Frases de la película La luz entre los océanos

Frases de la película dirigida por Derek Cianfrance, estrenada en 2016, también conocida como The Light Between Oceans.

- Es muy tarde para cambiar de parecer, hijo.
- Seis meses no es nada.
- Si lo que quieres no es aguantar la respiración.

- ¿Cómo es allá afuera?
- Es silencioso. Hay tiempo para pensar.
- ¿Te sientes solo?
- Demasiado ocupado, siempre hay algo que necesita repararse.
- ¿Te gusta? No hablas mucho, ¿verdad?
- ¿Invitas a salir a todos los cuidadores de Janus?
- ¿A todos? Eres el primer nuevo en años.

Si una esposa pierde a su esposo se convierte en viuda pero si un padre pierde a su hijo, no hay ningún término para ello.
Sigues siendo madre o padre, aunque ya no tengas hijos. A veces me pregunto si aun técnicamente soy hermana ahora que mis hermanos no están.

A veces es bueno dejar el pasado en el pasado.

- Si no puedo hablar del pasado, ¿puedo hablar del futuro?
- Pues no podemos hablar con certeza del futuro, si lo piensas. Solo podemos hablar de lo que nos imaginamos o deseamos. No es lo mismo.
- Eres imposible. ¿Qué deseas entonces?
- Vida. Yo creo que con eso me basta.

- Quiero verla. Quiero ver dónde te escondes.
- Me temo que eso iría contra las reglas de la Comunidad. La única mujer permitida en Janus es la esposa del cuidador.
- Entonces cásate conmigo. ¿De qué te ríes?
- Debes tener piedras en la cabeza para quererte casar conmigo.

Querida Isabel cada día y cada noche cuando veo hacia el océano trato de verte parada en el muelle. He estado pensando en nuestro tiempo juntos y en lo que dijiste. Tenías razón. He estado alrededor de tanta muerte por tanto tiempo que me hizo insensible. Supongo que por eso vine a Janus porque aquí no hay nadie a quien lastimar. Aquí solo soy responsable del faro. Durante años cualquier cosa que tocaba desaparecía. Y estás tan llena de vida que me asusta.

Querido Tom recibí tu hermosa carta. Gracias. Gracias por abrirte conmigo. Sé lo difícil que debe ser para ti. También sé lo difícil que es haber perdido. Pero todos tenemos que continuar viviendo. Y aún hay una luz dentro de ti, la he visto. Y brilla tanto como las estrellas en tu cielo.

"Supongo que nunca supe que estaba bien hablar sobre las cosas que siento. Así que aquí va: Me encantaría mostrarte mi isla y mi vida. Y si decides venir, prometo que siempre te cuidaré. Y haré mi mayor esfuerzo por ser un buen esposo.
Espero que Janus te gustará tanto como a mí. "
"Tom la primera vez que te vi sentí que te conocía y no podía dejar de ver mi vida contigo. Y hacer una familia juntos. Una que no esté atrancada en el dolor del pasado. Así que, si me preguntas si mi propuesta sigue en pie entonces mi respuesta es "sí". Sí. Mil veces sí."

¿Sabes? Janus tiene el mismo origen que la palabra enero. Nombrado por el mismo dios que esta isla. Tiene dos caras, una detrás de la otra. Siempre viendo en ambas direcciones. Dividido en dos maneras de ver las cosas. Enero ve hacia el nuevo año y hacia el viejo. Y esta isla ve en dirección de dos océanos diferentes.

- ¿Tom? ¿Adónde vas?
- A mandar una señal.
- No puede ser coincidencia que haya llegado tan pronto después de...
- Cuidado. Es una bebé hermosa, pero no es nuestra. No podemos quedárnosla.
- ¿Por qué no? ¿Quién va a saber que está aquí?
- Cuando Ralph y Bluey lleguen en unas semanas, ellos sabrán.
- Nadie sabrá que no es nuestra. Todos creen que estoy embarazada. Solo se sorprenderán de que nació antes.
- ¿Qué hay del hombre muerto del bote?
- No le diremos a nadie sobre él. No hemos hecho nada malo solo darle refugio a una bebé indefensa. Le podemos dar al hombre un entierro decente.
- No depende de mí. Tengo que reportarlo, es mi deber. Por eso estoy aquí.
- Lo sé, lo sé. Lo sé. Escucha, escucha. Lo sé. Sé lo mucho que te importan las reglas. ¿Para qué son? Son para salvar vidas. Es lo único que digo. Salva esta vida. Está aquí y nos necesita. La podemos ayudar. No estamos haciendo nada malo.
- A eso me refiero. No tenemos que hacer nada malo. Si lo reportamos ahora podemos aplicar para adoptarla. Puede ser nuestra.
- ¿Adoptarla? No.
- Sí.
- Nunca enviarán a un bebé a un faro en medio de la nada. Sin doctores, ni escuela, ni iglesia. Nunca nos la darán. La enviarán a un orfanato horrible. Por favor no le hagas eso, por favor. Sé que serás un papá extraordinario. Podemos salvarla.

Está aquí.

Está aquí.

Nuestra bebé.

- ¿Estás bien, amigo?
- Vi una lápida hoy en el cementerio de la iglesia. Me conmocionó un poco. Un hombre alemán y su bebé.
- Sí. Horrible tragedia. Se perdió en el mar en un bote. Impresionante. Pasó hace un par de años. ¿Alguna vez escuchaste de Hannah Potts? Es la hija del hombre más rico de por aquí. Sí, se casó con un hombre alemán llamado Frank. Su padre no le hablaba después de eso. Después, una noche, Hannah y Frank fueron atacados por unos hombres locales. Supongo que porque él era alemán y perdieron a su familia en la guerra. Bueno, lo asustaron y tomó a la bebé y se subió a un bote. Su pequeño transporte no resistió y el viento y la corriente lo llevaron al mar. Esa pobre niña. No debió haber sucedido.

- Léelo, papá.
- Para papá. Con amor por siempre de los siempres de los siempres de los siempres de los siempres de los siempres de los siempres de los siempres de los siempres de los siempres de los siempres. Es el regalo más lindo que me han dado.

La vida en Janus... Nunca sabes lo que traerá la corriente de un día para otro. Todo lo que dos océanos nos arrojan. Todo lo que se puedan imaginar.

- Me gustó lo que dijo sobre que el faro esté ahí para quien lo necesite. ¿Podría preguntarle algo, señor Sherbourne?
- Sí.
- ¿Alguna vez los barcos rescatan gente en el mar? ¿Ha escuchado que pequeños botes sean rescatados y los sobrevivientes llevados al otro lado del mundo, quizás?
- Cuando se trata del mar, todo es posible.
- Ya veo.

- Tenemos que decirle a la gente. Se acabó. Es demasiado tarde. La viste. Viste lo que le hicimos. No podemos dejar que siga. No podemos hacerlo más, tenemos que hacer lo correcto.
- Tenemos que hacer lo correcto para Lucy. No para ti, ni para mí, ni para una extraña, para Lucy.
- Es su madre.
- Yo soy su madre. Para Lucy yo soy su madre.

Isabel, la ley reconoce que la esposa puede ser impotente en las manos de su esposo. Así que no será castigada por sus crímenes. Pero necesito hacerle una pregunta y quiero que piense muy bien antes de responder. Según Tom, Frank Roennfeldt estaba muerto cuando el bote llegó. ¿Es cierto? Isabel, ¿es cierto?

- ¿Me puedes llevar con mi mamá?
- Yo soy tu mamá, cariño. Y esta es tu casa.
- No es cierto.
- Grace, por favor no llores.
- No soy Grace, soy Lucy.
- No, cariño. Tu nombre es Grace y yo soy tu mamá.
- No, no eres. Y quiero ir a mi propia casa con mi mamá de verdad.

- No solo te acusan de robarte a la niña, quieren condenarte por asesinato.
- Tenía que pasar en algún momento, Ralph. Los pecados te alcanzan al final.

- Debo saber, ¿de verdad todo fue tu idea?
- Sí.
- ¿Cómo pudiste hacer algo así? ¿Te arrepientes de lo que hiciste?
- Más de lo que se imagina.

Mantenla a salvo, Señor. Protégela. Sálvala. La salvaste una vez. Prometo ponerla primero a ella de ahora en adelante. Si solo la salvas de nuevo te prometo hacer lo mejor para ella.

- ¡Lucy!
- Está dormida. Dijo que estaba buscando el faro. Tiene nueve vidas.

- Has pasado por tanto en la vida y siempre estás feliz. ¿Cómo lo haces?
- Solo tienes que perdonar una vez. Para resentir debes hacerlo todo el día, todos los días. Todo el tiempo. Tienes que estar recordando las cosas malas. Es demasiado trabajo.

Tom sigue siendo tu esposo. Lucy está pequeña, tiene a gente que la cuide y le dé una buena vida. Tom no tiene a nadie, terminará en la cárcel. O peor.

He venido a decir algo, solo a decirlo y después irme. Sé que mi hija no regresará a mí. Después de anoche me di cuenta de que puede vivir sin mí aunque yo no pueda vivir sin ella. Y no puedo castigarla por lo que pasó y...No puedo castigarla a usted por las decisiones de su esposo. Grace la... la ama y quizás...Quizás debe permanecer a su lado. Así que si testifica contra su esposo y...En cuanto esté encerrado dejaré que Grace regrese con usted.

Isabel, amor.
No podía seguir con las cosas así No podía vivir conmigo mismo. Lo lamento más de lo que podré expresarte por haberte lastimado. Todos tenemos una segunda oportunidad en la vida y si esto termina siendo el resultado de la mía aun así habrá valido la pena. Mi tiempo debió acabarse hace años. El haberte conocido cuando creí que mi vida había terminado el haber sido amado por ti aunque viviera otros 100 años no podría pedir nada mejor que eso. Te he amado lo mejor que puedo, Isabel, lo cual no dice demasiado. Merecías a alguien mucho mejor que yo. Lo único que puedo hacer es pedirle a Dios y a ti que me perdones por el daño que causé. Y agradecerte por cada día que pasamos juntos.
Siempre seré tu amoroso esposo, Tom.

Frank estaba muerto cuando llegó el bote. Fue mi idea, yo no dejé que reportara el bote. Es mi culpa. Es mi culpa. Lo siento.

- ¿Qué pasará con ellos ahora?
- Irán a la cárcel.
- Irán a la cárcel. ¿Por cuánto tiempo?
- Lo suficiente para que piensen en lo que hicieron.
- ¿Cree que necesiten la cárcel para eso?
- Señora Roennfeldt, la gente es responsable de sus propias acciones. Y cuando cruzan ciertos límites, tiene que haber consecuencias.
- ¿Y si hablo por ellos? ¿Y si pido clemencia?
- ¿Clemencia?
- ¿Qué pasaría entonces?
- Multas, unos meses de cárcel, tal vez. ¿Por qué haría eso?
- Porque solo tienes que perdonar una vez.

- ¿Sabes? Fuiste llamada Grace desde el día que naciste.
- Pero quiero llamarme Lucy.
- ¿Por qué no te llamo Lucy-Grace?
- Sí.

- ¿Crees que Dios me perdone?
- Te perdonó hace mucho tiempo. Es hora de que tú también lo hagas.

Mi querida Lucy ha pasado tanto tiempo.
Prometí que me mantendría lejos de ti y he cumplido mi palabra. Sin importar lo difícil que fuera para mí. Ahora ya no estoy, por eso tienes esta carta. Y me da gusto porque significa que viniste a buscarnos. Nunca perdí la esperanza de que lo harías. Saber que estabas a salvo y eras amada nos permitió vivir lejos de ti. Espero que la vida sea buena contigo. Espero que puedas perdonarme por quedarme contigo. Y por dejarte ir. Siempre has sido amada.

¡Síguenos!

Frases archivadas en Drama, Rachel Weisz, Romance.

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 131 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!
Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco.