Frases de la película Los Excéntricos Tenenbaums

los-excentricos-tenenbaums

Frases de la película dirigida por Wes Anderson, estrenada en 2001, también conocida como The Royal Tenenbaums.

- ¿Se van a divorciar?
- Por ahora, no. Pero esto no tiene buen aspecto.
- ¿Aún nos quieres?
- Claro que sí.
- ¿Aún quieres a mamá?
- Mucho. Pero me pidió que me fuera y debo respetar su postura.
- ¿Es culpa nuestra?
- No. No. Está claro que el tener hijos nos ha costado ciertos sacrificios, pero no.
- Dios mío, no. ¿Y por qué quiere que te vayas?
- Realmente, ya no lo sé. Tal vez no le haya sido tan fiel como debiera.

Margot Tenenbaum fue adoptada cuando tenía dos años. Su padre siempre lo decía cuando la presentaba.
- "Esta es mi hija adoptiva, Margot Tenenbaum."

Los niños Tenenbaum interpretaron la primer obra de Margot la noche del cumpleaños número 11 de ella. Habían acordado invitar a su padre a la fiesta.
- ¿Qué te ha parecido, papá?
- No me ha parecido creíble.
- ¿Estaban bien desarrollados los personajes?
- ¿Qué personajes? Solo había niños, disfrazados de animales.

- ¿Por qué tiene que recalcar una crítica que no eres un genio?
- ¿Piensas que por encima de todo no soy un genio? Ni siquiera lo has pensado, ¿no?
- Sencillamente, no uso esa palabra a la ligera. Tengo que colgar, Eli.

La mujer de Chas, Rachael había muerto en un accidente de avión el último verano. Chas y sus dos hijos, Ari y Uzi iban en el mismo vuelo y sobrevivieron. Así como su perro que fue hallado en una jaula a miles de kilómetros del choque. Últimamente se preocupaba más y más por su seguridad.

- Sería más ventajoso para tu estado civil que fueras legalmente soltera. Dadas las circunstancias.
- ¿Qué quieres decir?
- A efectos fiscales. Yo creía-- - ¿Etheline?
- ¿Sí?
- ¿Quieres casarte conmigo? Te quiero. ¿Lo sabías?
- No, no lo sabía.
Desde su separación, había tenido muchos pretendientes. Pero no había considerado a ninguno de ellos hasta ese momento.

No es una cuestión de impuestos, ¿verdad?

Es cierto. No sé por qué te lo he planteado así.

- Tienes visita, cariño.
- ¿Quién es?
- Soy yo, cielo. Raleigh dice que pasas 6 horas al día encerrada aquí viendo la tele y metida en la bañera.
- Lo dudo.
- No creo que sea muy sano, ¿no? Ni que sea inteligente tener un aparato eléctrico al lado de la bañera.
- Lo he atado al radiador.
- No puede ser muy bueno para la vista.

- Chas ha vuelto a casa.
- ¿Qué quieres decir?
- Ari, Uzi y él van a quedarse una temporada conmigo.
- ¿Por qué los dejas?
- No lo sé exactamente, pero creo que está muy deprimido.
- Yo también.
- ¿Tú también qué? Pero, ¿por qué es necesario?
- Porque me agobia la rutina y necesito un cambio.

- ¿Tienes un momento?
- ¿Qué haces aquí?
- Necesito un favor. Quiero pasar tiempo contigo y con los niños.
- ¿Estás loco?
- Espera.
- ¡Deja de seguirme!
- Quiero recuperar a mi familia.
- Pues no puedes. Lo siento, pero es demasiado tarde.
- Me estoy muriendo. Estoy muy mal. Me quedan seis semanas. Me estoy muriendo.

Esa noche, Etheline tuvo a todos sus hijos viviendo juntos por primera vez en 17 años.

El día siguiente, Richie se levantó al alba. Había decidido que los pájaros no debían estar enjaulados. Le dio tres sardinas a Mordecai y lo soltó.

- No pareces muy enfermo, papá.
- Gracias.
- ¿Qué tienes?
- Un cáncer muy grave.
- ¿Cuánto vas a durar?
- No mucho.
- ¿Un mes? ¿Un año?
- Unas seis semanas. Déjenme ir al grano. Ustedes tres y mamá son lo único que tengo. Los quiero más que a nada. Chas, déjame acabar. Me quedan 6 semanas para arreglarlo todo con ustedes y quiero hacerlo. ¿Me darán una oportunidad?
- No.

- Quiero disculparme por lo del otro día, por declararme.
- ¿Por qué? Me pareció muy tierno.
- Ya sé que no soy tan interesante como otros con los que has estado Franklin Benedict, el general Cartwright...tu ex marido.
- Eso es ridículo.
- Pero siento que puedo ofrecerte tanto como ellos. Sé que no me expresé muy bien, pero--
- Jamás me interesó Franklin Benedict, ni Doug Cartwright. En cuanto a Royal, es el más--
- ¿Henry? Henry, ¿estás bien? -
- Estoy bien. En fin, avísame cuando tomes una decisión.
- Henry, espera. Lo siento. Estoy muy nerviosa.
- No te preocupes.
- Gracias.
- ¿Por qué estás tan nerviosa?
- Si quieres que te diga la verdad, llevo 18 años sin acostarme con un hombre.

- ¿Qué le pasó a tu dedo?
- No importa. Se los diré. ¿Sabían que soy adoptada? Pues lo soy. A los 14 años, fui en busca de mi familia. Viven en Indiana.

" Ahora, coloca ahí uno de esos troncos, hermana Maggie."

- ¿Intentaste coserlo?
- No valía la pena.

- Podrías haber jugado 3 años más como profesional.
- Probablemente. Ese partido era muy importante para mí, financiera y personalmente.
- ¿Por qué te viniste abajo ese día?

"El Sr. Gandhi va ganado 40 a 15. Richie Tenenbaum lleva 72 errores. Juega el peor tenis de su vida. ¿Qué sentirá en este momento? No lo sé. Algo va mal. Se quita las zapatillas y una media y creo que está llorando.
Tienes razón. ¿A quién mira en el palco de amigos? A su hermana Margot y Raleigh St. Clair. Se casaron ayer."

- Me extrañó que dijeras que estabas enamorado de ella.
- Está casada, sabes.
- Sí. Y es tu hermana.
- Adoptiva.

- No me gusta como tratas a Raleigh.
- ¿Qué dices? Ni siquiera lo conoces.
- Creo que no merece--
- No te metas.
- Se la estás jugando con ese aprovechado de Eli Cash. Eso no está bien. Solías ser una genia.
- No es verdad.
- Es lo que decían.

- Sé que estás muy unido a Margot y que la entiendes mejor que nadie. ¿Puedo sincerarme contigo? De acuerdo.
- Creo que está teniendo una aventura. Estoy literalmente destrozado. No sé en quién confiar. ¿Me aconsejarías?
- No lo sé. ¿Qué quieres hacer?
- No lo sé. ¿Buscar al tipo y partirle la cara?
- No. Había pensado--
- ¿Quién crees que puede ser?
- Ahora mismo no lo sé.

- Chas tiene a los niños encerrados como a conejos.
- Tiene sus razones.
- Lo sé, pero no puedes enseñarles que hay que temer a la vida. Tienes que enseñarles a ser temerarios.
- Me parece un consejo horrible.
- No es verdad. Aprendemos boxeo y autodefensa.
- No hablo de clases de baile. Hablo de tirarle un ladrillo al parabrisas de un coche salir a armar alboroto.
- ¿Qué quieres decir?

- Él me salvó la vida. Hace 30 años, me apuñalaron en un bazar de Calcuta.
- Me llevó en hombros al hospital.
- ¿Quién te apuñaló?
- Él. Habían puesto precio a mi cabeza. Él era asesino a sueldo. Me clavó una navaja en las tripas.

- No te acerques a mis hijos.
- Llevaba años sin entrar aquí.
- ¿Me escuchas?
- ¡Sí, te escucho! Creo que estás en medio de una depresión. No te has recuperado de la muerte de Rachael.

- ¿Cómo te sientes?
- Lo estoy pasando en grande. Discutiendo, gritando y confundiéndome. Cada minuto con ellos es maravilloso. Quiero darte las gracias por criar a nuestros hijos.
- De acuerdo.
- No bromeo. Siempre les diste prioridad, ¿verdad?
- Lo intenté. Últimamente pienso que no me salió tan bien.
- No te culpes. Yo fui quien les falló.
- O tal vez no fuera culpa de nadie.
- ¿Por qué te traíamos sin cuidado, Royal? ¿Por qué no te importábamos?
- No lo sé. Me avergüenzo de mí mismo. Pero te diré una cosa. Tienes más empuje, pasión y agallas que cualquier otra mujer que haya conocido.
- ¿Por qué sonríes?
- Por nada.
- No.
- ¿Qué es lo gracioso?
- Nada. Son esas expresiones tuyas. No sé de qué hablas, pero lo tomo como un cumplido. Eres lo máximo, Ethel. De verdad lo eres.

- Tiene cáncer.
- No, no tiene.
- Yo sé cómo es un cáncer de estómago. Lo he visto. No te comes tres hamburguesas con queso al día con papas fritas. El dolor es insoportable.
- ¿Cómo lo sabes?
- Mi mujer lo tuvo. Y no hay ningún Dr. McClure en el Colby General. No hay ningún Colby General. Cerró en 1974.
- Mierda.

Sé que soy el malo de la historia pero quiero decirles que estos 6 días han sido los mejores de mi vida.

- No seas tan duro con los chicos, Chassie. No quiero que te ocurra lo mismo. Esta enfermedad, la proximidad de la muerte me han afectado mucho. Me siento una persona diferente.
- Papá. No te estabas muriendo.
- Pero voy a vivir.

- Todos están en mi contra.
- Es culpa tuya.
- Lo sé. Pero maldita sea, quiero que esa familia me quiera.

- Ya no estoy enamorado de ti.
- No sabía que lo hubieras estado.
- No compliquemos aún más las cosas.
- De acuerdo.
- ¿De acuerdo qué?
- De acuerdo, yo tampoco estoy enamorada de ti.
- Ya lo sé. Estás enamorada de Richie lo cual es enfermo y asqueroso.
- ¿Le envías tus recortes a mi madre? ¿Y tus notas de la universidad?
- Deja de menospreciarme. Hasta que empecé a tener buenas críticas, no me hiciste ni caso.
- Las críticas no son tan buenas.
- Pero las ventas sí.

Voy a suicidarme mañana.

- ¿Por qué intentaste suicidarte?
- No lo presiones.
- Escribí una nota.
- ¿Sí?
- En cuanto recobré el conocimiento.
- ¿Podemos leerla?
- No.
- ¿Puedes parafrasearla?
- Creo que no.
- ¿Es deprimente?
- Claro. Es una nota de suicidio.

- Me has metido los cuernos. Lo sé. Muchas veces.
- Lo siento.
- Y por poco matas a tu pobre hermano.
- ¿Qué dice?
- No importa.
- Se está acostando con Eli Cash.
- Dios mío.
- ¿Me das un cigarrillo?
- ¿Qué?
- ¿Te lo repito?
- Tú no fumas.
- Ya lo sé.
- Y fuego. Au revoir.
- ¿Cuánto tiempo llevas fumando?
- Veintidós años.
- Creo que deberías dejarlo.

- Tengo que decirte algo.
- ¿Qué?
- Te quiero.
- Yo también te quiero. No puedo dejar de pensar en ti.
- Me fui y fue aún peor. No sé qué hacer.
- Vamos a tumbarnos un momento.
- ¿Es la bolsa de dormir que llevamos al museo?
- ¿Por qué lo hiciste? ¿Por mí?
- Sí, pero no es culpa tuya.
- No vas a hacerlo otra vez, ¿no?
- Lo dudo.
- Tendremos que estar enamorados en secreto y dejarlo así.

- ¿Ahora son ascensoristas?
- Sí, acabamos de empezar. Nos darán un aumento cuando nos sindiquemos.
- ¿Qué te llevó a hacerlo?
- Estamos quebrados. Pero en contestación a tu pregunta quería demostrar que podía enmendarme y todo eso. Solo espero que alguien se fije.

- Me preguntaste por qué me vine abajo ese día. Creo que conozco la respuesta y quiero tu consejo.
- Claro. ¿Margot Tenenbaum?
- Sí.
- ¿Desde cuándo?
- Desde siempre.
- ¿Ella lo sabe? ¿Y cómo se siente?
- Creo que se siente confusa.
- Lo entiendo. Probablemente sea ilegal.
- No lo creo. No existen lazos de sangre.
- Es verdad.
- Está mal visto.
- ¿Pero qué no lo está hoy en día? No sé. Tal vez funcione. ¿Por qué no? Se quieren nadie sabe qué va a pasar, así que... ¿Sabes algo? No me hagas caso. Nunca la he comprendido. Ni a ninguno de nosotros. Ojalá pudiera decirte qué hacer, pero no puedo.
- Está bien.
- No, no lo está. ¿Sigues considerándome tu padre?
- Claro que sí.
- Ojalá tuviera más que ofrecerte en ese campo.
- Lo sé, papá.
- Por cierto, no te culpo. Es preciosa y muy inteligente.

- Tengo algo para ti, Ethel. Lo he hecho.
- ¿Qué es?
- Es un divorcio.
- ¿De ti?
- Sí.

Solo falta que Sánchez presente los papeles. Te quiero. Felicitaciones a ambos. Me pareció poca cosa cuando lo conocí pero ahora lo entiendo. Es todo lo que yo no soy.

- ¿Qué estás masticando?
- Mi inhalador de nicotina. Se supone que te ayuda a dejarlo.
- ¿Funciona?
- No realmente.

- ¿Puedo decirte algo?
- De acuerdo.
- Me han considerado un imbécil durante toda mi vida. Es mi forma de ser. Pero me sentiría mal si pensara que no me perdonas.
- No pienso que seas un imbécil, Royal. Solo eres un hijo de puta.
- Te lo agradezco.

- He tenido un año muy duro, papá.
- Lo sé, Chassie.

- Me pregunto qué le habrá pasado.
- No lo sé.
- A veces, cuando tienes una experiencia traumática se te vuelve el pelo blanco.
- Estoy segura de que se recuperará.

Royal tuvo un infarto a los 68 años. Chas lo acompañó en la ambulancia y fue el único testigo de la muerte de su padre. En su testamento, estipuló que su funeral tuviera lugar al anochecer.

Entre las pocas cosas que dejó a sus herederos estaba una enciclopedia británica guardada en el Lindbergh Palace a nombre de Ari y Uzi Tenenbaum.
Nadie habló en el funeral y la pierna del Padre Peterson aún no había sanado pero todos coincidieron en que a Royal el acontecimiento le habría parecido de lo más satisfactorio.
¡Fuego! ¡Fuego! ¡Fuego!
ROYAL O'REILLY TENENBAUM MURIÓ TRÁGICAMENTE RESCATANDO A SU FAMILIA DEL NAUFRAGIO DE UN BUQUE DE GUERRA

Frases archivadas en Comedia, Drama, Wes Anderson, enviadas por .

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 105 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco