Frases de la película La guerra de las galaxias (Star Wars)

Frases de la película dirigida por George Lucas, estrenada en 1977, también conocida como Episode IV - A New Hope.

Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana...

- Necesito un androide que comprenda el lenguaje binario de los evaporadores.
- ¿Evaporadores? Mi primer trabajo fue programar elevadores binarios, muy similares a los evaporadores.
- ¿Sabes hablar bocce?
- Claro, es como una segunda lengua.
- Bien, cállate. Me quedo con éste.
- Me callo, señor.

Nunca comprenderé por qué me arriesgo siempre por ti.

¡Gracias sean dadas al Hacedor! Este baño de aceite me sentará muy bien. Me ha entrado tal cantidad de polvo que apenas puedo moverme.

- Biggs tiene razón. Nunca conseguiré salir de aquí.
- ¿Puedo ayudar de alguna forma?
- No, salvo que puedas modificar el tiempo, apresurar las cosechas o teletransportarme a otro lugar.
- No creo que pueda, señor.
- No soy más que un androide y carezco de esos conocimientos. Al menos en este planeta. Es más, ni siquiera sé en qué planeta estoy.
- Bueno, si existe un centro del universo, estás en el planeta más alejado de él.
- Ya veo, señor.
- Puedes llamarme Luke.
- Ya veo, Sr. Luke.
- Luke a secas.
- Yo soy C-3PO, relaciones cibernéticas humanas. Y éste es mi homólogo, R2-D2.
- Hola.

Ayúdame, Obi-Wan Kenobi. Eres mi única esperanza

- Obi-Wan Kenobi. Me pregunto si se referirá al viejo Ben Kenobi.
- Disculpe, señor, pero ¿sabe a qué se refiere?
- No conozco a nadie llamado Obi-Wan, pero el viejo Ben vive al otro lado del Mar de Dunas. Es una especie de eremita.

- ¿Adónde vas?
- Por lo visto, a ninguna parte. A terminar de limpiar a esos androides.

Luke nunca será granjero, Owen. Es igual que su padre.

- Tranquilo, hijo. Has tenido un día agitado. Tienes suerte de estar aún con vida.
- ¿Ben? ¿Ben Kenobi?. No sabe cuánto me alegro de verle.
- No se debe viajar tan confiadamente por estos desiertos.
- Dime, joven Luke, ¿qué te ha traído hasta aquí?
- Este pequeño androide.

No he utilizado el nombre de Obi-Wan desde antes de que tú nacieras.

- Fui un Caballero Jedi, igual que tu padre.
- Ojalá lo hubiese conocido.
- Era el mejor piloto estelar de la galaxia y un valiente soldado.

- ¿Qué es eso?
- La espada láser de tu padre. El arma de todo Caballero Jedi. No es tan tosca e imprecisa como un arma de fuego. Es un arma noble para tiempos más civilizados. Durante más de mil generaciones, los Caballeros Jedi fueron los guardianes de la paz y la justicia en la antigua República antes de estos tiempos oscuros, antes del Imperio.

Un joven Jedi llamado Darth Vader que fue discípulo mío hasta que se convirtió al mal, ayudó al Imperio a perseguir y exterminar a los Caballeros Jedi. Traicionó y asesinó a tu padre.

- Vader fue seducido por el lado oscuro de la Fuerza.
- ¿La Fuerza?
- La Fuerza es lo que le da al Jedi su poder. Es un campo de energía creado por todas las cosas vivientes. Nos rodea y penetra en nosotros. Mantiene unida la galaxia.

General Kenobi, hace años serviste a mi padre en las Guerras Clon. Ahora te ruega que le ayudes en su lucha contra el Imperio. Siento no poder hacerte este ruego personalmente. Mi nave ha sido atacada y mi misión de llevarte a Alderaan ha fracasado. He grabado información vital para la supervivencia de la rebelión en la memoria de esta unidad R2. Mi padre sabrá cómo extraerla. Asegúrate de que le sea entregado este androide sano y salvo en Alderaan.
Estamos en una situación desesperada. Ayúdame, Obi-Wan Kenobi. Eres mi única esperanza.

- Debes aprender los caminos de la Fuerza si vas a venir conmigo a Alderaan.
- ¿A Alderaan? No voy a ir a Alderaan. Tengo que volver a casa. Me la voy a cargar.
- Necesito tu ayuda, Luke. Ella la necesita. Yo soy demasiado viejo para estas cosas.
- No puedo intervenir en esto. Tengo cosas que hacer. No me gusta el Imperio, lo detesto, pero no puedo hacer nada ahora mismo.
- Todo eso queda muy lejos de aquí.
- Estás hablando igual que tu tío.
- Vaya, mi tío. ¿Cómo voy a explicarle esto?
- Aprende a utilizar la Fuerza, Luke.
- Puedo llevarle hasta Anchorhead. Allí encontrará un medio de transporte a Mos Eisley o adonde quiera ir.
- Debes hacer lo que tú creas justo, por supuesto.

- Si los rebeldes han conseguido los planos técnicos de esta estación es posible, aunque poco probable que encuentren un punto débil y lo aprovechen.
- Los planos a los que se refiere volverán pronto a nuestras manos.
- Cualquier ataque contra esta estación sería una acción inútil a pesar de los datos que hayan conseguido. Esta estación es ahora la potencia suprema del universo. Sugiero que la utilicemos.
- No esté demasiado orgulloso de este terror tecnológico que ha construido. La habilidad de destruir un planeta es insignificante comparada con el poder de la Fuerza.
- No pretenda intimidarnos con sus cuentos de brujas, Lord Vader.

Su falta de fe me resulta molesta.

Aquí ya no me queda nada. Quiero aprender los caminos de la Fuerza y ser un Jedi como mi padre.

El puerto espacial de Mos Eisley. No encontrarás otro lugar más infeliz tan lleno de escoria y de vileza.

Somos fugitivos. Estoy condenado a muerte en 12 sistemas.

- Han Solo. Soy el capitán del Halcón Milenario. Chewie me ha dicho que buscan transporte para el sistema Alderaan.
- Cierto. Siempre que sea una nave rápida.
- ¿Una nave rápida? ¿No has oído hablar del Halcón Milenario?
- ¿Tenía que haber oído hablar de ella?
- Es la nave que realizó el viaje a Kessel en menos de 12 parasegundos.

- ¿Vas a alguna parte, Solo?
- Sí, Greedo. En realidad, iba a ver a tu jefe ahora mismo. Dile a Jabba que ya tengo su dinero.
- Es demasiado tarde. Debiste pagarle cuando tuviste la oportunidad. Jabba ha puesto un precio tan alto a tu cabeza que cada cazador de recompensas de la galaxia te estará buscando.

Viajar por el hiperespacio no es como dar una vuelta por el campo.Sin cálculos exactos chocaríamos contra una estrella o pasaríamos cerca de una supernova y se acabaría nuestro paseíto.

Gobernador Tarkin. Debí figurarme que sujetaba la correa de su perro Vader. Reconocí su repugnante hedor en cuanto me trajeron a bordo.

Puesto que se resisten a revelarnos el emplazamiento de la base rebelde he decidido poner a prueba el poder destructivo de esta estación con su planeta de origen, Alderaan.

He sentido una gran perturbación en la Fuerza, como si de pronto millones de voces gritaran de terror y luego fueran acalladas de repente. Temo que haya ocurrido algo horrible.

- Recuerda, un Jedi puede sentir cómo la Fuerza fluye en él.
- O sea, que controla tus acciones.
- Parcialmente. Pero también obedece tus órdenes.

Me he recorrido esta galaxia de un extremo a otro. He visto cosas muy raras, pero nunca nada que me hiciera creer que haya una única fuerza todopoderosa que lo controla todo. Ningún campo de energía mística controla mi destino.

- Esta vez, deja a un lado tu conciencia y actúa por instinto.
- Con esto tapándome, no puedo ver. ¿Cómo voy a luchar?
- Tus ojos pueden engañarte. No confíes en ellos. Guíate por tus sentimientos.
- ¿Has visto? Lo puedes hacer.
- Yo a eso lo llamo suerte.
- En mi experiencia, la suerte no existe.
- Que valga contra una bola es una cosa.
- Que valga contra los seres vivos es algo muy diferente.

Tu destino discurre por un sendero diferente al mío. La Fuerza estará contigo siempre.

- ¿De dónde sacaste a ese viejo fósil?
- Ben es un gran hombre.

- Dice: "La he encontrado", y repite: "Ella está aquí".
- ¿A quién? ¿A quién ha encontrado?
- A la princesa Leia.

- Pero la van a matar.
- Mejor a ella que a mí.
- Es rica.
- ¿Rica?
- Rica y poderosa. Si la rescatas, la recompensa sería...
- ¿Cuánto?
- Más de lo que te puedas imaginar.

Soy Luke Skywalker. He venido a salvarla.

Es una chica maravillosa. Acabaré matándola o empezará a gustarme.

- Escúchalos. Se están muriendo, R2. No he sido lo bastante rápido.
- Todo ha sido culpa mía. Mi pobre amo.
- Estamos bien. ¡Lo has hecho muy bien!

Si prescindimos de nuevos consejos femeninos, quizá salgamos de aquí.

- Mira, Excelencia, a ver si dejamos las cosas claras.
- Yo sólo recibo órdenes de una sola persona: de mí.
- Pues es un milagro que sigas vivo. ¿Quiere alguien quitarme de delante a este felpudo con patas?
- No hay recompensa que merezca la pena por esto.

- Te he estado esperando, Obi-Wan. Por fin volvemos a encontrarnos. Ya se ha cerrado el círculo. Cuando me fui, no era más que el aprendiz. Ahora yo soy el maestro.
- Sólo un maestro del mal, Darth.
- Tus poderes son débiles, anciano.
- No puedes vencer, Darth. Si logras abatirme me volveré mucho más poderoso de lo que puedes imaginarte.

- Esto aún no ha terminado.
- Para mí sí, hermana. Yo no me metí en esto por la revolución ni tampoco por ti, Princesa. Espero que se me pague bien. Lo hago por dinero.
- No te preocupes por tu recompensa. Si el dinero es lo único que te importa, eso será lo que recibas. Tu amigo es todo un mercenario. Dudo que sea capaz de interesarse por algo... o por alguien.

El análisis de los planos que nos ha traído la princesa Leia ha demostrado que existe un punto débil en la estación de combate. Pero llegar a él no va a ser fácil.

Éste será un día recordado durante mucho tiempo.

- Atacar esa estación no es lo que yo entiendo por tener valor. Es tener ganas... de suicidarse.
- De acuerdo. Pues cuídate, Han.

- Tu unidad R2 está dañada. ¿Quieres una nueva?
- Ni hablar. Este androide y yo hemos pasado por mucho juntos.

Utiliza la Fuerza, Luke. Déjate llevar, Luke.

La Fuerza es intensa en éste.

- ¡Buen disparo, muchacho!
- Sabía que volverías. Lo sabía.
- No iba a dejar que te llevaras todo el mérito tú.
- Sabía que el dinero no lo era todo para ti.

Frases archivadas en Acción, Aventura, Ciencia ficción, Fantasía, Star Wars, enviadas por .

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 105 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco