Al tirar, tomas en cuenta el viento. Aquí, el viento puede desviar la bola 10-15 cms. para cada lado. Pero tú no sabes nada de eso.

¡Duele ser tan bueno!

Si no meto este tiro voy a seguir siendo un zoquete. Pero si tú fallas habrás sido derrotado no una vez sino dos por un zoquete blanco, lento, y tarado.

No te hagas ilusiones y nunca te decepcionarás.

- ¿Cuánto me amas?
- Te amo hasta el infinito.
- No es suficiente.
- Infinito es el número más grande.
- No lo es.
- ¿Qué es más grande?
- Infinito más dos.
- Te quiero hasta el infinito más dos.
- Qué estúpido eres, Billy. Debiste haber dicho: "infinito más infinito".
- Te amo hasta el infinito más infinito.
- Hay un número más grande.
- Me rindo.

- Te amo, pero no quiero morir por tu deuda.
- Nuestra deuda.
- De quien sea. No quiero que me maten.

500 dólares. Y tú puedes escoger al que sea de aquí. ¡Al que sea!

Si somos hermanos, viejo. Te juro que yo nunca había visto a este cara pálida.

Los blancos no pueden oír a Jimy. Uds. lo escuchan.

- ¿Sabes qué? Tienes una mujer linda.
- No le pongas las manos encima.
- Dije que era linda, no que la quería tocar.
- La tocas y te parto el trasero.
- Mira nada más. Se están empezando a aclarar las cosas. En la cancha, eres muy calmado. Frío, un hielo. No te pueden sacar de tu juego, no, no. Todas las habladurías de los negros te tienen sin cuidado. Pero cuando se trata de tu novia, las cosas son muy diferentes. Mírate. Ni siquiera he coqueteado con ella y tú ya lo estás pensando.
- Cállate.
- Esto me gusta. Es bueno saber estas cosas. Ya conozco tu punto débil. Eres un blanco típico.

Prefieres Lucirte y perder que ganar sin estilo.

Cuando dije que tenía sed mi intención no era que me trajeras un vaso de agua.

Los hombres siempre quieren resolver los problemas de las mujeres. Así se sienten omnipotentes.

- Si tengo sed, no quiero que me traigas agua. Quiero que me comprendas. Quiero que digas: "Gloria, yo también sé cómo se siente tener sed. Yo también he tenido la boca seca". Quiero forjar un lazo contigo a través de la comprensión del concepto de la sequedad bucal.
- ¿Todo eso venía en la misma revista?

Te mataríamos, pero queremos el dinero.

- Quiero esta casa.
- Yo también. Pero está cara. Quieren dos meses más un depósito.
- Voy a trabajar.
- No, no, no. Yo tengo muchos trabajos. Tengo lo de televisión por cable, lo de los techos, lo de la pintura. La construcción está lenta, pero saco del baloncesto para comer.
- El baloncesto no es un trabajo.

Me estoy hartando de tu cara. ¿Tu madre te tiró cuando eras chico?

- Somos mejores que ellos. ¡Le he ganado a tipos 10 veces mejores!
- Ya lo sé. Fue culpa mía.
- No fue culpa de nadie. A veces el balón no entra.

- ¿Te hablaron de "Jeopardy"?
- Todavía no. Pero voy a necesitar un vestido bonito, para cuando me llamen.

Estudié "Mujeres Famosas" y "Comida Que Empieza con Q" No te imaginas cuántos alimentos empiezan con la letra Q.

¿Perdiste todo nuestro maldito dinero?

Fue una trampa. Sidney te estafó.

Un hombre no puede pedir que le devuelvan su dinero.

- Las reglas de los hombres son: Si ganas, ganas. Si pierdes, pierdes. Pero bajo ninguna circunstancia pides tu dinero de regreso.
- ¿Por qué no?
- No es parte de las reglas.
- Yo tengo mi propias reglas. ¿Quieres oírlas? A veces cuando ganas, en realidad pierdes. Y a veces cuando pierdes, en realidad ganas. O cuando ganas o pierdes, en realidad empatas. Y a veces cuando empatas, en realidad ganas o pierdes.

- Hay unos tipos aquí que dicen que les robaste su dinero. Pasen.
- Ah, carajo. No, no le robé su dinero. Lo estafé.

- Los Stucci nos siguen persiguiendo.
- Es una historia triste. De veras, y lo siento. Pero no te voy a dar el dinero. Sin embargo, estoy dispuesta a discutir otros arreglos.

Yo no hago estafas con gente deshonesta. Yo no hago eso.

Nos podemos olvidar de ellos. No hacen más que discutir acerca de sus horribles madres.

- ¿Qué carajos es eso de "negros sacan"? ¿Acaso eres racista?
- Es su camiseta, no su piel.

Busqué "jugador de baloncesto" en el diccionario. Decía: "tú no".

Están molestos. ¡Yo estoy inspirado!

¿Has tomado clases de vuelo? Voy a subir al 7mo. piso y te voy a dejar caer.

¿Qué sabes tú de pases por atrás? Apenas puedes pasar una píldora.

Voy a ganar. ¡Me voy a plantar en ese maldito programa y voy a ganar, porque estoy más saturada de información inútil que ningún otro ser humano en la Tierra!

¡¿,Quién es James K. Polk?! ¡¿Cuántas lunas tiene Plutón?! ¡¿Qué es el membrillo?! ¡Es un alimento que, en inglés, empieza con "Q"! ¡Y tengo 7 más! ¡No puedo creer que hayas perdido el maldito dinero!

- Un hombre nunca debe mostrar desesperación. Es poco práctico. Y, la verdad, me parece carente de estilo.
- Prefiero ganar sin estilo...

- Mete una canasta desde ahí. Si la metes, dejo entrar a tu novia. Si no, me das tu auto.
- No hay problema.
- Billy, muchacho. Esto es Ghana. Tú, amigo, la tienes que meter en Sudán. Y tirando de gancho.

Si Gloria vuelve contigo, que sería un milagro no metas la pata. ¿Está bien? Escúchala. Las mujeres saben muchas cosas. Aunque no sepas de qué está hablando, tú escúchala con atención.

Nunca te traeré agua. Cuando estés sedienta, en la cama Sabrás que yo entiendo la sequedad bucal. Y me compadeceré de ti, por la noche o la mañana. Y si me vuelves a dar tu amor, no seré tan descuidado. A fornicar, corazón.

- ¿Estás pensando en apostar mi dinero?
- ¿Tu dinero? Corazón, me lo diste.
- ¡Para buscar trabajo!

- Te voy a decir cuatro palabras. "Escucha a tu mujer".
- ¿Qué demonios significa eso? ¡Yo quería escucharla! ¡Tú me convenciste de que no!
- No me costó trabajo.

- ¿Cómo supiste que con un pase elevado yo iba a poder clavar la bola?
- Porque a veces hasta los perros tienen su día de suerte.

- ¿Les diste $20?
- Seguro. Si yo no cuido a mis hermanos, ¿Quién los va a cuidar?

Frases archivadas en Comedia, Deportes, Drama, enviadas por .

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 220 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco