Frases de la película El Lobo de Wall Street

Frases de la película dirigida por Martin Scorsese, estrenada en 2013, también conocida como The Wolf of Wall Street.

Soy un ex miembro de la clase media criado por dos contadores en un apartamentito en Queens. El año que cumplí 26 años, como director de mi propia empresa, gané 49 millones de dólares.

A diario consumo suficientes drogas como para sedar a Manhattan, Long Island y Queens durante un mes. Tomo Quaaludes 10 a 15 veces al día para el dolor de espalda, Adderall para concentrarme, Xanax para amortiguar, yerba para relajar, coca para despertar, y morfina, pues, porque es fabulosa.

El dinero no solo compra una mejor vida, mejor comida, autos y sexo. También te vuelve una persona mejor.

Héctor, este es el plan: Nos vas a traer dos martinis. Como me gustan, sin hielo. 7 minutos y medio después, nos traes dos más. Y luego, dos más cada 5 minutos hasta que uno de los dos se desmaye.

Primera regla de Wall Street: Nadie, aunque seas Warren Buffet o Jimmy Buffet, nadie sabe si una acción va a subir, bajar, irse de lado o dar vueltas. Y menos los corredores de bolsa.

Si tu cliente compró acciones a 8 y ahora están a 16, está contento. Quiere agarrar el dinero e irse corriendo a casa. No se lo permites. Porque eso lo vuelve real. ¿Qué haces? Se te ocurre otra idea brillante. Una idea especial. Otra situación. Otra acción para reinvertir sus ganancias y más. Y lo va a hacer siempre. Porque son adictos. Tú sigues haciéndolo, una y otra vez. Mientras, él cree que se está haciendo rico, y así es, en papel. Pero los corredores nos llevamos a casa verdadero efectivo, las comisiones.

Mantén a los clientes en la rueda de la fortuna. El parque está abierto las 24 horas, 365 días, todas las décadas, todos los malditos siglos. Es todo. Así es el juego.

¿Ganaste $72.000 en un mes? ¿Sabes qué? Enséñame un talón de cheque de $72.000, renunciaré a mi trabajo y trabajaré para ti.

Nadie que esté casado es feliz.

Recluté a unos amigos de mi pueblo. Sea Otter, que vendía carne y yerba. Chester, que vendía neumáticos y yerba. Y Robbie, que vendía lo que encontraba, más que nada yerba.

Sabía que no eran graduados de Harvard: Robbie Feinberg, el tarado, acabó la secundaria en 5 años. Alden Kupferberg ni se graduó. Chester Ming, el chino, creía que jiu-jitsu estaba en Israel. El más listo era Nicky Koskoff. Estudió derecho. Lo llamaba Rata Muerta por su peluquín malo.

Ustedes les van a vender al 1% más rico de los americanos. Estamos hablando de ballenas. De Moby Dicks. Y con este guión, que es su nuevo arpón les voy a enseñar a ustedes cómo ser el maldito capitán Ahab.

Vamos a hacer esto: Primero les hablamos de Disney, AT&T, IBM, acciones de prestigio. Compañías que conocen. Ya que los hayamos atraído, descargamos la mierda, las hojas rosas, las acciones baratas, donde ganamos el dinero. 50% de comisión.

- "Jordan Belfort parece un Robin Hood perverso que le quita a los ricos para darse a sí mismo y a su alegre banda de corredores". Léelo.
- No existe la mala publicidad.

Siempre que alguien asciende en el mundo, llega un patán que trata de tumbarlo.

- ¿Qué putas aceptan tarjetas?
- ¡Las ricas!

- Las cosas que están haciendo ahora, papá. Están a otro nivel. Y están todas afeitadas.
- ¡No te creo!
- Todas afeitadas.
- Estás bromeando?
- Calvas como muñecas.
- ¿Sin matojo?
- Sin matojo.
- ¡Dios mío!

¡Diviértanse hasta que se les caiga el pito!

- ¿Vamos a ser amigos?
- Sí. ¿No quieres ser mi amiga?
- No vamos a ser amigos.

Como deben de adivinar, me la tiré como un loco durante 11 segundos.

La verdadera pregunta es esta: "¿Todo esto era legal?". De ninguna manera. Pero estábamos ganando montones de dinero. ¿Y qué haces cuando ganas tanto dinero?

Les voy a decir algo. La pobreza no tiene nada de noble. He sido rico y he sido pobre y ser rico siempre es mejor.

Si creen que soy superficial o materialista, ¡trabajen en McDonald's, porque ahí es donde deberían estar!

¡Así que escúchenme bien! ¿Se atrasaron con sus tarjetas de crédito? ¡Muy bien! ¡Empiecen a marcar el teléfono! ¿Los van a echar de su casa? ¡Muy bien! ¡Empiecen a marcar el teléfono! ¿Sus novias creen que son unos fracasados? ¡Muy bien! ¡Empiecen a marcar el teléfono! ¡Quiero que arreglen sus problemas volviéndose ricos!

- ¿Nunca quiso sacar su licencia de corredor? ¿Nunca quiso entrar en Wall Street?
- ¿Con quién ha hablado? Usted me está investigando.
- Yo oigo cosas. ¿Ha pensado en qué hubiera pasado si hubiera persistido?
- Cuando voy a mi casa en el metro y me sudan las pelotas y llevo 3 días con el mismo traje, claro que sí.

Le voy a decir una cosa: La mayoría de los idiotas de Wall Street que arresto son de cuna privilegiada. Sus padres son unos hijos de puta, igual que sus abuelos. Pero usted Jordan, se volvió así sin ayuda.

- ¿Dónde están los "ludes"?
- En mi culo. Descuida.
- Gracias a Dios.

- Lo que te estoy preguntando, imbécil suizo, es si me vas a joder.
- Entiendo perfectamente, idiota americano. La única manera en que el Banque Réal de Genève cooperaría con otro gobierno es si el crimen también fuera crimen en Suiza. Pero muy pocas leyes suizas se aplican a sus prácticas. Desde un punto de vista financiero usted está en el paraíso.

El dinero habla y las tonterías desaparecen.

- Eres un hombre de grandes apetitos.
- ¿Me está tratando de seducir?

¡Agarra tu traje, tu pito y mueve tu trasero! Por favor.

¡No voy a morir sobrio!

Lo bueno de que te rescaten italianos es que te dan de comer, te dan vino tinto y luego bailas.

Si quieres ser millonario, ten valor, toma una decisión. A mí me funcionó porque trabajé duro. Si no funciona para ti es porque eres flojo. Trabaja en McDonald's. Nadie te impide ser libre económicamente. Y nadie te impide ganar millones. No te quedes sentado en casa o tu vida soñada se te irá.

- ¡Ven a mi seminario! Tu vida soñada está...
- ¡Qué gusto verlo, Jordan! ¡Está detenido!
- ¿Es una broma? ¡No puede ser! ¡Aléjate de mí!
- ¡Apague esa cámara!
- ¡Estoy haciendo un infomercial, desgraciado!

- Yo te cubro.
- ¿Qué quieres decir?
- La casa, el dinero, descuida. Yo te cubro.
- Te quiero.
- Sabes que haría lo mismo por ti.
- Ya lo sé.
- Lo sabes, ¿no?
- Te podría besar todo.
- Ya basta.

- ¿Qué tal es estar sobrio?
- Espantoso.
- Aburrido, ¿no?
- Muy aburrido. Me quiero matar.

- Si decido cooperar quizá solo me encierren 4 años, en cuyo caso podemos volver a empezar, quizá vender la casa. Y pagaría las multas después de salir de la cárcel así que nos quedaría mucho dinero. Lo único que me deprimió un poco es todo esto de tener que dar información sobre mis amigos.
- Como dijiste: "No hay amigos en Wall Street", ¿no?
- Cierto, cierto.

Te tengo una noticia. ¡No te llevarás a mis hijos, puta malvada!

No tuve más remedio. En las siguientes 6 horas elaboré una lista. Amigos, enemigos, contactos de negocios. Todos mis conocidos, incluso si solo les di un consejo.

Delaté a todos. Y a cambio me sentenciaron a 3 años en un chiquero en Nevada que no conocía. Como decía mi papá, El Loco Max: "Lo que se siembra se cosecha". Lo que sea que quiera decir eso.

Cuando llegamos a la cárcel estaba aterrado. Pero innecesariamente. Durante un breve momento había olvidado que era rico. Vivía en un lugar donde todo estaba a la venta. ¿No le gustaría aprender a venderlo?

He conocido a sinvergüenzas muy competentes. Hablo de estrellas de rock, gángsteres. Unos sinvergüenzas muy capaces. Pero este tipo, mi buen amigo Jordan Belfort destaca como el sinvergüenza más capaz que he conocido.

Véndeme esta pluma.

Frases archivadas en Biografía, Comedia, Contenido explícito, Crimen, Drama, Jonah Hill, Leonardo DiCaprio, Martin Scorsese, Matthew McConaughey, enviadas por .

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 105 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco