Frases de la película El juego de la fortuna (Moneyball)

Frases de la película dirigida por Bennett Miller, estrenada en 2011

Es increíble cuánto puedes desconocer de un juego que has jugado toda la vida.
- Mickey Mantle

Sería un problema ser de los Yanquis y no gustarte la champaña.

El problema es que hay equipos ricos y equipos pobres. Luego hay 15 metros de porquería y luego estamos nosotros.

Nos destriparon. Somos donadores de órganos para los ricos. Boston nos quitó los riñones, los Yanquis el corazón y Uds. están hablando de buenos cuerpos como si vendiéramos ropa.

- Si tratamos de jugar como los Yanquis acá dentro, los Yanquis nos van a ganar allá afuera.
- Suena a sabiduría de galletas chinas.
- No, es lógica.

- ¿Quién eres tú?
- Yo soy Peter Brand.
- Me importa un bledo cómo te llamas. ¿Qué pasó allá dentro? ¿Qué pasó en ese cuarto?

Hay una falla epidémica dentro del juego. No entienden lo que está pasando. Y eso hace que la gente que maneja equipos de grandes ligas evalúe mal a los jugadores y administre mal a sus equipos... La gente que dirige equipos piensa en términos de comprar jugadores. La meta no debe ser comprar jugadores sino comprar victorias. Y para comprar victorias, necesita comprar carreras.

Yale, Economía y béisbol.

A todos nos dicen que ya no podemos jugar el juego de niños. Nunca sabemos cuándo nos lo van a decir. A algunos es a los 18 años a otros a los 40. Pero a todos nos lo dicen. Esta es una oportunidad de una vez en la vida.

Queremos contratarte y creemos que este dinero expresa ese deseo.

Tiene toda la información para predecir a los jugadores. Se trata de reducir todo a un solo número. Leyendo las estadísticas a nuestro modo encontraremos valor oculto en los jugadores. Se descarta a mucha gente por prejuicios y defectos imaginarios. Edad, apariencia, personalidad.

Son como una isla de juguetes raros.

Este es Chad Bradford, un lanzador relevista. Es uno de los peloteros más subestimados del béisbol. Su defecto es que lanza raro. A nadie en las grandes ligas le interesa porque se ve raro. No sólo puede ser nuestro mejor lanzador sino uno de los mejores relevistas de la historia. Debería costar tres millones al año. Lo podemos conseguir por 237.000.

Si pierdes el último juego de la temporada, a nadie le importas.

- Boston lo quiere echar.
- Y no lo quiere nadie.
- Qué bien. Es barato.

- Se embasa mucho.
- Le dan bases por bolas.
- ¿Me importa si es por bolas o con hits? Pete.
- No te importa.

Esta es la nueva dirección de los A. Somos contadores de cartas, jugando y le vamos a ganar al casino.

- Yo siempre he sido cátcher.
- Ya no eres un cátcher. Si lo fueras, te hubieran llamado más equipos.

- No es difícil. Dile, Wash.
- Es increíblemente difícil.
- Como todo lo que vale la pena, y te vamos a enseñar.

No hay una organización en el béisbol que no hubiera corrido el riesgo con este joven. No dio resultado. Pasa todos los años. Algunos resultan, otros no.

Pocos buscadores de talento pueden estudiar a un joven y determinar si tiene confianza en lo que puede hacer. Lo puedes contratar basándote en su habilidad pero tiene que tener éxito para tener confianza. Ya que tiene confianza, entonces es algo especial. Tomas una decisión basándote en lo que ves. Si las cosas no salen, pasas al siguiente. Así es el béisbol. Muchos son convocados, pocos elegidos.

- ¿Descartas lo que buscadores de talento han hecho durante 150 años?
- Adaptarse o morir.
- Es por tus antecedentes. Hace 20 años, tu buscador se equivocó. Así que le declaras la guerra al sistema.
- Bueno, me toca a mí. Tú no tienes una bola de cristal. Ni tú ni yo podemos ver a un chico y predecir su futuro. Yo me he sentado contigo y te he oído decirle a los padres: "Cuando lo sé, lo sé y tratándose de su hijo, lo sé ". Y no sabes. No sabes.

No sirve lo que yo haga si no usas al equipo como está planeado.

- Se trata de tú hacer lo tuyo y yo hacer lo mío. Lo tuyo es dejarme manejar el equipo que me armaste.
- Yo no lo armé para ti.
- No me digas.

- Son jugadores profesionales. Diles la verdad. Sin adornos, sólo los hechos. Tengo que cortarte. La oficina de Jack manejará los detalles.
- ¿Eso es todo? ¿De verdad?
- ¿Prefieres un balazo a la cabeza o cinco al pecho y desangrarte?
- ¿Esas son las únicas dos opciones?

- Creo que quería decir otra cosa.
- Cuando te dan la respuesta que quieres, cuelgas.

Es un problema creer que tenemos que explicar esto. No lo expliques. A nadie.

Necesito una cosa más. Refrescos. No quiero que mis jugadores paguen por sus refrescos. Me vas a aprovisionar la máquina por tres años. En serio.

- Dile a Peña que empaque.
- ¿Quieres que yo le diga?
- Es parte del trabajo.

- Art, ¿tienes un minuto?
- Sí. Tomen asiento.
- No puedes alinear a Peña en primera hoy. Tienes que poner a Hatteberg.
- No quiero pelear 15 rounds contigo. La tarjeta de alineación es mía.
- La tarjeta de alineación es tuya. Pero no puedes alinear a Peña.
- Lo voy a alinear.
- No creo. Peña juega para Detroit.

Quizá no parezcan un equipo ganador... pero lo son. Así que jueguen como tal esta noche.

- Nunca había visto a un gerente hablar así.
- Nunca habías visto a un gerente que jugó.

Yo quiero exprimirte la última gota de béisbol que tienes. Tú quieres seguir en las grandes ligas. Vamos a hacer eso mismo. No te estoy pagando por el jugador que fuiste sino por el que eres. Eres listo, entiendes lo que estamos tratando de hacer. Pon el ejemplo para los jóvenes. Sé un líder.

- ¿Qué es a lo que más le temes?
- A que bateen una pelota en dirección mía.
- Qué chistoso. No, en serio. ¿Qué es?
- No, en serio, eso es.

- Sé sociable allá fuera.
- Sociable.
- Como un vendedor en Gap. Un tipo llega a tu oficina, charla. Eres culto, fuiste a la escuela. Diviértete, relájate. Todos quieren atacar. Dejen de tratar de atacar. El juego debe venir a Uds. No hay reloj. Es una guerra de desgaste.

- Si el otro equipo toca, tiren a primera. No tiren a segunda. Que ellos se equivoquen.
- Paciencia.

Y si ellos están haciendo errores, no los interrumpan.

- Otra cosa. Nada de robos.
- Eso es lo que hago, por eso me pagan.
- Te pago por embasarte, no por que te saquen en 2ª.

Este es un proceso. Es un proceso. ¿Está bien?

Tengo la impresión de que el mercado de Rincón se ablandó.

Billy dice que necesita 225. para comprar a Rincón. Por favor. Sí, yo agregué el "por favor" al final.

Pueden jugar los mismos 18 juegos cien veces. Y nadie los gana otra vez. Desafía todo lo que sabemos del béisbol.

QUIZÁ NUNCA VOLVAMOS A PERDER

¡Tejada por en medio y los A ganan 19 seguidos! ¡Los Medias Blancas de 1906 y los Yanquis de 1947 ya tienen compañía!

¡Esa bola desapareció! ¡Y los Atléticos de Oakland han obtenido 20 victorias!

¡En los 103 años del béisbol de la Liga Americana los Atléticos han logrado algo jamás visto! ¡Han ganado 20 juegos seguidos!

Es difícil no enamorarte del béisbol.

Esta clase de cosas es divertida para los fanáticos. Vende boletos y hot dogs. No significa nada.

Si no ganamos el último juego de la serie nos van a descartar. Yo conozco a esta gente.

Si cualquier otro equipo gana, lo felicito. Tomarán champaña, les darán sus anillos. Pero si nosotros ganamos con nuestro presupuesto, con este equipo habremos cambiado el juego. Y eso es lo que quiero. Quiero que signifique algo.

No puedes abordar el béisbol con un punto de vista estadístico. Ganas en el campo jugando bien. Tienes que robar bases, tocar, sacrificarte, poner hombres en posición de anotar y meter carreras. Y eso no se hace con un montón de trucos estadísticos. Nadie puede reinventar este juego.

El béisbol lo puede odiar. Una cosa maravillosa del dinero es que compra muchas cosas, entre las cuales está darte el lujo de ignorar lo que le gusta al béisbol o lo que piensa el béisbol.

Con 41 millones creaste un equipo de postemporada. Perdiste a Damon, Giambi, Isringhausen, Peña y ganaste más juegos sin ellos que con ellos. Ganaste el mismo número de juegos que los Yanquis pero los Yanquis gastaron 1,4 millones por victoria y tú pagaste 260.000. Sé que te están criticando, pero el primero en atravesar la pared siempre acaba sangrando. Siempre. Esto amenaza no sólo su modo de hacer negocios sino el juego en sí. Estás amenazando su subsistencia, sus trabajos. Estás amenazando su manera de hacer las cosas. Siempre que pasa eso ya sea en un gobierno o en un negocio la gente que tiene las riendas, que controla el interruptor, se vuelve completamente loca. Digo, todos los que no están rehaciendo su equipo usando tu modelo son dinosaurios. Van a estar sentados en sus sofás, en octubre viendo a los Medias Rojas ganar la Serie Mundial.

- Tomé una decisión en mi vida basada en el dinero. Juré que no lo volvería a hacer.
- No estás aceptando por el dinero.
- ¿No?
- Estás aceptando por lo que dice el dinero. Dice lo que le dice a cualquier jugador que gana mucho. Que lo vales.

Las pesadillas de Jeremy están cobrando vida. Se están riendo de él. Jeremy se va a enterar de por qué. Jeremy se va a dar cuenta de que la bola pasó 20 metros arriba de la cerca. Conectó un jonrón y ni cuenta se dio. Uno tiene que enamorarse del béisbol.

Billy Beane rechazó la oferta de los Medias Rojas de 12.500.000. Decidió quedarse con los Atléticos de Oakland de gerente general. En 2004, los Medias Rojas ganaron su primera Serie Mundial desde 1918 adoptando la filosofía desarrollada por Oakland. Billy sigue tratando de ganar el último juego de la temporada.

Frases archivadas en Biografía, Brad Pitt, Deportes, Drama, Jonah Hill, Philip Seymour Hoffman, enviadas por .

nos envió estas frases

Jos es desarrollador web y es el fundador de Frases de la película.


ha mandado las frases de 220 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco