Frases de la película Indiana Jones y la última cruzada

Frases de la película dirigida por Steven Spielberg, estrenada en 1989, también conocida como Indiana Jones and the Last Crusade.

Hoy has perdido, chico. Pero no tiene por qué gustarte.

La arqueología busca el hecho no la verdad. Si les interesa la verdad, Filosofía está al final del pasillo. Olviden las ciudades perdidas, los viajes exóticos y las excavaciones. No seguimos mapas del tesoro y la "X" nunca marca el lugar. El 70% de la arqueología se hace en la biblioteca.

- Me llamo Walter Donovan.
- Sé quién es usted. Sus donaciones al museo han sido muy generosas. Su colección es impresionante. Al igual que usted, me apasionan las antigüedades. Venga a ver esto. Puede que le interese. Bueno, es arenisca. Un símbolo cristiano. Está en latín clásico. Mediados del siglo XII, diría yo.
- Coincide con nuestro análisis.
- ¿De dónde procede?
- Del norte de Ankara, de una excavación en busca de cobre.
- ¿Puede traducir la inscripción?
- "'... aquel que beba el agua que Yo le daré', dice el Señor, 'verá brotar en él un manantial de vida eterna"'. "Deja que me lleven a Tu montaña santa y al lugar en donde moras, a través del desierto y la montaña hasta el cañón de la Media Luna y al templo donde la copa que contiene la sangre de Jesucristo habita para siempre".
- El Santo Grial, Dr. Jones. El cáliz que utilizó Cristo durante la Última Cena, la copa que recogió su sangre
en la Crucifixión y que fue confiada a José de Arimatea.
- La leyenda artúrica. Conozco bien ese cuento de niños.
- ¡La vida eterna! El don de la eterna juventud para el que beba del Grial.
- Un cuento en el que querría despertar.
- Un sueño de viejos.
- De todos los hombres, incluso el de su padre, creo.
- El Grial es su afición.

- Le contaré otro cuento de niños. Tras confiar el Grial a José de Arimatea, desapareció durante mil años hasta que lo hallaron tres caballeros de la Primera Cruzada, tres hermanos.
- Conozco ese cuento. 150 años después, dos de los hermanos salieron del desierto con el Grial y emprendieron un viaje a Francia, pero sólo llegó uno. Y antes de morir... de extrema vejez, se supone que contó su historia a un fraile franciscano, creo.
- No es una suposición, Dr. Jones. He aquí el manuscrito en el que el fraile redactó la crónica del caballero. No revela el paradero del Grial, pero el caballero juró que dos señales lo harían. Esta tablilla es una de las señales. Demuestra que la historia es cierta. Pero está incompleta. La segunda señal está en la tumba del hermano. El encargado de nuestro proyecto cree que esa tumba está en Venecia, Italia. Como verá, estamos a punto de culminar una búsqueda que empezó hace casi dos milenios.

- Se equivoca de Jones, Sr. Donovan.
- ¿Por qué no prueba con mi padre?
- Ya lo hemos hecho. Su padre es el hombre que ha desaparecido.

- ¿Qué es eso?
- El diario de papá sobre el Grial. Cada pista que siguió, cada descubrimiento que hizo. Una relación completa de su búsqueda del Santo Grial. Aquí está toda su vida. ¿Por qué me lo habrá mandado?
- No lo sé, pero alguien está dispuesto a conseguirlo.
- ¿Tú crees, Marcus? ¿Crees que el Grial existe realmente?
- Su búsqueda es la búsqueda de lo que hay de divino en nosotros. Pero no puedo darte hechos. A mi edad puedo aceptar ciertas cosas basándome en la fe.

- Sabía que era usted. Tiene los ojos de su padre.
- Y las orejas de mi madre, el resto es suyo.

- ¡Igual que su padre! Emocionado como un colegial. ¿No sería maravilloso que estuviera aquí para ver esto?
- Nunca habría pasado entre las ratas. Odia las ratas.

- ¡Habla o eres hombre muerto! ¡Maldita sea, dímelo! ¡Dímelo!
- ¡Si no me suelta, moriremos los dos!
- ¡Que así sea!
- Mi alma está preparada. ¿Y la suya?
- ¡Es tu última oportunidad!
- ¡No, Dr. Jones, es la suya!
- Muy bien, ¿dónde está mi padre?
- Si me deja libre, se lo diré.
- ¿Quién eres?
- Me llamo Kazim.
- ¿Por qué querías matarme?
- El secreto del Grial ha estado a salvo durante mil años.
- Y durante ese tiempo, la hermandad de la Espada Cruciforme ha estado dispuesta a todo por guardarlo. Déjeme bajar aquí. Pregúntese esto: ¿por qué busca el Cáliz de Cristo? ¿Por la gloria de Dios o por la suya?
- No busco el Cáliz de Cristo, busco a mi padre.
- En ese caso, que Dios le acompañe. Su padre está en el castillo de Brunwald en la frontera de Austria y Alemania.

¿Qué está pasando? Desde que te conozco casi me incineran, me ahogan y me hacen picadillo. Estamos metidos en algo siniestro. Creo que papá sabía demasiado.

- Déjame en paz. No me gustan las mujeres fáciles.
- Y yo odio a los hombres arrogantes.

Nazis. ¡Los odio!

- ¿Junior?
- Sí, señor.
- ¡Eres tú, Junior!
- No me llames así.
- ¿Qué haces aquí?
- ¡He venido a buscarte!

- Deme la libreta.
- ¿Qué libreta?
- Tiene el diario en el bolsillo.
- ¡Imbécil! ¿Crees que mi hijo sería tan estúpido como para traer mi diario hasta aquí? No lo has traído ¿verdad que no? No lo has traído, ¿no?
- ¡Lo has traído!
- Ya hablaremos después, ¿vale?
- ¡Debí enviarlo a los hermanos Marx!
- ¡No te sulfures! ¿Que no me sulfure? ¡Te lo envié para que no cayera en sus manos!
- ¡He venido a rescatarte!
- ¿Ah, sí? ¿Y quién te rescatará a ti, Junior?
- Te he dicho que no me llames Junior.

- ¿Cómo supiste que era nazi?
- Porque habla en sueños.

¿No le advertí que no se fiara de nadie, Dr. Jones?

- Está claro dónde están las páginas. Se las dio a Marcus Brody.
- ¿A Marcus? ¿No habrás metido al pobre en esto? No está a la altura.
- No pasará desapercibido. Le encontraremos.
- No crea. Lleva dos días de ventaja, más de lo que necesita. Brody tiene muchos amigos, habla una docena de idiomas, se mezcla con el pueblo, desaparecerá, no volverán a verle. Con un poco suerte, tendrá ya el Grial.

- Así nos despedimos en Austria.
- Y así nos despedimos en Alemania.
- Prefiero las despedidas austriacas.
- Yo también.

- Afloja las cuerdas. Hay que encontrar a Marcus antes que los nazis.
- Dijiste que llevaba dos días de ventaja, que desaparecería.
- ¿Te lo creíste? Me lo inventé. ¡Una vez se perdió en su propio museo!

- "Órdenes del Führer. Mantener en secreto la misión es esencial. Eliminen a los conspiradores americanos".¡Alemania ha declarado la guerra a los Jones!

¡Esto es intolerable!

- Verás, el que encuentre el Grial ha de enfrentarse a una prueba final.
- ¿Qué prueba?
- Tres obstáculos letales.
- ¿Trampas?
- ¡Sí, claro!
- Pero yo he descubierto las claves que nos ayudarán a superarlos en las crónicas de San Anselmo.
- ¿Y cuáles son? ¿No las recuerdas?
- ¡Las escribí en mi diario para no tener que recordarlas!
- ¿Nos sigue medio ejército alemán y quieres ir a Berlín, a la boca del lobo?
- Sí. Lo que importa es el Grial.

- La búsqueda del Grial no es arqueología. Es una carrera contra el mal. Si cae en manos de los nazis, los ejércitos de la oscuridad marcharán sobre la faz de la Tierra. ¿No lo comprendes?
- Estás obsesionado, papá. Nunca lo he comprendido. Nunca. Y mamá tampoco.
- Sí, ella sí. Demasiado bien...Por desgracia. Me ocultó su enfermedad hasta que sólo pude llorar su muerte.

- ¿Has vuelto por el diario? ¿Por qué?
- Mi padre no quería que lo quemaran.
- ¿Eso piensas de mí? Yo creo en el Grial, no en la esvástica.
- Y te unes a los enemigos del Grial. ¿A quién le importa lo que creas?
- ¡A ti!
- Lo único que tengo que hacer es apretar.
- Lo único que tengo que hacer es gritar.

- Fui un padre estupendo.
- ¿Cuándo?
- ¿Alguna vez te dije que comieras todo, te acostaras, hicieras los deberes? No. Respeté tu intimidad y te enseñé a ser independiente.
- ¡Me enseñaste que yo te importaba menos que los personajes de tus libros! ¡Lo aprendí tan bienque apenas hemos hablado en 20 años!

- Cuando lleguemos a Alejandreta, nos enfrentaremos a tres pruebas. La primera: "El soplo de Dios.
Sólo pasará el penitente". La segunda: "La palabra de Dios. El que siga sus pasos seguirá adelante". La tercera: "El camino de Dios. Sólo el que salte de la cabeza del león probará su valía".
- ¿Qué significan?
- No lo sé. ¡Ya lo averiguaremos!

- Esa gente intenta matarnos.
- ¡Lo sé, papá!
- Es una experiencia nueva para mí.
- A mí me pasa a menudo.

De pronto, recordé lo que dijo Carlomagno. "¡Que mis ejércitos sean las rocas, los árboles y los pájaros del cielo!"

- ¿Qué hay en esa libreta, en ese maldito diario? ¿De qué le vale sin el mapa? Sin embargo, tuvo que ir
hasta Berlín a buscarlo. ¿Por qué? ¿Qué nos oculta? ¿Qué le dice ese diario que no nos diga a nosotros?
- Me dice que los patosos sin educación como usted ¡deberían leer libros en vez de quemarlos!

- Henry, la pluma.
- ¿Qué?
- La pluma prevalece sobre la espada.

¡Indy! ¡Dios mío! Se me ha ido. Y nunca le dije nada. No estaba preparado, Marcus. Cinco minutos habrían bastado.

- Hitler podrá conquistar el mundo, pero no se lo llevará con él. Seguiré bebiendo a mi salud cuando ya se hayan olvidado de él. El Grial es mío. Y usted me lo traerá.
- Disparándome no lo conseguirá.
- ¿Sabe qué? Tiene usted toda la razón.

- ¿Quién eres?
- El último de los tres hermanos que juraron encontrar el Santo Grial y guardarlo.
- Eso fue hace 700 años.
- He esperado mucho tiempo. ¡Qué extraña indumentaria para un caballero!
- No soy exactamente un caballero.
- ¿A qué te refieres?
- Fui elegido por ser el más valiente y el más digno. Disfrutaría de tal honor hasta que otro llegara y me retara en combate. Ahora el honor es tuyo ya que me has derrotado.

- ¿Cuál es?
- Debes elegir. Pero elige sabiamente. Porque si el verdadero Grial da la vida, el falso Grial la quita.

- No puede ser de oro. Ésa es la copa de un carpintero. Sólo hay una forma de averiguarlo.
- Has elegido sabiamente. Pero el Grial no puede pasar más allá del Gran Sello. Ése es el límite y el precio de la inmortalidad.

- Elsa no creía en el Grial. Pensó que había encontrado un tesoro.
- ¿Y tú qué has encontrado?
- ¿Yo? Iluminación. ¿Y tú qué has encontrado, Junior?
- ¿"Junior"? Papá...
- ¿Qué significa eso de "Junior"?
- Es su nombre: Henry Jones Junior.
- Me gusta más "Indiana".
- ¡Nuestro perro se llamaba "Indiana"!
- ¿Nos podemos ir ya?
- ¿El perro? ¿Te llamaron como al perro?
- Tengo muy buenos recuerdos de aquel perro.

Frases archivadas en Acción, Aventura, Harrison Ford, Indiana Jones, Steven Spielberg, enviadas por .

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 105 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco