Frases de la película La forma del agua

Dirección: .
Actuación: , , .
Género: Aventura, Drama, Fantasía, Horror, Romance, Thriller/Suspenso.
Estreno: .
Otros títulos: The Shape of Water.

Si hablara de ello... Si lo hiciera... ¿Qué les diría, me pregunto? ¿Les contaría sobre el momento...? Ocurrió hace mucho tiempo, al parecer... En los últimos días del reinado de un justo Príncipe... ¿O les hablaría del lugar? Una pequeña ciudad cerca de la costa, pero lejos de todo lo demás... ¿O, no sé, les hablaría sobre ella? La Princesa sin voz... O tal vez quisiera advertirles de la verdad de estos hechos... y de la historia de amor y pérdida, y del monstruo, que trató de destruirlo todo...

Preparé embutidos de cerdo, esta noche antes de salir. Y chico, sólo se lo comió. No gracias... No yum-yum... Ni un pío... El hombre es silencioso como la tumba. Pero si los pedos fueran halagos, cariño... Él sería Shakespeare...

Ahora, no quiero reforzar o exagerar el asunto. Pero, este bien puede ser el activo más delicado... que jamás se haya alojado en esta instalación...

Tántalo nunca logró escapar de la muerte. El fruto de las ramas siempre estaba fuera de su alcance... y el agua del arroyo siempre retrocedía... justo cuando se inclinaba para beber. Y por eso decimos cosas como, mira esas tentadoras tartas...

- Si pudiera volver atrás en el tiempo, cuando tenía dieciocho años... No sabía nada de nada... Yo me daría un pequeño consejo.
- ¿Qué te dirías?
- Yo diría: Cuida mejor tus dientes y coge. Mucho más.

Mira... Algunas de las mejores mentes de nuestro país... orinando por todo el piso en esta instalación. ¡Hay rastros de pis en el techo! ¿Cómo llegan ahí arriba? ¿Cuán grande es el objetivo que necesitan? Tienen suficiente práctica, eso segura. Mi Brewster, nadie le ha llamado nunca una gran mente, pero, incluso él atina al bote el setenta por ciento del tiempo.

El hombre se lava las manos antes o después de atender sus necesidades. Eso te dice mucho sobre ese hombre. ¿Si lo hace las dos veces? Apunta a una debilidad de carácter...

Los bajitos son malos. Nunca he conocido a un hombre bajito que siga... siendo amable hasta el final, no, señor... Pequeños traidores malvados, todos ellos. Tal vez es el aire de ahí abajo, no hay suficiente oxígeno o algo así.

Es mucha sangre... ¿Qué pasó aquí? Puedo con la orina. Puedo con la popo. Pero la sangre... La sangre sólo me provoca algo...

- Zelda D. Fuller. ¿Hace cuánto que se conocen, Zelda?
- Unos diez años, señor.
- ¿No tienes hermanos, Zelda?
- No, señor...
- Eso no es común, ¿verdad? ¿Para tu gente?
- Mamá murió después de que yo naciera.
- ¿Qué significa la "D"?
- Delilah, señor... A causa de la Biblia.
- Delilah... Ella traicionó a Sansón... Lo hace dormir y le corta el cabello... Los filisteos lo torturan, lo humillan... le queman los ojos.
- Supongo que mi mamá no leyó el buen libro lo suficientemente bien...
- Y tú... Elisa Esposito. ¿Esposito no quiere decir "huérfana"? Orfanato de Nuestra Señora de los Dolores en Putnam...
- La encontraron junto al río, en el agua.

- Respondo principalmente, a cuenta de que no puede hablar.
- ¿No puede? ¿Está sorda?
- Es muda, señor. Dice que puede oírlo.
- ¿Esas cicatrices en tu cuello? ¿Eso afectó tu voz?
- Ella dice: Desde que era una bebé...
- ¿Quién le haría eso a una bebé? ¡Este mundo es pecaminoso! ¿No te parece, Delilah?

- Lo que guardamos ahí dentro, es una afrenta. ¿Sabes lo que es una "afrenta", Zelda?
- Algo ofensivo.
- Así es... Y yo debería saberlo. He sacado a esa cosa sucia... Del barro del río... en Sudamérica y lo traje hasta aquí. Y en el camino no nos caímos muy bien. Ahora. Puede que piensen que esa cosa parece humana... Anda a dos patas, ¿verdad? Pero, somos creados a imagen y semejanza del Señor. Y no creerás que eso es lo que el Señor parece, ¿verdad?
- No lo sabría, señor. El cómo se ve el Señor.
- Bueno, humano, Zelda. Parece un humano. Igual que yo... O incluso tú. Un poco más como yo, supongo...

- Mihalkov, esta criatura... Creo que podría ser capaz... de comunicarse.
- ¿Comunicarse?
- Si, comunicarse con nosotros. Tengo razón para creer... que eso es inteligente. Responde, responde a... el lenguaje... Música... ¿Podrías por favor... comunicar eso también?
- Lo haré.

- Dios todopoderoso, ¿eso es? Mucho más grande de lo que pensé.
- Es feo como el pecado. Los nativos del Amazonas lo veneraban. Como a un Dios. No me parece ahora mucho un Dios, ¿no es así?
- Eran primitivos, señor. Dejaban todo tipo de ofrendas en el agua. Flores, frutas y mierda así. Luego trataron de evitar la extracción de petróleo, con flechas y arco. Eso no acabó muy bien.

- Señor, tenemos que devolverlo al agua.
- Verá estos científicos son como artistas, señor. Se enamoran de su objeto de juego.

- Creo que si queremos adelantarnos... a los soviéticos, necesitamos diseccionar esta cosa. Desbaratarla, ver cómo funciona.
- No. ¡Eso arruinaría el propósito! ¿Señor? Se desmayó. Por favor. Pónganlo en el tanque. Déjenlo presurizar. ¡General Hoyt, señor! ¡No puede, bajo ninguna circunstancia, matar a esta criatura!
- Cuenta estas estrellas conmigo, hijo: ¡Hay cinco de ellas! Eso significa que puedo hacer lo que quiera. ¿Quieres defender tu punto? Te escucharé. Pero al final del día... ¡Es mi maldita decisión!

- ¿Sacarlo? ¿De qué estás hablando? ¡No! ¡Absolutamente no!
- ¿Por qué no?
- ¡Por qué va contra la ley! Es por eso. Probablemente sólo hablar de ello sea ilegal.
- ¡Está solo! Todo solo.
- ¿Está solo? Quiere decir que cada vez que vas a un restaurante chino... ¿quieres salvar a todos los peces en el tanque? ¿Y qué si está solo? ¡Todos lo estamos!
- Es la cosa más solitaria que verás.

- Dí lo que señalo.
- ¡Te puedo entender!
- No me estás escuchando. Repite.
- ¡Cálmate! ¡Dios, cálmate!
- Dí lo que señalo.
- Bien, te lo repetiré.
- ¿Qué soy yo? Muevo mi boca, como él. No emito sonido, como él. ¿Eso qué me hace? Todo lo que soy, todo lo que he sido. Me trajo aquí a él.
- Ves, dices él. ¿Es un "él" ahora?
- Es un...
- ¡Me pegaste! ¡Elisa, suéltame! ¡Estoy mirando, estoy mirando, me pegaste!
- Cuando me mira, la forma en que me mira... No sabe lo que falta en mí. O porque estoy incompleta. Él ve lo que soy, cómo soy. Y él está feliz de verme. Cada vez, cada día. Y ahora puedo o salvarlo... o dejarlo morir.

Si nosotros... no hacemos nada, se acabó el nosotros.

- Me gustaría llegarte a conocer mejor.
- ¿Qué diablos haces, hombre? Oye, no, no. No el mostrador. No pueden sentarse ahí. Si quieren algo, lo ordenan y se van.
- Pero está vacío. El mostrador está vacío.
- Ya está reservado. Todo el día. No te sientes.
- Vuelvan pronto. ¿Me oyen? No tenías que hablarles así.
- Tú también deberías irte. Y no vuelvas. Este es un restaurante familiar.

No tengo a nadie. Y eres la única persona con la que puedo hablar. Ahora... Lo que sea que esta cosa sea. Lo necesitas. Así que... Dime qué puedo hacer.

No necesitamos aprender. Necesitamos que los estadounidenses... no aprendan.

Estoy tan orgulloso de ti. ¡No tienes miedo! Lo tienes y mucho. No me digas eso. Estoy aterrorizado.

Sabes, no sé por qué, no eres muy guapa, pero... quién sabe por qué, sigo pensando en ti. Cuando dices que eres muda, ¿eres completamente callada? ¿O gimoteas un poco? Un gimoteo tonto. No es bonito, pero... Sólo quiero que sepas: No me importan esas cicatrices. No me importa que no puedas hablar tampoco. Cuando vas directo a ello. Eso me gusta. Mucho. Me da fuerzas para continuar. Apuesto a que puedo hacerte gimotear un poco.

- Necesito más tiempo.
- No dejes que el hecho de que te sientas un perdedor... afecte tus tendencias competitivas.
- ¡No soy competitivo! ¡Simplemente no quiero que algo complejo y hermoso sea destruido!
- Esa cosa muere, tú aprendes. Yo me voy. Fuera de aquí. A establecerme. Mi familia se establece... en un lugar agradable. Una ciudad real.
- Esta criatura es inteligente. Capaz de entender el lenguaje. De entender las emociones.
- Como los soviéticos, los chinos. Y aún así los matamos, ¿verdad?

Los rusos odian a los judíos, pero no se hartan de sus dispositivos.

Que Dios me ayude si me preguntan si sé algo. No soy buena mentirosa. Excepto Brewster. Necesitas muchas mentiras para mantener un matrimonio.

- En mi opinión, creo que estamos tratando con... un grupo altamente entrenado, señor. Estoy pensando en Fuerzas Especiales o algo así.
- ¿Fuerzas Especiales del Ejército Rojo?
- Posiblemente. Un grupo de élite altamente entrenado y financiado. Muy eficiente, implacable, precisión milimétrica.
- La infiltración tomó menos de cinco minutos, señor. Mi estimado es que fue una fuerza de al menos diez hombres.

¿Alguna vez has estado solo? ¿Alguna vez has tenido a alguien? ¿Sabes lo que te pasó? ¿Lo sabes? Porque yo no. No sé qué me pasó a mí. No sé. Me miro en el espejo y todo lo que reconozco son mis ojos. En la cara de este viejo. A veces pienso que nací muy temprano o muy tarde en mi vida. Tal vez los dos somos reliquias.

¿Qué estoy haciendo? Interrogando a la maldita servidumbre. Las que limpian la mierda. Las que friegan la orina.

- ¿Qué me estás diciendo?
V-E-T-E A
- ¿Qué dijo?
L-A M-I-E-R-D-A
- No lo ví.
- ¿Qué está diciendo?
- Está diciendo "gracias".

¿Por qué estás sonriendo, cariño? Deja de mirar así. ¿Qué ha pasado? ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cómo? ¿Tiene un...? Nunca confíes en un hombre. Incluso cuando parece que no hay nada ahí abajo...

- ¿Cuánto tiempo me conoce, señor?
- Por trece años. Desde la batalla de Pusan.
- Sí, señor. Un hombre es confiable y leal por toda su vida. Y es útil. Y espera algo. Tiene ciertas expectativas a cambio. Pero falla una vez, sólo una vez.
¿Qué es lo que esto lo hace? ¿Esto lo convierte en un fracaso? ¿Cuándo termina un hombre de probarse, señor? Un buen hombre. Un hombre decente.
- ¿Decente? Un hombre debe tener la decencia de no meter la pata. Eso es lo primero. Esa es la real decencia. Otro tipo de decencia no importa realmente. Lo decimos, por supuesto, pero es una fachada. Lo decimos por qué no lo usamos. En treinta y seis horas la situación estará terminada. Y tú también. Todo el Universo sabrá que fuiste tú. Y serás transportado a otro Universo. Un Universo de la mierda. Vas a perderte de la civilización. Ni siquiera habrás nacido. Sin hacer, ni terminar. Así que ten un poco de decencia, hijo,y arregla este lío.

- Nombres, rangos y ubicaciones de todo el equipo de extracción. ¡Nombres! ¡Rangos! ¡Ahora!
- Sin nombres, sin rangos... Ellas... Sólo limpian...

- ¡Señor Strickland! ¿Qué está haciendo aquí?
- ¿Quién es ese hombre, Zelda?
- ¿Dónde está? ¿Dónde lo llevaron?
- ¿De qué está hablando?
- ¡Zelda! ¿De qué está hablando? Yo no...
- De la cosa del laboratorio. ¿Dónde está?
- ¿Dónde está qué?
- ¡Siéntate!
- Lo siento, señor. Si supiera algo, se lo diría...
- Esa historia sobre Sansón. Nunca te dije cómo terminó. Después de que los filisteos lo torturaron y lo dejaron ciego... Sansón le pidió a Dios la fuerza que necesitaba. Y al último minuto lo perdona. Y el señor le devuelve su fuerza. Una última vez. Y, sostiene los pilares del templo...con sus poderosos brazos y los aplasta. Y derrumba todo el edificio sobre los filisteos. Se muere. Pero mata a cada uno de esos hijos de puta. ¡Ese es su destino! ¿Sabes lo que esta historia en particular significa? ¿Para nosotros, Delilah? Significa que si sabes algo... y no me lo estás diciendo, me lo dirás. Antes o después de que deje caer todo este templo...en nuestras cabezas.
- ¡La chica robó esa cosa del laboratorio! ¡Lo que sea! La muda lo tomó. Oí a mi esposa hablar por teléfono, al respecto.
- Muchas gracias señor Fuller, por su ayuda.

- ¿Qué hiciste?
- ¡Zelda!
- ¡Tengo que advertirle! Irá tras ella.
- No lo harás, mujer. ¿Por qué te importa? Ella violó la ley.
- ¡Calla, Brewster! ¡Cállate! No hablas durante años, ¿y ahora no te callas? ¡Maldita sea, Brewster! No lo entenderías. No lo entenderías, aunque lo intentarás de por vida.

- Tú... y yo... juntos.
- No, sin mí. Sin mí.

Si se los contara, ¿qué diría? ¿Vivieron felices para siempre? Yo creo que sí... Estaban enamorados, ¿que permanecieron enamorados? Estoy seguro de que es verdad. Pero cuando pienso en ella, en Elisa... Todo lo que me viene a la mente es un poema. Susurrado por alguien enamorado, hace cientos de años... "Incapaz de percibir tu forma... te encuentro a mi alrededor. Tu presencia llena mis ojos con tu amor, pone humilde a mi corazón, porque estás por todas partes".