Frases de la película Lady Bird

Dirección: .
Actuación: , , .
Género: Comedia, Drama.
Estreno: .
Otros títulos: Lady Bird: Vuela a casa.

"Quien quiera que hable sobre el hedonismo en California jamás ha pasado una Navidad en Sacramento".

JOAN DIDION

- Me gustaría vivir algo.
- ¿No lo estás haciendo?
- No. Lo único excitante del 2002 es que es un palíndromo.

La compañía de tu padre está despidiendo gente a montones. ¿Supiste eso? No, por supuesto que no porque tú no piensas en nadie más que en ti misma. Y el Sagrado Corazón ya es un lujo.

- Quiero ir donde esté la cultura como Nueva York, o por lo menos Connecticut...
- ¿Cómo fue que crié una chica tan snob?
- ...o New Hampshire, donde los escritores viven en el bosque.
- De todas maneras no podrías acceder a esas escuelas.
- ¡Mamá!
- Ni apruebas tu examen de conducir.
- ¡Porque no me dejaste practicar lo suficiente!
- De la manera en que te esfuerzas... o de la manera en que no te esfuerzas ni siquiera vales la matrícula estatal, Christine.
- Mi nombre es Lady Bird.

- Adoro este vecindario.
- Sí, es muy lindo.
- Si viviera aquí, definitivamente me casaría en el jardín. Traería amigos todo el tiempo para estudiar y comer snacks. Diría: "Mamá, me llevo los snacks arriba a sala de televisión".
- Tendría mi propio baño.

- Voy a aplicar para un par de universidades de la Costa Este. Necesito que me ayudes con las solicitudes de ayuda financiera pero mamá no debe saberlo.
- Nosotros... ¿No son muy caras?
- Primero, sí. Por eso la ayuda financiera. Segundo, tengo que entrar primero.
- Mamá no estará feliz.
- Por eso no quiero discutirlo hasta no sea necesario.

- Lady Bird.
- ¿Es el nombre que te dieron?
- Sí.
- ¿Por qué está en comillas?
- Bueno, me lo di yo misma. Me fue dado, por mí.
- De acuerdo. Adelante, Lady Bird.

- Felicitaciones.
- A ti también. Entramos las dos. Todos los que audicionamos entramos. El papel que conseguí es como si no hubiera entrado. Ni siquiera sé cómo quedé en mi parte.
- Yo tampoco. Yo era la que tenía un vestido y una canción preparada.
- Lo sé.
- Ahora tú tendrás romance con Danny en el escenario. Probablemente sea mi única oportunidad en algo así, ¿sabes?

- Tú... ¿Tú vives en el vecindario?
- No. Yo soy del lado equivocado de las vías.

- No entiendo por qué no soy buena en matemáticas. Mi papá es muy bueno en matemáticas. Hasta Miguel tiene un título en matemáticas.
- Tal vez es por culpa de tu mamá.

- No puedes dejar así tu habitación.
- No lo hice.
- Ninguna de estas cosas fueron ordenadas bien. No están bien. Ahora, Christine.
- Ordené mi ropa. Me llamo Lady Bird.
- No me mientas. Este uniforme va a parecer basura el lunes. No está bien. No podemos tratar así a la ropa. No sé qué hacen tus amigos ricos--
- ¿Por qué te importa lo que hago con mi ropa?
- Tu padre no tiene trabajo. Perdió su trabajo. ¿Quieres que venga él y te lo explique? Claro, quizás no lo haga igual. Él es el Sr. Bueno...
- ...y yo siempre debo ser la mala.

- ¿Quieres saber la verdad? Esta es la verdad. Alguno de los padres de tus amigos podrían emplear a tu padre y no van a hacerlo si pareciera que su familia es basura. ¿Entiendes?
- ¿Alguna vez fuiste a dormir sin ordenar perfectamente tu ropa? ¿Alguna vez? ¿Y no deseas que tu madre no se hubiese enojado?
- Mi madre era una alcohólica agresiva.

- Entonces aplicarás para la Universidad de California y escuelas estatales.
- Sí, pero también a esas escuelas de arte liberales de la Costa Este como Yale, pero no Yale, porque probablemente no ingrese.
- Claro que no podrías ingresar. Parte de mi trabajo es ayudarte a ser realista.
- Sí, parece ser el trabajo de todos.

- Sabes, puedes tocar mis pechos, ¿sí?
- Lo sé. Es que te respeto demasiado para eso.
- Muy bien. Genial. Lo entiendo. Gracias.
- De nada.
- Si tuvieras senos, yo tampoco los tocaría. Te respeto tanto porque te amo.
- Yo también te amo.

- Si Danny y yo nos casamos, y luego su abuela muere. Heredaría la casa de sueño.
- ¿No les quedaría a sus padres?
- Sí. Tendríamos que matarlos y también tendríamos que matar a sus hermanos mayores.

- Adelante, papá.
- ¿Cómo supiste que era yo?
- Mamá no toca la puerta.
- Tienes razón.

- Oye. No te pago por flirtear.
- No estaba flirteando.
- Ojalá lo hubieras estado haciendo.

- Hola, Kyle. Lady Bird y yo acabamos de decorar el auto de la monja. Como si se acabara de casar con Jesús.
- Es muy peligroso. Lo que hicieron requiere valentía.

- Tu mamá está loca. Le tengo miedo.
- No está loca. Ella tiene, ya sabes, un gran corazón. Es muy cálida.
- No creo que tu madre sea cálida.
- ¿No?
- No. No, es cálida. Sí.
- Pero también da un poco de miedo.
- No puedes dar miedo y ser cálida.
- Creo que se puede. Tu mamá lo es.
- Eres gay.
- ¡Carajo! ¿Podrías no decírselo a nadie, por favor? Lamento mucho todo. Estoy tan avergonzado de todo eso. Es que... será algo difícil y necesito un poco de tiempo para resolver cómo se lo diré a mis padres y--
- No te preocupes. No diré nada.

- Lady Bird. No puedes trabar la puerta cuando hay solo un baño.
- Perdón, perdón, perdón. Es que este es el único sitio donde puedo tener privacidad.
- ¿Realmente tienes que usar dos toallas?
- No.
- Supongo que no. Si necesitas usar dos toallas debes decírmelo porque esto me cambia todo el día. Porque debo lavar la ropa antes del trabajo y necesito saber si hay más toallas para lavar.
- Solo necesito una. Perdón.
- Bueno, déjame usar el espejo. Ya me tengo que ir.
- ¿Cuándo cree que es normal tener sexo?
- ¿Estás teniendo sexo?
- No.
- En edad universitaria está bien. Creo que en edad universitaria y con protección como hablamos.
- De acuerdo. ¿Papá está deprimido?
- ¿Por qué lo preguntas?
- Las píldoras. Tienen el nombre de papá.
- Hace años que papá tiene problemas de depresión.
- No lo sabía.
- El dinero no es el boletín de la vida.
- ¿Está deprimido por el dinero?
- El ser exitoso no dice nada. Solo significa que tienes éxito.
- Sí, pero eres exitoso.
- Pero eso no significa que seas feliz.
- Pero él no está feliz.

- Tengo que irme de Sacramento.
- ¿Por qué?
- Porque te quita el alma.

- Y a los 15, esta chica quedó embarazada. Decidió que iría a abortar. Tenía sentido. Era lo correcto. Estaba sentada allí...
- Déjame adivinar, no llegó a hacerlo y algo muy dentro suyo le dijo: "No".
- Bingo. ¿Alguien quiere adivinar quién es esta mujer?
- La jovencita de aquí.
- ¿Usted?
- No. No era yo.
- ¿Su amiga?
- No. La chica de la historia era mi madre. Yo soy el bebé que ella decidió no abortar. Pude haber sido yo. Pudo haber sido mi destino.
- Solo porque algo se vea feo no significa que esté moralmente mal.
- ¿Qué dijo, señora?
- Nada.
- Por favor. Comparta.
- Dije: "Solo porque algo se vea feo no significa que esté moralmente mal".
- ¿Cree que los niños muertos no sean algo moralmente malo?
- No, solo digo que si usted toma fotos en primer plano de mi vagina estando yo con mi período, eso sería perturbador, pero no sería malo.
- ¿Disculpe?
- Oiga. Si su madre hubiera abortado nosotros no tendríamos que pasar por esta estúpida reunión.

- ¿Crees que tu papá y yo no sabemos lo avergonzada que te sientes de nosotros? Tu padre lo sabe. Tu padre sabe por qué le pides que te deje a una cuadra de la escuela todos los días.
- Papá, no fue mi intención.
- ¡Lo hiciste sentir muy mal! ¡Horrible! ¿Lo sabes?
- Lo siento.
- Marion, no tenías que mencionar eso. No, Larry, no puedes ser solo el buen tipo. Ella tiene que saberlo. Ella tiene que saber cómo te sientes. De otra manera, ella solo va a creer que puede decir lo que se le antoje y nadie saldrá lastimado. ¡De lado equivocado de las vías!
- No tuve esa intención.
- Sí.
- Era una broma.
- Sí. Papá y mamá son una broma. No les importa. No pensamos que estaríamos en esta casa 25 años. Pensamos que nos mudaríamos a un lugar mejor. Cualquier cosa que te demos, nunca será suficiente. Nunca es suficiente.
- Es suficiente.
- ¿Tienes idea de lo que cuesta criarte? ¿Y de cuánto desperdicias cada día?
- Dame un número.
- ¿Qué?
- Dame un número.
- No entiendo.
- Dame una cifra de lo cuesta criarme. Y yo voy a crecer y a hacer mucho dinero y expedirte un cheque por lo que te debo. Así no tendré que hablar contigo otra vez.
- Dudo mucho que puedas conseguir un empleo que te permita hacer eso.

- Nos hemos desflorado entre nosotros. Cada uno tiene la flor del otro.
- Lo siento.
- Solo estoy feliz. No perdí mi virginidad contigo.
- Espera.
- ¿Qué?
- Perdí mi virginidad con Cassy Duvall.
- ¿Disculpa? Dijiste que eras virgen.
- No, no es cierto. Porque no lo soy. Y no he mentido en dos años.
- Dios.
- Sí. Me acosté probablemente con unas seis personas.
- ¿Ni siquiera estás seguro de con cuántas?
- No hice una lista.
- ¿Por qué harías una lista? Estamos en bachillerato.
- ¿Por qué-
- ¿Qué?
- ¿Por qué te pones así?
- Sí dijiste que eras virgen.
- Creo que lo pudiste haber supuesto.
- Acabo de tener toda una experiencia que estuvo mal.
- Mira, tú decides estar molesta.
- No. Estoy molesta.
- Porque tú decides estarlo. No te enojes conmigo por esto. Es estúpido. No puedes enojarte conmigo por algo de lo que no tenía control.
- Solo quería que fuera especial.
- ¿Por qué? Vas a tener mucho sexo no especial en tu vida.
- ¡Yo estaba arriba! ¿Quién mierda está arriba su primera vez?

- Sé que fuiste tú quien hizo esto de los recién casados.
- No fui yo.
- No te voy a castigar.
- ¿Por qué no?
- Fue divertido. La hermana Gina y yo llegamos a casa sin notar que la gente tocaba el claxon.
- ¿En serio?
- Para ser justa, no estoy recién casada con Jesús. Han pasado 40 años.
- Bueno, es un chico suertudo.
- Leí tu ensayo de la universidad. Claramente amas Sacramento.
- ¿En serio?
- Escribiste sobre Sacramento con mucho afecto y cuidado.
- Bueno, solo lo describí.
- Bueno, eso demuestra tu amor.
- Claro. Supongo que presto atención.
- ¿No crees que quizá son lo mismo? ¿Amor y atención?

- ¿Por qué no puedes decir que te parece bonito?
- Creía que ni siquiera te importaba lo que pienso.
- De todas formas quiero que pienses que está bien.
- De acuerdo. Lo siento. Te estaba diciendo la verdad. ¿Quieres que mienta?
- No. En realidad, solo quiero solo quiero... solo quiero gustarte.
- Por supuesto que te quiero.
- ¿Pero te gusto?
-Quiero que tú seas la mejor versión de ti misma que puedas ser.
- ¿Y qué pasa si esta es la mejor versión de mí­?

- La gente le da tanta importancia en las películas pero en realidad no es para tanto. Puedes estar totalmente callada mientras dura.
- ¿Es increíble entonces?
- Tenía tantas ganas pero luego descubrí que cuando ocurrió realmente me gustaba mucho más el chorro de agua.
- Ya no eres una virgen.

- Mamá. ¿No estás, de alguna manera, orgullosa de que esté tan cerca de entrar? ¿Un poco?
- Quiero decir... sí, supongo que probablemente fue más fácil por el atentado y menos personas han solicitado plaza con el terrorismo y todo eso pero aún así, lo siento.
- Sé que no puedo mentir y ser una buena persona, pero por favor, mamá. Por favor, lo siento mucho. No pretendía herirte. Aprecio todo lo que has hecho por mí. Soy una desagradecida y lo siento. Lo siento, quería más. Pero... ¡Por favor! Háblame. ¡Sé que soy tan mala! Sé que lo soy. Pero, por favor, habla conmigo, mamá. Mamá, háblame.

- ¿Se van a divorciar mamá y tú por esto?
- No. No nos lo podemos permitir.
- Papá.
- Estoy bromeando, no. Amo a tu madre.
- ¿Me odia mamá?
- Ambas tienen una personalidad muy fuerte. Ella no sabe cómo ayudarte y eso le frustra.
- Ojala ella me hablara.
- Lo hará. Lo sé.

- ¿Cuál es tu nombre?
- Christine. Mi nombre es Christine.

Hola, mamá. ¿Te emocionaste la primera vez que condujiste en Sacramento? Yo lo hice, y quise contarte pero no estábamos hablando cuando sucedió. Todas esas curvas que conocí en toda mi vida y tiendas y todo. Pero quería decirte que te quiero. Gracias. Yo... Gracias.