Frases de la película Guasón (Joker)

Dirección: Todd Phillips.
Actuación: Joaquin Phoenix, Robert De Niro, Zazie Beetz.
Género: Crimen, Drama, Thriller/Suspenso.
Estreno: 2019.

¿Son ideas mías o cada vez está peor allá afuera?

"Solo espero que mi muerte tenga más sentido que mi vida"

- Me preguntaba si le podía pedir al médico que aumentara mi dosis.
- Arthur, tomas siete medicamentos diferentes. Alguno debe funcionar.

Disculpe si me río: Estoy enfermo. Más información detrás. Es una enfermedad que causa risa repentina, frecuente e incontrolable que no corresponde a mi sentir. Puede pasar en gente con lesión cerebral o algunas enfermedades neurológicas.

- Tienes algo especial, Arthur. Estoy seguro. ¿De dónde eres?
- Vivo aquí en la ciudad con mi madre.
- Muy bien, esperen. Eso no tiene nada de gracioso. Yo vivía con mi madre antes de ser famoso. Solo ella y yo. Soy el hijo del padre que salió a comprar cigarrillos y nunca regresó. Sé lo que se siente, Murray. He sido el hombre de la casa desde que tengo memoria.
- Cuido bien a mi madre.
- Todo ese sacrificio, ella debe quererte mucho.
- Así es. Siempre me dice que sonría y que ponga mi mejor cara. Dice que mi destino es llevar la risa y alegría al mundo.

Intento ayudarte. Y te diré algo más. Los muchachos no se sienten a gusto contigo, Arthur porque la gente cree que eres raro. Y yo no puedo darme ese lujo.

- No quiero que te preocupes por dinero, mamá. O por mí. Todos dicen que estoy listo para presentarme en grandes clubes de comedia.
- Pero, Feliz, ¿qué te hace pensar que puedes hacerlo?
- ¿A qué te refieres?
- ¿No tendrías que ser gracioso para ser comediante?

LA PEOR PARTE DE TENER UN TRASTORNO MENTAL ES QUE LA GENTE ESPERA QUE TE COMPORTES COMO SI NO LO TUVIERAS

- Hoyt, por favor, me encanta este trabajo.
- Arthur, necesito saber por qué llevaste una pistola a un hospital para niños.
- Es de utilería. Es parte de mi acto.
- Es mentira. Mentira. ¿Qué clase de payaso lleva una maldita pistola? Además, Randall me dijo que intentaste comprarle un arma la semana pasada.
- ¿Randall te dijo eso?
- Eres un desastre y un mentiroso, Arthur. ¡Estás despedido!

- Arthur, escuché lo que pasó. Lo siento, viejo.
- Sí.
- No me parece justo que te despidan así. ¿De verdad llevaste una pistola al hospital para niños, Artie? ¿Por qué demonios hiciste eso? ¿Es parte de tu nuevo acto, Arthur? Si el baile no resulta, ¿te suicidarás?
- ¿Por qué no le preguntas a Randall? Fue su pistola.
- ¿Qué?
- Aún te la tengo que pagar, ¿no?
- ¿De qué demonios hablas? Deja de decir estupideces, Art.

- Ahora parece existir una oleada anti ricos en la ciudad. Es como si nuestros menos afortunados residentes están del lado del asesino.
- Sí, y es una lástima.
- Es una de las razones por las que estoy considerando postularme como alcalde. Ciudad Gótica perdió su rumbo.
- ¿Qué opina sobre el testigo que afirma que el sospechoso usaba una máscara de payaso?
- Tiene mucho sentido. ¿Qué clase de cobarde haría algo tan despiadado? Alguien que se esconde detrás de una máscara. Alguien tan envidioso de aquellos más afortunados que ellos pero al mismo tiempo muy asustados para mostrar su propia cara. Y hasta que esa clase de gente mejore los que hemos hecho algo con nuestras vidas siempre miraremos a aquellos que no lo han hecho como payasos.

- Escuché esta canción en la radio el otro día y el tipo cantaba que se llamaba Carnaval.
- Arthur...
- Lo que es una locura porque ese es mi nombre de payaso en el trabajo. Y hasta hace poco era como si nadie me viera nunca. Ni siquiera yo sabía si en realidad existía.
- Arthur, te tengo malas noticias.
- No me escucha, ¿verdad? Creo que nunca lo hace. Hace las mismas preguntas cada semana. "¿Cómo va tu trabajo?". "¿Has tenido pensamientos negativos?". Todo lo que tengo son pensamientos negativos pero usted no escucha. Dije que en toda mi vida ni siquiera yo sabía si en realidad existía. Pero sí existo. Y la gente está empezando a notarlo.
- Recortaron nuestro presupuesto. Cerraremos nuestras oficinas la próxima semana. La ciudad está recortando muchos presupuestos. Servicios sociales es uno. Esta es la última vez que nos reuniremos.
- De acuerdo.
- No les importa una mierda la gente como tú, Arthur. Y en realidad tampoco les importa una mierda la gente como yo. Maldita sea.
- ¿Y ahora cómo conseguiré mis medicamentos? ¿Con quién hablaré?
- Lo siento, Arthur.

Hola, me alegra estar aquí. Odiaba la escuela cuando era niño. Odiaba la escuela de niño. Mi madre decía: "Deberías disfrutarlo. Algún día tendrás que trabajar para vivir". "No lo haré, ma, seré comediante".

Que se jodan. Creo que quien lo hizo es un héroe. Tres imbéciles menos en Ciudad Gótica. Solo faltan un millón más.

- ¿Esto es verdad, mamá?
- Es un hombre extraordinario, Feliz. Es un hombre muy poderoso. Estábamos enamorados. Decía que no podíamos estar juntos que teníamos que guardar las apariencias. Y yo nunca pude decírselo a nadie porque firmé algunos documentos. Además, ya te podrás imaginar lo que diría la gente de nosotros. Lo que dirían de ti.
- ¿Qué dirían, mamá?

- Hablamos con su jefe en Jaja. Dijo que lo despidió por llevar una pistola a un hospital de niños. ¿Es cierto, señor Fleck?
- Era de utilería. Es parte de mi acto. Soy payaso de fiestas.
- ¿Y por qué lo despidieron?
- Dijeron que no era lo suficientemente gracioso. ¿Puede creerlo?

Lo que les puedo decir es que algo anda mal con esa gente. Estoy aquí para ayudarlos. Los sacaré de la pobreza, ayudaré a mejorar sus vidas. Por eso me estoy postulando. Y tal vez no se dan cuenta, pero soy su única esperanza.

- ¿Te puedo ayudar, amigo?
- No sé qué decir.
- ¿Quieres un autógrafo o algo?
- No. Me llamo Arthur. Penny Fleck es mi madre.
- Dios. Tú eres el tipo que fue a mi casa ayer.
- Sí. Perdón por aparecerme así. Pero mi madre me contó todo, y tenía que hablar con usted.
- Mira, amigo, yo no soy tu padre. ¿Qué te pasa?
- Mírenos. Yo creo que sí.
- Eso es imposible porque tú fuiste adoptado, nunca me acosté con tu madre.
- No fui adoptado.
- ¿Qué quieres de mí? ¿Dinero?
- No, yo no... No fui adoptado.
- Dios. ¿Nunca te lo dijo?
- ¿Decirme qué? Tu madre te adoptó mientras trabajaba para nosotros.
- Eso no es cierto. ¿Por qué dice eso?
- Después la arrestaron y la internaron en el Hospital Estatal de Arkham cuando eras solo un niño.
- ¿Por qué dice eso? No necesito que me mienta. Sé que parece extraño. No es mi intención incomodarlo. No sé por qué todos son tan groseros. No sé por qué usted lo es. No quiero nada de usted. Tal vez un poco de calidez, tal vez un abrazo, ¡papá! ¿O qué tal solo un poco de maldito respeto? ¿Qué les pasa a ustedes? Dice esas cosas sobre mi madre.
- Ella está loca. ¿Esto te parece gracioso?
- Papá, soy yo. Por favor.
- Si vuelves a tocar a mi hijo, te mato.

Penny Fleck. Veamos. Diagnosticada por el doctor Benjamín Stoner. "La paciente sufre de alucinaciones y trastorno narcisista de la personalidad. Fue hallada culpable por poner en peligro el bienestar de su propio hijo".

- Penny... Tu hijo fue encontrado atado a un radiador en tu inmundo apartamento. Desnutrido, con múltiples contusiones por todo el cuerpo y un traumatismo severo en la cabeza.
- Nunca lo escuché llorar. Siempre ha sido un niño muy feliz.

¿Recuerdas que me decías que mi risa era una enfermedad? ¿Qué algo malo me pasaba? No me pasa nada. Ese es mi verdadero yo.
- Feliz.
- No he sido feliz ni un maldito minuto de mi vida. ¿Sabes qué es gracioso? ¿Sabes qué me hace reír? Creía que mi vida era una tragedia pero ahora me doy cuenta de que es una maldita comedia.

- ¿Cómo estás?
- Qué tal, chicos. Pasen.
- ¿Tienes un nuevo trabajo?
- No.
- Seguro irás a a la manifestación en el ayuntamiento. Escuché que será una locura.
- ¿Es hoy?
- Sí.
- Entonces, ¿por qué el maquillaje? Mi mamá murió. Estoy celebrando.

- ¿Qué demonios, Arthur? ¿Qué?
- Está bien, Gary. Puedes irte. No voy a lastimarte. No mires. Solo vete. Maldita sea.
- Oye, ¿Arthur?
- ¿Sí?
- Arthur, ¿puedes abrir la puerta?
- Mierda. Lo siento, Gary. ¿Gary?
- Sí.
- Fuiste el único bueno conmigo.

- Murray, un favor.
- Sí.
- Cuando me des la bienvenida ¿me puedes presentar como Guasón?
- ¿Qué tiene de malo tu nombre?
- Así me llamaste en el programa. Un guasón. ¿Recuerdas?
- ¿Sí? No lo sé. Si así lo quieres, Guasón será.

- ¿Nos puedes explicar tu apariencia? Cuando hablamos antes, dijiste que no tiene que ver con la situación política. ¿Cierto?
- Es cierto, Murray. Soy apolítico. Solo quiero hacer reír a la gente.

- Toc, toc.
- ¿Tuviste que buscar eso?
- No quería equivocarme. Toc, toc.
- ¿Quién es?
- La policía, señora. Su hijo fue atropellado por un conductor ebrio. Está muerto.
- No. No puedes bromear con eso. Eso no es gracioso, Arthur. No es la clase de humor que hacemos en este programa.
- Sí, lo siento. Es que han sido unas semanas difíciles, Murray. Desde que maté a esos tres tipos de Wall Street.
- Estoy esperando el remate.
- No hay remate. No es un chiste.
- Estás hablando en serio, ¿verdad? ¿Nos estás diciendo que mataste a esos tres jóvenes en el metro?
- Sí.
- ¿Y por qué deberíamos creerte?
- Ya no tengo nada que perder. Nada que me lastime. Mi vida es una comedia.
- Déjame entenderlo, ¿crees que matar a esos tipos es gracioso?
- Sí. Y estoy cansado de fingir que no lo es. La comedia es subjetiva, Murray. ¿No es lo que dicen? Todos ustedes el sistema que sabe tanto ustedes deciden qué está bien y qué no. De la misma forma en que deciden ¡qué es gracioso y qué no!
- Está bien, creo entender que ¿hiciste esto para comenzar un movimiento y convertirte en un símbolo?
- Por favor, Murray. ¿Parezco la clase de payaso que comenzaría un movimiento? Maté a esos tipos porque fueron muy malos. Todos son muy malos en estos tiempos. Lo suficiente para volver loco a cualquiera.
- Así es, estás loco. ¿Esa es tu defensa por matar a tres jóvenes?
- No. Eran unos buenos para nada que no pudieron salvarse. ¿Por qué tanto alboroto por esos tipos? Si yo me estuviera muriendo en la acera ¡pasarían por encima de mí! Todos los días paso entre ustedes y no me toman en cuenta. Pero esos tipos... ¿Solo porque Thomas Wayne lloró por ellos en televisión?
- ¿También tienes algún problema con Thomas Wayne?
- Sí, lo tengo. ¿Has visto cómo está todo afuera, Murray? ¿Alguna vez dejas el estudio? Se gritan unos a otros. Ya nadie es civilizado. Nadie se pone en los zapatos del otro. ¿Crees que los hombres como Thomas Wayne piensan cómo es ser alguien como yo? ¿Alguien más que ellos mismos? No lo hacen. ¡Creen que nos quedaremos sentados y lo soportaremos como niños buenos! ¡Que no nos convertiremos en hombres lobo y enloqueceremos!
- ¿Terminaste? Demasiada autocompasión, Arthur. Inventas excusas por matar a esos jóvenes. No todos, y lo digo en serio, no todos son malos.
- Tú eres muy malo, Murray.
- ¿Yo? ¿Soy malo? ¿Por qué soy malo?
- Exhibiste mi video. Me invitaste a este programa. Solo te querías burlar de mí.

- ¿Quieres escuchar otro chiste, Murray?
- No, creo que ya tuvimos suficientes.
- ¿Qué obtienes cuando...
- No lo creo
- ...cruzas a un enfermo mental solitario con una sociedad que lo abandona y lo trata como basura?
- ¡Llama a la policía, Gene!
- ¡Te diré lo que obtienes!
- Llama a la policía.
- ¡Obtienes lo que te mereces!

- ¿Qué es tan gracioso?
- Pensaba en una broma.
- ¿Me la quieres contar?
- No la entenderías.