Frases de la película En la cuerda floja (The Walk)

en-la-cuerda-floja

Frases de la película dirigida por Robert Zemeckis, estrenada en 2015, también conocida como El desafío.

¿Por qué? Eso es lo que más me preguntan. ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Por qué camino en la cuerda floja? "¿Por qué tientas la suerte?". "¿Por qué te arriesgas a morir?". Pero yo no pienso así. Nunca digo esa palabra. Muerte. La mort. Sí. Lo dije una vez, o quizá tres veces ahora. Pero miren, no volveré a decirlo. En vez, usaré la palabra opuesta: Vida. Para mí, caminar en la cuerda floja, eso es vida. C'est la vie.

Mi sueño es colocar un cable entre las Torres Gemelas y caminar en él.

Claro que eso es imposible, ya no digamos ilegal. ¿Por qué intentar lo imposible? ¿Por qué tratar de realizar tu sueño?

Veo un artículo con una ilustración de las torres. No las han acabado, pero según la revista, al acabarlas serán las más altas del mundo. Y con esa pequeña línea sellé mi destino.

Una caravana es un mensaje silencioso una orden para que el público preste atención. Y después de tu actuación la caravana también es una ofrenda de gratitud.

- El acróbata debe de tenerle un respeto sincero y gratitud a su público.
- ¿Por qué he de respetarlo? Yo estoy en la cuerda.
- ¡Saludarás al público y le ofrecerás tu respeto!
- ¡No hay una función sin un público! Si no entiendes eso, nunca serás un cirquero.
- No quiero ser un cirquero. No soy un payaso ridículo de circo. ¡Soy un artista!

¡Caminar en la cuerda floja no da para comer!

- Va a ser la caminata más gloriosa de la historia.
- ¿A qué altura va a ser para ser tan gloriosa?
- A más de 100 pisos de altura.
- ¿Dónde crecen árboles tan altos?
- No son árboles. Son dos torres magníficas. 100 metros más altas que la Torre Eiffel.

- Hermoso, sí. Y peligroso. Y completamente loco. Estás loco.
- Sí, estoy loco, pero este es mi sueño.
- Entonces tienes que hacerlo.
- ¿Aunque todos me digan que estoy loco?
- No te debe importar lo que piensen.
- Me importa lo que tú piensas.
- Me encanta tu sueño.

Pienso poner mi cuerda en secreto en el escenario más espectacular del mundo. Y luego, sin advertencia apareceré. Y realizaré una caminata sorpresiva e ilegal en la cuerda. Si funciona, será el golpe maestro del siglo.

Todos los artistas tienen algo de anarquistas.

Pon madera entre el cable y el poste. Los bloques actúan de amortiguador. Así cuando el poste se dobla, la cuerda no se revienta.

Y siempre, siempre revisa el cordaje tú mismo. Nunca te pares en una cuerda si no has revisado el cordaje en persona.

Había un polaco muy bueno en la cuerda floja, Roman. Decía que sabía cuando el cable tenía la tensión correcta con su trasero y con su oído.

La mayoría de los equilibristas mueren al llegar. Creen que han llegado, pero siguen en la cuerda. Si te faltan tres pasos y los das con arrogancia si crees que eres invencible vas a morir. Esto te lo digo gratis.

La cuerda floja es una cosa tan mental como física. Si te desconcentras, pierdes el equilibrio.

Un día estaba caminando por el Sena, compadeciéndome de mí cuando miré hacia arriba y vi las torres de Notre-Dame. Y dije: "Ahí es donde debo poner mi cuerda". "Así es como me voy a redimir". En la oscuridad y con una llave falsa Jean-Louis y yo entramos en la catedral. Le pego un sedal de pesca a una pelota y la tiro al otro lado, donde está Jean-Louis. Luego le pegamos el sedal a una cuerda pequeña y la pasamos. Pasamos una cuerda más grande. Y luego, el cable de acero. Jean-Louis y yo pasamos la noche instalándolo entre las torres.

Es mi primera caminata sorpresiva, ilegal, en la cuerda floja. También es la primera vez que siento algo único. La sensación de que estoy cruzando a un mundo diferente. Y me había redimido.

Llego hasta arriba. Nadie me para. Me encuentro en una isla, flotando a mitad del aire al borde del vacío. Automáticamente miro la torre opuesta pero luego me tengo que atrever a mirar abajo. Creo conocer el vacío. Camino en la cuerda floja. El vacío es mi reino. Pero no este vacío. Aun así, me armo de valor para susurrar. Susurro para que los demonios no me oigan. Es imposible pero lo voy a hacer.

- Ninguna persona cuerda intentaría esto.
- ¡Por eso lo debo hacer, porque nadie lo ha hecho!

Escucha, Papá Rudy, perdóname pero caminar con el cable de seguridad le quita el significado.

Hace años, cuando empezaste a enseñarme en esta casa yo era un niño estúpido y jamás te hacía caso. Pero me dijiste algo que siempre recordaré. Me dijiste: "No puedes mentir en el escenario. El público siempre sabrá lo que siente tu corazón".

Lo que estás haciendo... Quizá no lo entienda pero es es algo. Algo hermoso.

- ¡Annie, más! ¡Más rápido! ¡Más fuerte!
- ¿Estoy tratando!
- ¡Eres una tempestad! ¡Eres los vientos terribles que aúllan entre las torres!

- Cuerdas de propileno, de cáñamo aparejo de poleas chico con 3 roldanas, aparejo de poleas grande. Cabestrillos, cable de acero, cable de medio centímetro bloques, guantes llaves de tuercas, cinta métrica y una pértiga de equilibrio en 4 secciones.
- ¿Y para qué es todo esto?
- Voy a caminar en una cuerda floja entre las Torres Gemelas.
- ¡Buena suerte!

Mi mejor disfraz era de arquitecto. Traía corbata y planos, y parecía importante. Eso me dio acceso a toda la construcción.

- Te vi en París, encima de la catedral de Notre-Dame. La policía no sabía qué hacer contigo.
- Nunca saben qué hacer.

Seguro que es ilegal, eso sin duda. Y sumamente subversivo, no digamos peligroso. Es algo que solo un pervertido antisocial, un anarquista descontento enojado consideraría hacer. ¡Ya tienes a tu hombre dentro!

¿Por qué en el World Trade Center? Todo el mundo odia esas cajas horribles. Parecen dos archiveros enormes.

- Cuando vea el vacío y tenga que pisar el cable no sé si pueda dar el primer paso.
- Tu corazón te dirá qué hacer.

Mi camerino es la cornisa del edificio. No es visible desde la calle. El camerino también es algo que Papá Rudy me enseñó. Aquí es donde se realiza la transformación. Aquí es donde el impostor disfrazado, el intruso se vuelve el ejecutante, el artista.

¡El mayor escenario de mi vida y se cae mi atuendo!

Tengo un pie en el edificio y un pie en el cable y el mundo exterior empieza a desaparecer.

Lo único que veía era el cable flotando en línea recta al infinito. Y si cambiaba mi peso hacia adelante me convertiría en un equilibrista.

Tan pronto todo mi peso está en el cable siento una sensación que conozco íntimamente. Siento al cable soportándome. Siento las torres soportando el cable.

Había acabado de cruzar. El golpe maestro se había acabado. Pero entonces miré la torre sur y todavía me estaba llamando. Así que pienso quizá debería volver a subirme en mi cable.

Y entonces siento algo que quizá nunca había sentido verdaderamente antes. Me siento agradecido. Así que bajo una rodilla y saludo. Primero, saludo al cable luego a las torres y luego saludo a la gran ciudad de Nueva York.

Esos oficiales, Dios los bendiga. Me recuerdan los días en que huía de la policía. Pero no me pueden seguir aquí arriba.

Me estoy volviendo consciente de la gente abajo, observándome. Mi público. Y aunque esto es algo que un equilibrista nunca debe hacer miro para abajo.

Ahí, boca arriba, el cielo llena mi visión. Las nubes son como música.

Quizá el cable esté cansado de soportarme. ¿Y si mis torres se están hablando y están hartas? ¿Y si deciden echarme?

No puedo acabar mi caminata en un momento de duda con los hombros caídos y la cabeza gacha. Decido que solo dejaré mi cable y mis torres victoriosamente.

Me llamo Philippe Petit. Soy un equilibrista.

- Soy del Canal 6. ¿Por qué hizo esto? Queremos saber por qué. ¿Por qué hacer algo tan peligroso?
- No hay ninguna razón. Cuando veo un lugar bello, no lo puedo resistir.

¡La historia del golpe se difundió por todo el mundo! En Francia, cuando Papá Rudy se enteró, fue el Papá Rudy más feliz. Y cuando Papá Rudy se enoja, se enoja mucho. Pero cuando Papá Rudy está feliz les da a sus perros el doble de comida.

- El momento más fantástico para mí fue cuando te vi contestar la señal de mi flechazo. Ahí supe que ibas a tener éxito.
- Casi perdimos la flecha. Cayó en el borde.
- No. Cayó justo donde la apunté.

¿Sabes que los neoyorquinos ahora adoran esas torres? Quizá tú les diste vida. Les diste un alma.

Guy Tozzoli estuvo en la rueda de prensa. Fue uno de los creadores de las torres. Le encantó mi caminata y me dio un pase al piso de observación para ir cuando quisiera. Y fui muchas veces solo. Me encontraba ahí, mirando el vacío viendo cómo regresaba el pensamiento cómo volvía la sensación. Porque fue... Fue un día bello. Y este pase que me dieron... Estos pases tienen fecha, la fecha cuando expiran. Pero en mi pase, el Sr. Tozzoli tachó la fecha y escribió: "Para siempre".

Frases archivadas en Aventura, Biografía, Drama, enviadas por .

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 220 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco