Frases de la película La batalla de los sexos

Dirección: , .
Actuación: , , .
Género: Biografía, Comedia, Deportes, Drama.
Estreno: .
Otros títulos: Battle of the Sexes.

Ha sido franca al exigir un salario más alto para todas las tenistas. Tengan cuidado, chicos. No hay forma de parar a esta señorita.

- No deben estar aquí, ¿saben?
- ¿Por ser mujer o por ser judía, Bob?

- El premio varonil debe ser alto para atraer a los mejores. Queremos que sea el torneo más prestigioso de los EUA.
- Y pagarle a las mujeres menos que nunca lo hace más prestigioso.

- Miren. Simplemente es más emocionante ver jugar a los hombres. Son más rápidos.
- Es un hecho.
- Más fuertes.
- Es un hecho.
- Y más competitivos.
- No es más que un hecho. No es su culpa, así es la biología.

Vendemos la misma cantidad de entradas.

- Si así son las cosas vamos a boicotear el torneo.
- Es un hecho.

- Bueno vamos a extrañar sus caras bonitas, pero adelante.
- No solo haremos un boicot, organizaremos nuestro propio torneo.
- Es un hecho.
- Al mismo tiempo que el Torneo del Pacific Southwest.
- Es un hecho.

- Jovencito, no hacemos apuestas a la hora de la cena.
- No hacemos apuestas a ninguna hora, Bobby.

- ¿No le bastan $100.000? Billie Jean King, ¿cuál es su problema?
- Bobby, recuerda que ahora todo es: "La igualdad esto, la igualdad aquello". Queman sostenes, por Dios.

Todas arriesgamos nuestras carreras por esto. Así que quiero agradecerles su valor. Y sus pelotas.

- ¿Y el dinero del premio?
- ¿Para qué te preocupas, Val? Solo lo recibes si ganas.

- ¿Saben cómo conseguir su atención? Con una huelga de sexo.
- ¿Qué? Nosotras también nos castigaríamos.
- Creo que yo no lo extrañaría. Mi ex lo hacía como si arreglara el carburador del Oldsmobile. Y nunca logró que el maldito auto arrancara.

- Entonces Billie Jean ¿qué es lo que quieres?
- ¿A qué te refieres?
- Con tu cabello. ¿Qué quieres hacer con él?
- No importa. Solo quítamelo de la cara.
- ¿No te importa tu apariencia? ¿Alguien tan bonita como tú?
- No es... No soy... Digo, no me... Gracias por decir eso.

- ¿Me permites que lo corte un poco? Te hará sentir como alguien totalmente distinto.
- Creo que un corte jamás me ha hecho sentir así.
- ¿Es perfume?
- Es aceite de lavanda. Me lo pongo en las muñecas para relajar a las clientes.
- Huele bien. Me encanta.

Bienvenida a la Asociación Femenina de Tenis. Gracias por unirte. Eso te convierte en profesional.

Voy a extrañar tu cara bonita, Jack, pero adelante.

- Si no están en la Federación, no pueden jugar los Grand Slam. No habrá Wimbledon. No habrá nada.
- Lo entiendo. Pero ¿qué son los Grand Slam sin las mejores tenistas del mundo? No son tan grandiosos.

Ustedes encárguense del tenis, yo de fumar.

Damas y caballeros, les presento, por primera vez en la historia del tenis ¡color!

- ¿Cómo es compartir habitación con quien te acaba de vencer...
- No hay problema, generalmente gano.

Lo que hacemos es intentar demostrar que las mujeres merecen la misma paga y respeto.

Si buscas el restaurante, el spa o la piscina, no hay nada de eso. Pero si buscas las entradas que vas a vender en la esquina aquí están.

No puedo creer cómo te mueves en la cancha. Es como ver a un animal salvaje.

- Debe ser embriagante.
- ¿Qué? ¿Jugar tenis?
- Estar en tu piel.

- Dios mío, ¿y si es Gladys? ¡Cielos! ¿Y si son mis padres?
- No pueden verte por teléfono, ¿o sí?

¿Qué tal te suena esto? "Hombre contra mujer". "Cerdo machista contra feminista que no se afeita las piernas".

- Me llamo Bobby y soy un adicto.
- Hola, Bobby.
- Al menos eso dice Priscilla. Me va a abandonar si no dejo de apostar. Me desconcierta esa palabra: "Apostar". Cuando Priscilla saca un auto de la cochera, es una gran apuesta. Jamás mira el retrovisor. Mete la reversa. Pisa el acelerador, directo a la autopista. ¡Cielo santo, eso es apostar! Pero aquí estoy, en Apostadores Anónimos.
- ¿Y cuál es tu punto, Bobby?
- Mi punto es: la vida es una apuesta, ¿no? ¡Eso es lo emocionante! ¿Saben? No están aquí por ser apostadores. Están aquí por ser pésimos apostadores.
- Vamos a...
- Ese es el problema. Pierden, por eso están aquí.
- Bien, Bobby...
- Los he estado oyendo quejarse de todos sus problemas: "¡Pobre de mí!" y "¡Esto es terrible!" Pero ¿saben cuál es el problema? No tienen algo especial.
- ¿Podemos...? - No tienen algo especial. Necesitan algo extra, un cambio de enfoque, una posición de ventaja algo que los haga pasar de apostadores a triunfadores.
- Gracias, Bobby.
- De perdedores a ganadores. ¿Por qué tenemos que renunciar a lo que más amamos en la vida? Esta gente no necesita dejar de hacer lo que hace, sino hacerlo mejor.
- Bobby...
- ¿Quién reparte? ¿Quién juega?

Eso sucede en los torneos solo para mujeres, Barry. Libertinaje. Inmoralidad. Pecado.

Sí le da vergüenza. Precisamente sí. Y se va a reflejar en su juego.

- Prometo no distraerte.
- Pero sí me distraes. Me distraes solo con estar aquí. ¿Quién eres? ¿Qué me estás haciendo?
- Soy Marilyn Kathryn Barnett. Soy hábil con las manos. No me gusta que me digan qué hacer. Y acabo de conocer a la persona más interesante.
- No soy tan interesante. En serio. No pienso más que en tenis.

Marilyn, ¿sabes cómo se paga todo esto? Sí, el el dinero del premio, las raquetas, los hoteles, los vuelos la comida, todo. Patrocinio. Y el patrocinio se perdería en un instante si ciertas cosas se hicieran públicas.

¿Sabes? No soy tu competencia. Yo solo soy su esposo y tú solo eres algo pasajero. Ambos somos secundarios. El tenis es su amor verdadero. Y si te interpones entre ella y el tenis, te vas.

El Brazo contra La Boca. Sé por quién voy a apostar.

Convertirá el tenis femenil en el hazmerreír.

- Tengo una vida privada y pienso que a la gente no le importa lo que hago.
- Cielos, yo pienso que a todo el mundo le importa lo que hago.

- Cuando era niña, jugaba tenis en un club. Tenía doce años. Iban a tomar la foto del equipo, era todo un acontecimiento.
Y mi mamá me dio unos pantaloncillos blancos de tenis, porque no podíamos comprar un vestido. Y el hombre a cargo estábamos formadas para la foto, me señaló y dijo: "Esa niña no puede estar en la foto porque no tiene un vestido de tenis".
- Seguramente te sentiste muy mal.
- No. Simplemente pensé: "Se acabó". "Voy a ser la mejor". Así realmente podré cambiar las cosas. Así tendré voz.

- ¿Por quién apuestas, Jack? ¿Por los hombres o por las mujeres?
- Por Bobby Riggs, sin duda. Margaret Court es una gran tenista, de eso no hay duda, pero el asunto es que a las mujeres se les dificulta manejar la presión. Hay quien dice que no están hechas para ello.

- ¿Nos gusta el vestido?
- Lo hizo Ted. ¿Se nos permite que no nos guste?
- Detrás de ti, cariño.
- ¡Nos encanta el vestido!

Admitámoslo, en negocios, política, deportes, en lo que sea a pesar de lo que quieran pensar, los mejores son hombres.

Un triunfo fácil sobre la maternidad y la liberación femenina.

- Y en el muy publicitado partido de tenis entre el tenista veterano Bobby Riggs y la número uno Margaret Court el autodenominado "cerdo machista" venció a la Sra. Court 6-2, 6-1 en lo que la prensa ha nombrado la "Masacre del Día de las Madres"...
- Por favor. Solo fue un partido de tenis.

La tenista número uno no puede vencer a un hombre de 55 años. ¿En serio?

No sé cómo te atreves a usar esa tontería del "cerdo machista". ¿Quién crees que te ha mantenido todos estos años? Yo. Una mujer.

- Bobby, te amo.
- Yo también te amo.
- Adoro cómo me haces reír. Adoro tus ideas locas y todos tus planes. Y cómo llegas a un lugar y lo llenas de vida. Adoro cómo me haces sentir. Extraño mucho eso. Pero necesito un esposo. Necesito a alguien estable. Alguien en quien pueda confiar. Y ese no eres tú. Y está bien. Está mejor que bien. Es maravilloso, porque eso es lo que eres.
Pero yo ya no puedo estar con esa persona. Simplemente no puedo. Lo siento mucho.

En otras noticias, otra batalla en la interminable guerra de los sexos esta vez en la cancha de tenis por un premio de $100.000 se anunció el día de hoy.
La campeona del tenis, Billie Jean King, de 29 años aceptó el reto de Bobby Riggs, de 55 años.
La fecha y el lugar aún están por decidirse.
King dice que no jugará por el dinero sino, en sus propias palabras "para devolver su lugar al tenis femenil y la liberación femenina".
Riggs dice que lanzó el reto para demostrar "que las mujeres son pésimas y que no deben jugar contra un hombre".

No me malinterpreten, amo a las mujeres, en la cama y en la cocina. ¡Pero ahora quieren estar en todas partes! ¡Quieren hacer de todo! ¿Cuándo va a terminar eso? Pronto los hombres no podremos ir a un partido, ir de pesca. No podremos ir por algo de beber después del trabajo. Y de eso se trata la liberación femenina. Y tiene que parar. Y Bobby Riggs es el indicado para hacerlo.

Sigue hablando, Bobby. Mientras más tonterías digas, peor será cuando pierdas.

- Soy el número uno femenil, soy el campeón. ¿Por qué habría de perder?
- Porque los dinosaurios no juegan tenis.

No digo que las mujeres no deban estar en la cancha. Si no, ¿quién recogería las pelotas?

Puede hablar todo lo que quiera. Es de las pocas cosas que hace bien. Pero lo único que importa es quién gana el partido.

Ya sea con un vestido, con un paraguas o con el accesorio más codiciado de esta temporada, un rebaño de ovejas Bobby aún no pierde ningún partido.

- Billie Jean, nadie se queja de que Rosie sea tu comentarista.
- Rosie no se ha dedicado a intentar desmantelar el tenis femenil.

¿Recuerdas la última vez que creíste que alardeaba? Un dólar.

¿Sabes cuál es la diferencia entre un buen tenista y un gran tenista? Los grandes no permiten que se interpongan sus emociones. Perjudican su juego.

- ¿Su padre es mejor que su madre solo porque es hombre? ¿Eso cree?
- No.
- Eso es lo que está diciendo, aunque crea que no.

De algo estoy seguro no hay que interponerse entre una mujer y su estilista.

Esta es una presentación exclusiva de ABC Deportes.
En vivo desde el Astrodome en Houston, Texas la Batalla de los Sexos del tenis, Billie Jean King contra Bobby Riggs.
¡Vaya escena! El Astrodome de Houston en el que hasta ahora se había jugado casi cualquier deporte, excepto tenis.
Pero en esta vista panorámica, todo un acontecimiento.
Con la big band, animadoras bailando y todo lo demás.
Es difícil de creer, pero probablemente haya más de 30.000 personas lo cual es un récord mundial de asistentes a un partido de tenis.

Presentamos a la seis veces campeona de Wimbledon cuatro veces campeona femenil de los Estados Unidos ganadora del Grand Slam femenil ¡Billie Jean King!
Hay un sentimiento abrumador hacia Billie Jean King.
Una joven muy atractiva y a veces da la sensación de que, si dejara crecer su cabello y se quitara los anteojos, podría trabajar en Hollywood.
Aquí viene Bobby Riggs. Ya lo ven en pantalla.
Damas y caballeros, den la bienvenida al campeón del Grand Slam y tenista del Salón de la Fama, ¡Bobby Riggs!
Un partido muy esperado, negociado y promocionado incesante y astutamente por Bobby Riggs.
Ahí está Bobby. El gran teatro, el gran fanfarrón, el gran alboroto.
Ahora se enfrenta a una rival más dura con Billie Jean King.
Esto es una locura.

- ¿Últimas palabras antes del partido, Bobby?
- Este partido es por todos los hombres del mundo que, como yo sienten que el hombre es el rey, que es superior.
- ¿Billie Jean?
- No tengo más que decir. Vamos a jugar.

Bobby ya comenzó. Gritó: "Muy bien, niña" cuando Billie ganó el punto.
Cuando empiece a perder, no creo que siga gritando eso.

Supongo que todos esperábamos ver su sentido del humor. En vez de eso, parece haberse convertido en un asunto muy, muy serio. Bobby Riggs ha dejado a un lado la comedia.

De pronto Bobby se ha convertido en el competidor débil.

- Te diré algo sobre Bobby Riggs, Rosie. Lo has criticado toda la noche, y está bien. Y ha hecho mucho ruido con el asunto del machismo que el lugar de la mujer es la cocina, y todo eso pero tiene 55 años y es un tipo muy especial.
- De acuerdo. Pero creo que no debería estar en la cancha con alguien del calibre de Billie Jean.

PUNTO PARA PARTIDO

Espero que Jack Kramer esté viendo esto y que lo haga entender que las mujeres no son una burla.
Bobby Riggs da pelea con todo lo que tiene.

Es el partido que se ha convertido en polémica.
Igualdad para las mujeres. Igualdad de derechos.
Billie Jean luchó por la igualdad de paga para las mujeres en el Abierto de los Estados Unidos y la consiguió.
Billie Jean King jugó a su manera, descansando, siendo poco comunicativa pero preparándose mental, emocional y físicamente para un desempeño impresionante contra Bobby Riggs.

Los tiempos cambian. Tú lo sabes, acabas de cambiarlos.

Algún día seremos libres de ser quienes somos y de amar a quien amamos. Pero ahora es hora de ir al baile.

Los tiempos sí cambiaron para Billie Jean.
Tras muchos años, ella y Larry se divorciaron y ella encontró el amor para siempre con su nueva pareja, llana Kloss.
Larry se casó de nuevo y tuvo una familia.
Billie Jean e Ilana son madrinas de sus hijos.
Bobby y Priscilla renovaron sus votos matrimoniales y permanecieron juntos por el resto de su vida.
Él jamás dejó de apostar.
Tras décadas de luchar por la igualdad de género los derechos LGBTQ y el Título IX Billie Jean fue la primera mujer atleta galardonada con la Medalla Presidencial de la Libertad.