Frases de la película El señor de los anillos: La comunidad del anillo

Frases de la película dirigida por Peter Jackson, estrenada en 2001, también conocida como The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring.

Todo empezó con la forjadura de los Grandes Anillos. Tres se los dieron a los elfos. Seres inmortales, los más sabios y hermosos de entre todos. Siete para los Señores enanos grandes mineros y artesanos de los salones de las montañas. Y nueve, nueve anillos fueron regalados a la raza de los hombres quienes, por encima de todo, desean el poder.

En la tierra de Mordor, en los fuegos del Monte del Destino, el Señor Oscuro Sauron forjó en secreto un anillo Maestro que controlara a todos los demás.

Y ciertas cosas que no deberían haber sido olvidadas se perdieron. La historia se convirtió en leyenda, la leyenda se convirtió en mito.

Es mío propio. Es mi amor. Es mío propio. Es mi tesoro.

Pronto llegará el momento en que los hobbits forjarán las fortunas de todos.

Estando Tierra Media, después de todo, llena de diversas criaturas extrañas, los hobbits deben parecer de poca importancia, no siendo reconocidos como grandes guerreros, tampoco se los cuenta dentro de los más inteligentes. De hecho, ha sido comentado por algunos que la única verdadera pasión de los hobbits es por la comida.

No es algo malo celebrar una vida simple.

Un mago nunca llega tarde, Frodo Bolsón. Tampoco llega temprano. Llega precisamente a la hora que quiere.

- Antes de que vinieras, los Bolsón teníamos excelente fama.
- ¿De veras?
- Nunca tuvimos aventuras o hicimos nada inesperado.
- Si te refieres al incidente con el dragón yo apenas tuve algo que ver.

- ¡Sé que estás allí dentro!
- Quieren la casa. Nunca me han perdonado por haber vivido tanto. ¡Necesito alejarme de estos parientes molestos que nunca me dejan en paz! Quiero ver montañas de nuevo. ¡Montañas, Gandalf! Y luego encontrar un lugar tranquilo para terminar mi libro.

Me siento delgado. Medio disperso, como mantequilla untada en demasiado pan.

No sé por qué me hice cargo de ti cuando tu madre y tu padre murieron, pero no fue por caridad. Creo que fue porque de todos mis numerosos parientes tú eras el único Bolsón que mostró un verdadero espíritu.

111 años es muy poco tiempo para vivir entre tan excelentes y admirables hobbits. Conozco a la mitad de Uds. la mitad de lo que quisiera, y la mitad me agradan la mitad de lo que se merecen.

- Es mío. Mío propio. Es mi tesoro.
- ¿Tu "tesoro"? Ya lo han llamado así antes, pero no fuiste tú.

- Se me ocurrió un final para mi libro: "Y vive feliz para siempre hasta el final de sus días"
- Estoy seguro que lo harás, amigo.

Mantenlo en secreto. Mantenlo a salvo.

- Extiende la mano, Frodo.
- Está frío.
- ¿Qué ves? ¿Ves algo?
- Nada. No hay nada. Espera. Tiene unas marcas. Son caracteres élficos. No los sé leer.
- Pocos saben. Está en el lenguaje de Mordor, que no pronunciaré aquí.
- ¡Mordor!
- En la lengua común quiere decir: "Un anillo para gobernarlos a todos. Un anillo para encontrarlos. Un anillo para atraerlos a todos y en las tinieblas, atarlos" Éste es el anillo Único forjado por el Señor Oscuro Sauron en los fuegos del Monte del Destino.

Los hobbits son realmente criaturas sorprendentes. Puedes aprender sus costumbres en un mes. Y, sin embargo, después de cien años todavía te pueden sorprender.

Recuerda lo que decía Bilbo:
- "Es un asunto peligroso"
- "Frodo, salir de tu casa. Pisas el camino y si no controlas tus pies nunca sabes adónde te pueden llevar"

- Debemos unirnos a él, Gandalf. Debemos unirnos con Sauron. Sería prudente, amigo mío.
- Dime amigo, ¿cuándo abandonó Saruman el sabio la razón y abrazó la locura?

Sotomonte. Me llamo Sotomonte.

- Ud. llama demasiado la atención, Sr. Sotomonte.
- ¿Qué desea?
- Más cuidado. No lleva una chuchería.
- Yo no llevo nada.
- Seguro. Yo puedo evitar que me vean si lo deseo pero desaparecer completamente es un don raro.

Son los Názgul. Espectros del anillo. Ni vivos ni muertos. En todo momento sienten la presencia del anillo. Los atrae el poder del Único. Nunca dejarán de cazarte.

Si puedo atravesar el río, el poder de mi gente lo protegerá. No les temo.

- Entréganos al mediano, elfa.
- Si lo quieren, vengan por él.

Extraño la Comarca. Pasé toda mi niñez fingiendo que estaba en otro lado. Que me había ido contigo, en una de tus aventuras. Pero mi propia aventura resultó muy distinta. Yo no soy como tú, Bilbo.

Esa herida nunca sanará del todo. La llevará el resto de su vida.

- Prefiero compartir una vida contigo que encarar todas las Edades de este mundo yo sola.Yo escojo una vida mortal.
- No puedes darme esto.
- Yo puedo dárselo a quien yo quiera. Igual que mi corazón.

- Él es Aragorn, hijo de Arathorn.
- Le debes tu lealtad.
- Aragorn, ¿Éste es el heredero de Isildur?
- Y heredero al trono de Gondor.

El anillo no puede ser destruido, Gimli, hijo de Glóin por ningún arte que los presentes tengamos. Fue forjado en los fuegos del Monte del Destino. Sólo allí puede ser destruido. Debe ser llevado a lo profundo de Mordor y arrojado a la grieta ardiente de la que salió. Uno de ustedes debe hacerlo.

Uno no entra caminando a Mordor. Sus puertas negras están vigilada por más que orcos. Hay una maldad ahí que nunca duerme. Y el Gran Ojo siempre está atento. Es un páramo desolado saturado de fuego y ceniza y polvo. El mismo aire que respiras es un humo venenoso. Ni con diez mil hombres podrían hacerlo. Es una locura.

Yo llevaré el anillo a Mordor. Aunque no conozco el camino.

- Yo te ayudaré a cargar con este peso, Frodo Bolsón, mientras sea tu deber cargarlo. Si con mi vida o muerte te puedo proteger lo haré. Tienes mi espada.
- Y tienes mi arco.
- Y tiene mi hacha.

Nueve compañeros. Que así sea. Serán la Comunidad del Anillo.

Mithril. Ligero como una pluma y duro como las escamas de un dragón.

Perdóname por haberte acarreado esto. Perdóname por obligarte a llevar este peso. Perdóname por todo.

Qué extraña suerte, tener que sufrir tanto miedo y tantas dudas por una cosa tan pequeña. Una cosa tan pequeñita.

- Es un acertijo. "Habla 'amigo' y entra". ¿Cómo se dice "amigo" en elfo?
- Mellon.

Estén en guardia. Hay cosas más viejas y más viles que orcos en los lugares profundos del mundo.

- Hay algo allá abajo.
- Es Gollum.
- ¿Gollum?
- Lleva tres días siguiéndonos.
- ¿Escapó de los calabozos de Barad-Dûr?
- Escapó o lo soltaron. Ahora el anillo lo trajo aquí. Nunca se librará de la necesidad de tenerlo. Odia y ama el anillo tanto como se odia y se ama a sí mismo.

Muchos que viven merecen la muerte. Y algunos que mueren merecen la vida. ¿Tú se las puedes dar, Frodo?

- Quisiera nunca haber sabido del anillo. Ojalá no hubiera pasado esto.
- Eso desean todos los que ven estas cosas, pero la decisión no es suya. Sólo podemos decidir qué hacer con el tiempo que se nos da.

Un Balrog. Un demonio del mundo antiguo. Este enemigo es demasiado poderoso para Uds.

Yo soy servidor del Fuego Secreto, dueño de la llama de Anor. ¡El fuego oscuro no te servirá de nada, llama de Udûn! ¡Vuelve a las sombras! ¡No pasarás!

¡Huyan, tontos!

Eres un portador del anillo, Frodo. Portar un anillo de Poder es estar solo.

Esta labor te fue designada a ti. Y si tú no encuentras la manera nadie lo hará.

Hasta la persona más pequeña puede cambiar el curso del futuro.

- ¿Y qué regalo le pediría un enano a los elfos?
- Nada. Excepto mirar a la Señora de los Galadrim una última vez, pues ella es más bella que todas las joyas bajo la tierra.

Adiós. Frodo Bolsón. Te doy la luz de Eärendil, nuestra estrella más amada. Que te sirva de luz en los sitios oscuros cuando todas las demás luces se hayan extinguido.

Le pedí un pelo de su dorada cabellera. Ella me dio tres.

- Juré protegerte.
- ¿Me puedes proteger de ti mismo? ¿Lo destruirías?
- Yo hubiera ido contigo hasta el final. Hasta los mismísimos fuegos de Mordor.
- Ya lo sé.

- No sé qué fuerza lleve yo en la sangre, pero te juro que no dejaré caer a ciudad Blanca ni fracasar a nuestro pueblo.
- Nuestro pueblo. Nuestro pueblo. Yo te hubiera seguido, hermano. Mi capitán. Mi rey.
- Descansa en paz, hijo de Gondor.

Yo hice una promesa, Frodo. ¡Una promesa! "No lo abandones,
Sam Gamyi" No lo pienso hacer.

- Ojalá los demás encuentren un camino más seguro. Trancos los cuidará.
- No creo que los volvamos a ver.
- Quizá sí, Sr. Frodo. Quizá sí.
- Sam, me alegro de que estés conmigo.

¡Síguenos!

Frases archivadas en Acción, Aventura, Drama, El Señor de los Anillos.

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 130 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!
Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco.