Frases de la película Isla de Perros

Dirección: .
Actuación: , , .
Género: Animación, Arte, Aventura, Comedia, Drama, Fantasía.
Estreno: .
Otros títulos: Isle of Dogs.

Hace diez siglos, antes de la Era de la Obediencia los perros merodeaban con libertad, marcando su territorio.
Con el fin de extender su dominio la Dinastía Kobayashi, amante de los gatos arremetió contra las desprevenidas bestias de cuatro patas.
En vísperas de la aniquilación canina total un niño guerrero, en desacuerdo por el asedio a los desvalidos perros traicionó a su especie cortó la cabeza del líder del clan Kobayashi y juró su espada con el siguiente haikú de guerra.
- ¡Mi espalda le doy a la humanidad!
Escarcha en la ventana. Después se le conocería como "el legendario Niño Samurái" descanse en paz. Tras la sangrienta derrota canina los perros se convirtieron en mascotas indefensas: Domados, amaestrados, menospreciados. Pero sobrevivieron y se multiplicaron. Los Kobayashi, no obstante, jamás perdonaron a su derrocado enemigo.

Durante mil años, estos animales nos han amado servido y protegido. Ahora, en su momento de mayor necesidad, ¿los abandonamos? Una oleada de histeria antiperros ha mutilado nuestro juicio moral. En seis meses tendré listo un suero. ¡Estoy cerca, maldición! La gripe canina será erradicada, la fiebre de hocico derrotada.

- No creo poder digerir más esta basura.
- Exacto.
- Pienso lo mismo. Dormía en un cojín de lana junto a un calentador eléctrico. Ese es mi territorio. Soy un perro casero. Aparecí en 22 comerciales de Doggy-Chop. Mírenme ahora, no podría ni audicionar.
- Fui la mascota de un equipo universitario de béisbol invicto. Perdí mi espíritu. Soy deprimente.
- Yo solo pido lo que siempre he tenido: Una dieta balanceada, aseo regular y un examen físico general por año. Creo que desistiré.
- ¿Justo ahora?
- Justo ahora. No hay futuro en la Isla de Basura.

Ustedes me dan asco. He visto gatos con más valor que ustedes. ¡Deja de lamer tus heridas! ¿Tienes hambre? Mata algo y cómetelo. ¿Enfermo? Descansa en paz. ¿Tienes frío? Cava un hoyo en la tierra y entiérrate. Pero nadie se da por vencido aquí. Jamás lo olviden. Jamás.

¿Nos lo comemos o lo rescatamos?
- No lo sé.
- Nadie se comerá a ese piloto. Ni su cadáver. Los perros no comen amos.

Yo muerdo.

- ¡Sentados!
- ¡Chief, siéntate!
- Yo no me siento.
- ¡Sé obediente! ¡Siéntate!

- ¿Eres una perra de exposición?
- Fui criada como tal. Me educaron con ese propósito. No fue mi decisión. No lo considero mi identidad.

- Eres callejero, ¿no es así?
- Sí, soy callejero.
- Como todos. Es decir, si lo piensas bien.

- No es verdad el rumor. Sobre mí y Felix, para que sepas. No traería cachorros a este mundo. Yo no confío en los amos. Nunca lo hice, va contra mis principios.
- Pero este lugar no es para perros como tú. Tú tienes un hogar. Tienes documentación.
- Puedo cuidarme, cariño. No te preocupes por mí.

- ¿Lo ayudarás? ¿A ese piloto?
- ¿Por qué debería hacerlo?
- Porque solo tiene 12 años. Los perros amamos a esos niños.

- Oyeron el rumor, ¿no? ¿Sobre el piloto?
- ¿Cuál rumor?
- Kobayashi es su tío lejano. ¡Es pupilo del alcalde!
- ¿Qué?
- Como sea, veamos los pros. Voló aquí, solo, y se estrelló en esta isla por una razón, y solo una: encontrar a su perro. Que yo sepa, ningún otro amo ni un solo amo humano ha hecho el mínimo esfuerzo por su perro.

- ¿Cuál es su comida favorita?
- Doble porción de Doggy-Chop enlatado mezclado con Puppy-Snaps y vitaminas molidas.
- King es la imagen de esa marca. Es el perro Doggy-Chop.
- Solía serlo.
- ¿Eso comías diario?
- No siempre. Mi amo era profesor. No éramos ricos, ¿sabes? ¿Tú?
- Un ribeye de Kobe, sellado, con hueso, con sal y pimienta. Era mi cena de cumpleaños. Cada año.
- La mía es la salchicha picante, estilo yakitori. El vendedor me guardaba una los días de juego.
- ¿Duke?
- Helado de té verde. Mi ama amaba lo dulce. Probablemente lo heredé de ella.

- ¿Qué hay de ti, Chief? ¿Cuál era tu comida favorita?
- ¿Yo? Me da igual. Desechos, basura, desperdicios. Estoy acostumbrado a las sobras.
- Sí, sí.
- Desde luego, no siempre fui callejero.
- Espera. ¿Qué dijiste?
- Que no siempre fui callejero.
- ¿En serio? ¿Desde cuándo?
- Cuéntanos.
- He sido perseguido por perreros toda mi vida. No soy fácil de atrapar. Solo tres veces me capturaron y me llevaron a la perrera. Las dos primeras veces, escapé en menos de un día pero la tercera me adoptaron antes de terminar de cavar el túnel de escape. Una familia grande. Cinco niños, ya tenían dos perros. Me metieron en una camioneta y me llevaron a la mitad de la nada. Pasto, árboles, piscina, dibujos animados. Como sea. A la semana, una mañana el más pequeño, llamado Toshiro me despertó a las 6:15, con mucha vida, ilusionado y trató de acariciarme. No me hizo nada malo, solo fue amistoso. Al parecer, lo mordí tan fuerte que casi le arranco la mano. Sangre por toda la cocina. Lo llevaron a urgencias y a mí me encerraron en el cobertizo con la luz apagada. Me dio tiempo para pensar. ¿Qué pasó? ¿Por qué hice eso? Hasta hoy, no tengo idea. Me asusto, supongo. Yo muerdo. Esa noche, una anciana (probablemente la abuela) me llevó un tazón de chili hibachi casero. Me gusta pensar que lo cocinó para mí, pero ¿quién sabe? Tal vez eran más sobras...
- Tienes una garrapata.
- En fin, es la mejor comida que yo haya probado. La anciana me dio un gran tazón de chili.
- ¿Y qué pasó después?
- Cavé y escapé por la mañana, salté a un camión de volteo y así llegué a Megasaki.

Siempre fui callejero, afrontémoslo.

Jóvenes amos de Megasaki: ¡únanse!

No. Repito: No. No soy tu mascota. Tú no me agradas. Tampoco me importas. No voy a esperarte. Yo muerdo. Suerte.

- No me pidas que lo atrape.
- ¡Ve por él! ¡Ve por él!
- Escucha bien: no voy por cosas.
- ¡Ve por él!
- No voy a hacerlo porque me lo hayas ordenado. Lo voy a hacer... porque siento lástima por ti.

Galleta. No puedo aceptarla. Es para tu perro. Jamás me habían ofrecido una Puppy-Snap. Ni siquiera sé a qué saben. Bueno, la probaré. Crujiente. Salada. Según sé, te limpia los dientes. Ahora es mi comida favorita. Gracias.

- ¡Rex, King, Duke, Boss! ¡Llegaron!
- ¿Qué te sucedió?
- Tomé un baño.
- ¿Qué? ¿Trajo jabón?
- Solo un poco.
- Te ves esponjoso.
- Jugué a atrapar.
- ¿Con un palo?
- Con un trozo de manguera para radiador.
- ¿Y se lo llevaste de vuelta?
- Sí. Es un buen chico.

- ¿Piensan comerme ahora?
- ¿Qué dijiste?
- ¿Piensan comerme ahora? Oí que eran caníbales. Les advierto: pienso defenderme con todos los medios a mi disposición.
- ¿Quién te dijo esa mentira? Recurrimos al canibalismo en una ocasión hace muchos meses, como un acto desesperado. Nos comimos un solo perro. Se llamaba Fuzzball. Era el líder de la jauría y ya estaba en coma por inanición así que nosotros lo sacamos de su su miseria y y lo consumimos. Habríamos caído muertos en una semana sin ese alimento. Nos moríamos. ¿Nos juzgarás por eso?

Amo Atari, hice un juramento cuando asumí las responsabilidades como el perro guardaespaldas del alcalde. ¡Nadie, por ningún motivo, me haría violar ese voto! ¡Siempre le seré leal como mi único e incondicional amo! ¡Pero mis circunstancias y las de cada mascota de Megasaki, han cambiado! ¡Tengo obligaciones que nunca preví! Soy líder de una tribu de marginados, dependen de mí para sobrevivir ¡y pronto seré padre! Con gran tristeza y humildad:
Le pido me exima de las obligaciones de mi cargo con efecto inmediato.

- ¡Qué hijo de perra! Si no nos ahogamos, yo te estrangularé. No importa cuántos colmillos explosivos quieras escupirme. ¿Tienes la mínima idea de lo que el pequeño piloto atravesó solo para rescatarte? ¿Cómo te atreves?
- Eres callejero.
- Sí, ¿y qué?
- ¿Cómo te llamas?
- ¿Qué importa?
- Eres del centro de Megasaki. Lo noté por tu acento. Eres un oceánico de pelo corto con orejas manchadas. Naciste en un desagüe el Día del Brote de Bambú hoy hace seis años.
- ¿Me conoces?
- No... no lo... no lo sé. Soy tu hermano mayor por cinco minutos. Ha pasado mucho tiempo, Chief.
- ¿Yo...? ¿Yo era el débil?
- Ya no lo eres.

- Amo Atari, ¿acepta a mi hermano Chief como el nuevo perro guardaespaldas a su servicio expupilo de la familia del alcalde?
- Chief, ¿aceptas tú a Atari como tu amo directo para servirle y salvaguardar su integridad con todo el valor, lealtad y amistad?
- Puedo hacerlo.
- Bien.

- Soy un fracaso.
- ¡Guarde la compostura y actúe como científica! El profesor Watanabe jamás se rindió. ¿Este es...? ¿Este es el suero? ¿La cura de la gripe? ¿El tratamiento de la fiebre? ¿El fin de la Crisis de Saturación Canina?
- La última dosis.

Querido editor Hiroshi del Daily-Manifesto:
En una serie de artículos de primera de una atractiva reportera de su personal usted resalta la gran injusticia que ha ocurrido bajo la administración Kobayashi. He pasado las últimas semanas viajando en compañía de los animales a los que el alcalde llama "perros malos". Son los mejores seres vivos que he conocido en mi docena de años. A sus lectores, la gente buena de Megasaki, les digo: El ciclo de la vida no es más que un delicado equilibrio. ¿Quiénes somos y quiénes queremos ser? ¿Quiénes somos? Escribí un haikú para expresar lo que siento por los perros de la Isla de Basura. Habla de naturaleza, amor, amistad, eternidad y un búho negro. Lo llamo: "La linterna de Atari".
¿Qué pasó?
¿Con el mejor amigo del hombre?
Flor cayendo en primavera.
Dijo un haikú. Después les digo. Le dedico este poema a mi tío lejano, el alcalde Kobayashi quien me acogió siendo un perro callejero sin lugar adonde ir. Editor Hiroshi, extienda mi suscripción un año más. Adjunto un cheque por la cantidad de mil yenes. Firmado, Atari Kobayashi, expupilo de la familia del alcalde.

Por un antiguo estatuto de la prefectura de Uni en caso de muerte, desaparición o enjuiciamiento del candidato electo durante la ceremonia de la Noche de Reelección todas las facultades y atribuciones de su cargo pasarán a su pariente más cercano y/o heredero designado.
¡En otras palabras Atari Kobayashi es el nuevo alcalde de Megasaki! ¡Me oyeron bien, Atari Kobayashi es el nuevo alcalde de Megasaki!

La vida en la prefectura de Uni regresó a una agradable calma. La racha ganadora de los Megasaki Dragons concluyó con su derrota ante los Honda Goblins. Doggy-Chop finalmente reabrió sus 11 fábricas locales y Puppy-Snaps reanudó su producción con un producto mejorado. (Sashimi de mortadela) (Comida para gato) (Agua del grifo) El abuso de poder y la corrupción se redujeron a niveles aceptables. El suero para la gripe canina curó a todos los perros de la región. Hay quienes afirman que algunos perros continúan vagando en la Isla de Basura. No obstante, tales rumores siguen sin ser confirmados.
- Alcalde Atari, coincidimos en que debería ser un crimen maltratar, golpear, asesinar o gritarle a cualquier perro.
- Esa no es la cuestión. La cuestión es: ¿cuál es el castigo apropiado?
- Exactamente. Y la respuesta es: pena de muerte.
- Eso nos parece excesivo.
- Posiblemente. Deberíamos fijar 30 días de servicio comunitario y una multa no menor a 250.000 yenes.

- ¿Cómo se siente ya no ser callejero?
- Vivo un día a la vez. La semana pasada, casi le arranco la mano a un cabildero de Suzuki. Tuvieron que transfundirle sangre.
- Seguro lo merecía.
- Tal vez. ¿Sabes nuevos trucos?
- De hecho, sí. Solo uno.
- ¿Puedo verlo?
- Hago malabares con diez pinos en llamas sobre mi cola pero tendrás que imaginar esa parte.
- Puedo imaginarlo. ¿Sigues en contra de traer cachorros a este mundo?
- Te lo diré cuando te conozca más.
- Me parece justo.
- Mis amigos creen que disfruto pelear, pero eso no es cierto. A veces pierdo los estribos y enfurezco pero jamás lo disfruto. No soy un perro violento. No sé ni por qué muerdo.
- No me atraen los perros domesticados.