Frases de la película Eso (It) 2017

Dirección: .
Actuación: , , .
Género: Drama, Horror, Thriller/Suspenso.
Estreno: .

Hola, Georgie. Qué lindo barco. ¿Quieres que te lo devuelva?

- ¿Tú también quieres un globo, Georgie?
- No debo recibir cosas de extraños.
- Bueno, soy Pennywise el Payaso Bailarín. "¿Pennywise?" "Sí". "Te presento a Georgie. Georgie, te presento a Pennywise". Ahora ya no somos extraños, ¿no?

- Debo irme
- ¿Sin tu barco? No querrás perderlo, Georgie. Bill te va a matar.

Mírame, hijo. ¡Mírame! Hay dos lugares donde puedes estar en este mundo. Puedes estar aquí como nosotros o puedes estar allá como ellos. Si pierdes el tiempo titubeando otro más tomará esa decisión por ti. Excepto que no lo sabrás hasta sentir ese disparo entre tus ojos.

- Hay una iglesia llena de judíos. Y Stan debe hacer una prueba superjudía.
- Pero ¿cómo funciona?
- Le rebanan la punta del pene.
- Pero ¡no le quedará nada!

- ¿Creen que la encontrarán?
- Seguro. En una zanja. Descompuesta, con gusanos, oliendo...
- ...al calzón de la mamá de Eddie.
- ¡Cállate! Qué asco.
- No está muerta. Está desaparecida.
- Perdón, Bill. Está desaparecida.

"Tu cabello es fuego de invierno, rescoldo de enero, allí arde también mi corazón".

- No es gracioso.
- ¿No van a entrar?
- Son aguas grises.
- ¿Qué diablos son aguas grises?
- Es básicamente orina y caca. Así que les digo están caminando entre millones de galones de orina de Derry. Así que...
- ¿Es en serio? ¿Qué...?
- No huele a caca para mí, señor.
- Lo huelo desde aquí.
- Seguramente es tu aliento que vuelve a tu cara.

Es genial que ayudemos al chico nuevo pero debemos pensar en nosotros. Está sangrando, y saben que hay una epidemia de SIDA ahora mismo. La amiga de mi mamá de NY se contagió tocando un poste sucio en el metro. Se le metió una gota de sangre infectada al sistema por la cutícula. Y se pueden amputar las piernas y los brazos. Pero ¿cómo amputas la cintura? Saben que en los callejones hay agujas infectadas con SIDA, ¿no? Ustedes saben eso. Estamos muertos.

- Hola, papi.
- Hola, Bevvie.
- ¿Qué tienes ahí?
- Algunas cosas.
- ¿Como qué? Dime que sigues siendo mi nena.
- Sí, papi.

- Derry no es como ningún pueblo donde haya estado. Hicieron un estudio una vez y la gente muere o desaparece seis veces más que el promedio nacional.
- ¿Leíste eso?
- Y eso es con los adultos. Con los niños es peor. Mucho peor.

Ven a unirte al payaso, Eds. Vas a flotar aquí abajo. Todos flotamos aquí abajo.

- ¡Papi! ¡Ayuda! ¡Ayuda!
- ¿Qué diablos sucede?
- El lavabo y la sangre...
- ¿Qué sangre?
- El lavabo. ¿No lo ves? Había sangre.
- Me preocupas, Bevvie. Me preocupas mucho.
- Pero ¿no la ves?
- ¿Por qué te hiciste esto en el cabello? Te hace ver como un varón.

- ¿La ves?
- Sí.
- ¿Qué pasó aquí?
- Mi papá no pudo verlo. Creí que estaba loca.
- Si tú estás loca, todos estamos locos.

- No es cierto, ¿sabes? Lo que dicen sobre mí. Solamente me besó un solo hombre. Fue hace mucho tiempo. Pero fue un lindo beso. "Rescoldo de enero".
- ¿Es de la obra?
- No, el poema.
- No sé mucha poesía.

- Para que sepas nunca creí ninguno de los rumores. Ni ninguno de nosotros, los Perdedores.
- Nos gusta estar contigo.
- Gracias.
- No deberías agradecernos tanto. Si estás con nosotros, eres una Perdedora también.
- Puedo lidiar con eso.

- Yo también vi algo.
- ¿Tú también viste sangre?
- Sangre no. Vi a Georgie. Parecía muy real. Parecía él, pero había un...
- El payaso.
- Sí, yo también lo vi.
- Esperen, ¿solo los vírgenes pueden ver estas cosas? ¿Por eso no puedo ver esta basura?

- Gracias, chicos, pero no debieron hacer eso. Ahora irán tras ustedes.
- No. ¿Bowers? Siempre está tras nosotros. Supongo que es algo que todos tenemos en común.
- Sí, muchacho. Bienvenido al Club de Perdedores.

- Revisé mi investigación sobre Derry y enumeré los grandes acontecimientos. La explosión de la herrería en 1908 la Pandilla de Bradley en el 35 y The Black Spot en el 62. Y que ahora los chicos... Me di cuenta de que esto sucede cada 27 años.
- A ver si entiendo. ¿Aparece de la nada para comerse chicos por un año? Y ¿luego qué? ¿Se va a hibernar?
- Quizá sea como... ¿Cómo se llaman? Las cigarras. Los bichos que salen una vez cada 17 años.
- Mi abuelo cree que este pueblo está maldito. Dice que todas las cosas malas que pasan aquí se deben a una sola cosa. Un ser maligno que se alimenta de la gente de Derry.
- Pero no puede ser una cosa. Todos vimos algo diferente.
- Puede ser. O quizá sabe lo que más nos asusta, y eso vemos.
- Yo vi un leproso. Era como una infección ambulante.
- Pero no lo viste. Porque no es real. Nada de esto lo es. Ni el leproso de Eddie ni cuando Bill vio a Georgie ni la mujer que veo yo.
- ¿Es atractiva?
- No, Richie. No es atractiva. Tiene la cara toda desfigurada.

- Todos tenemos miedo de algo. Si lo sabré yo.
- ¿Por qué, Rich? ¿Tú a qué le temes?
- A los payasos.

- Nos vio y sabe dónde estamos.
- Siempre lo supo.

- Bill, no puedes entrar ahí. Es una locura.
- Oigan, no tienen que venir conmigo. Pero ¿qué pasará cuando falte otro Georgie? ¿U otra Betty? ¿U otro Ed Corcoran? ¿O uno de nosotros?
¿Harán de cuenta que no pasa nada como todos en este pueblo? Porque yo no puedo. Voy a casa y lo único que veo es que Georgie no está ahí. Su ropa, sus juguetes, sus estúpidos peluches sí, pero él no está. Así que entrar a esta casa para mí es más fácil que entrar a la mía.

- He oído de ti, Srta. Marsh. Y no quiero que una promiscua como tú toque a mi hijo.
- Sra. K, yo...
- ¡No! Son todos monstruos. Todos ustedes. Y Eddie no saldrá con ustedes nunca más. ¿Oyeron? Nunca más.

- Sabemos dónde está y la próxima vez, estaremos mejor preparados.
- ¡No! No habrá próxima vez, Bill. Estás loco.
- ¿Por qué? Todos sabemos que nadie más hará nada.
- ¡Casi matan a Eddie! Y miren a este desgraciado. ¡Se está desangrando! No podemos fingir que se irá.
- Ben, lo dijiste tú mismo, vuelve cada 27 años.
- ¡Bien! Yo tendré 40 y estaré lejos de aquí.
- Dijiste que querías irte de aquí también.
- Porque quiero tener una buena vida, no huir de ella.
- Perdón, ¿quién invitó a Molly Ringwald al grupo?
- Richie...
- Solo digo que enfrentemos los hechos. El mundo real. Georgie está muerto. No podemos ir a que nos maten también.
- Georgie no está muerto. No pudiste salvarlo, pero puedes salvarte tú.
- No, retráctate. Estás asustado, y todos lo estamos, pero ¡retráctate!
- ¡Bill!
- ¡Son una banda de perdedores! ¡Muéranse!
- Richie, basta.
- Son unos perdedores, y los matarán mientras intentan atrapar a un payaso.
- ¡Basta! Es lo que Eso quiere. Quiere dividirnos. Estábamos todos juntos cuando lo lastimamos. Por eso seguimos vivos.

- ¿Quieres una recarga, Eddie?
- Sí.
- Sabes que es todo mentira, ¿no?
- ¿Qué cosa?
- Tus remedios. Son placebos.
- ¿Qué significa "placebo"?
- Placebo significa mentira. No tienes amigos, ¿no? Tu yeso. ¿No tienes firmas ni nada? Qué triste.
- No quería que se me ensuciara.
- Yo te lo firmaré.

- ¿Qué estás espiando?
- Nada, papi.
- Te ves arreglada.
- No me arreglé. Me visto así casi todos los días.
- Ven aquí. Sabes que me preocupo por ti, Bevvie.
- Lo sé.
- La gente del pueblo me ha estado diciendo algunas cosas sobre ti. Te estuviste escapando todo el verano con un grupo de chicos. La única chica.
- Son solo amigos, lo juro.
- Sé lo que piensan los chicos cuando te ven, Bevvie. Lo sé muy bien.
- Mi mano...
- ¿Estás haciendo cosas de mujer en el bosque con esos chicos?
- No, nada. No tienes que preocuparte. Te lo juro.
- ¿Qué es esto?
- No es nada. Es solo un poema.
- ¿Solo un poema? Pero lo escondiste en el cajón de la ropa interior. ¿Por qué tuviste que esconderlo ahí? ¿Sigues siendo mi nena?

- Y ¿adónde crees que irás?
- Con mis amigos.
- Cariño, no puedes ir. Te recuperas de tu enfermedad, ¿recuerdas?
- ¿Mi enfermedad? ¿Qué enfermedad, mamá? ¿Sabes lo que son estas pastillas? ¡Son "placibos"! ¡Son de mentira!
- Te ayudan, Eddie. Tenía que protegerte.
- ¿Protegerme? ¿Mintiéndome? ¿Manteniéndome encerrado en este antro? Discúlpame, pero los únicos que intentaban ayudarme eran mis amigos. Y me hiciste traicionarlos cuando los necesitaba. Así que me voy.

Stan, tenemos que ir todos. Beverly tenía razón. Si nos dividimos como la última vez, ese payaso nos matará uno por uno. Pero si permanecemos juntos todos nosotros ganaremos. Lo prometo.

- Georgie.
- ¿Por qué tardaste tanto?
- Te estuve buscando durante todo este tiempo.
- No encontraba cómo salir de aquí. Dijo que me iba a devolver el barco, Billy.
- ¿Iba rápido?
- No alcancé la "barcación".
- "Embarcación", Georgie. Se dice "embarcación".
- Llévame a casa, Billy. Quiero ir a casa. Te extraño. Quiero estar con papá y mamá.
- Quiero más que nada en el mundo que vuelvas a casa. Con mamá y papá. Te extraño mucho.
- Te quiero, Billy.
- Y yo a ti. Pero tú no eres Georgie.

Me lo llevaré. Me llevaré a todos ustedes. Y me devoraré su carne como me alimento de su miedo. O nos dejan en paz. Me lo llevaré a él, solo a él y luego me tomaré mi largo descanso y ustedes crecerán, prosperarán y serán felices hasta que la vejez los lleve de vuelta bajo tierra.

- Váyanse... Yo soy el que los metió en esto. Lo siento mucho. Lo siento. ¡Vayan!
- Chicos, ¡no podemos!
- Lo siento. Te lo dije, Bill. Te lo dije, diablos. No quiero morir. Es tu culpa. Me golpeaste en la cara. Me hiciste caminar por agua contaminada. Me trajiste a un antro de drogadictos. Y ahora tendré que matar a este maldito payaso. ¡Bienvenido al Club de Perdedores, perra!

Por eso no mataste a Beverly. Porque ella no tenía miedo. Y nosotros tampoco te tenemos miedo. Ya no. Ahora tú eres el que tiene miedo. Porque te morirás de hambre.

- Solo recuerdo partes, pero creí que estaba muerta. Así fue como se sintió. Nos vi a nosotros juntos en la cisterna pero éramos mayores como de la edad de nuestros padres.
- ¿Qué hacíamos todos ahí?
- Solo recuerdo cómo se sintió. Lo atemorizados que estábamos. No creo que pueda olvidar eso nunca. Se los juro.
- Les juro que si Eso no está muerto si alguna vez vuelve, nosotros también lo haremos.
- Debo irme.
- Te odio.
- Nos vemos luego.
- Adiós, Stan.
- Adiós, chicos.
- Adiós, Mike.
- Nos vemos, perdedores.
- Nos vemos, Bill.
- Nos vemos, Rich.
- Nos vemos luego.

Para que sepas: Nunca me sentí perdedora al estar con ustedes. Nos vemos pronto.