Frases de la película El fantástico Sr. Fox

fantastic-mr-fox

Frases de la película dirigida por Wes Anderson, estrenada en 2009, también conocida como El fantástico Sr. Zoro y Fantastic Mr. Fox.

- Estoy embarazada.
- Vaya. Vamos a tener un cachorrito. Qué buena noticia. Si seguimos con vida...
- Si seguimos con vida mañana en la mañana busca otra forma de ganarte la vida.

- Ya no quiero vivir en un agujero. Me hace sentir pobre.
- Somos pobres, pero felices.

- Ya no quiero vivir en un agujero. Haré algo al respecto. Ya me voy. Que tengan un buen día, queridos.
- Hay una razón por la cual los zorros viven bajo tierra.
- Sí y no.

- ¿A qué se dedica, Sr. Zorro?
- Solía robar aves, pero ahora escribo para un diario.
- Sí. He visto su nombre.

- El préstamo es al 9.5% sin tasa fija y te mudarías a la zona más peligrosa para tu especie.
- Exageras, Tejón.
- Lo suavizo. Es territorio de Boggis, Bunce y Bean tres de los granjeros más malos, desagradables y feos del valle.
- ¿En serio? Cuéntame.
- Bien. Walt Boggis es criador de pollos. Quizá el más próspero del mundo. Pesa lo mismo que un rinoceronte joven. Come tres pollos cada día en el desayuno, comida, cena y postre. Doce en total al día. Nate Bunce es criador de patos y gansos. Es del tamaño de un enano panzón y su barbilla quedaría bajo el agua en cualquier piscina. Come rosquillas rellenas de hígado de ganso machacado. Frank Bean cría pavos y cultiva manzanas. Creó sus propias especies de ambas. Se alimenta de sidra fuerte, que hace con sus manzanas. Es delgado como un lápiz, inteligente como un delfín y es el hombre más temible sobre la faz de la Tierra.
Los niños humanos del lugar cantan una rima escalofriante acerca de ellos. En resumen, creo que no deberías hacerlo. Es todo.
- Entiendo lo que dices y valoro tus comentarios pero haré caso omiso de tu consejo.

- Veo que sigues pintando tormentas eléctricas.
- ¿Aún te sientes pobre?
- Ya menos.

- ¿Crees que soy atlético?
- ¿De qué hablas?
- Yo sí creo que soy atlético. A veces siento que ustedes no me ven así.

- ¿Quién soy, Kylie?
- ¿Cómo que quién? ¿Qué?
- ¿Por qué un zorro y no un caballo, un escarabajo o un águila calva? Lo pregunto como existencialismo. ¿Quién soy y cómo puede un zorro ser feliz sin, disculpa la expresión, un pollo entre los dientes?
- No sé de qué habla, pero suena ilegal.

- ¿Puedo sacar un poco mi saco de dormir de debajo de la mesa? Me cuesta trabajo dormir enroscado.
- Percibo mucha arrogancia por aquí. No me hagas portarme igual.
- Es que mi espina dorsal está...
- Duerme donde quieras. Anda, usa mi cama. Yo... me meteré debajo del estante. ¿Qué importa si me astillo las orejas?
- Olvídalo.
- ¿Vas a hacer pucheros? Estoy harto de tu actuación de huésped triste. Buenas noches.

- ¿Por qué tu primo es un sándwich mojado?
- ¿Perdón?
- Perdón, ¿por qué?
- Quiero decir que no entendí lo del sándwich.
- Es bajito, se viste como niña, es diferente.

- ¿Estoy mejorando?
- Definitivamente, no empeoras.
- ¿Cree que pueda ser tan bueno como mi papá si practico?
- ¿Tu papá? Es el mejor jugador de batebola que haya pasado por esta escuela.

- ¿De dónde saliste? Regresa al árbol y haz tu tarea.
- Quiero ayudarte a robar sidra.
- Vamos a una presentación. Y no digas nada de la sidra. Vete!
- Pero...
- ¡Nada! Me meterás en problemas. Además, eres pequeño y no tienes coordinación.

- Miren todo ese jugo de manzana.
- ¿Jugo de manzana? No vinimos por jugo de manzana. Es la sidra más fuerte y más fina que se pueda comprar o robar. Te quema la garganta, te hace hervir el estómago y sabe casi igual que el oro puro derretido.

- ¿Cómo está tu señora?
- ¿Te refieres a mi esposa?
- En su época era la zorra del pueblo. Salvaje, libre y hermosa como una estola de visón.
- ¿Es verdad?
- Claro que no. Sí se divertía, igual que todos. Eran otros tiempos. Dejemos la doble moral.

- ¿Por qué trae ese pasamontañas?
- Tenía frío en las orejas. No viene con nosotros. Vuelve a la cama.
- Si está pasando lo que creo que está pasando más vale que no sea así.

- ¿Por qué diablos no le hice caso a mi abogado? Tendremos suerte si vendemos el árbol en la mitad de lo que nos costó. No podré dormir boca arriba durante seis semanas y boca abajo se me tapa la nariz. ¿Por qué diablos no le hice caso a mi abogado?
- Porque no le haces caso a nadie.

- Hace doce años zorro, me prometiste cuando estuvimos atrapados en esa jaula que, si sobrevivíamos jamás volverías a robar otro pollo, ganso pichón o lo que sea. Te creí. ¿Por qué me mentiste?
- Porque soy un animal salvaje.
- ¡También eres esposo y padre!
- Intento decirte la verdad sobre mí.
- No me interesa la verdad sobre ti. Esta historia es demasiado predecible.
- ¿Predecible? ¿En serio? ¿Qué sucede al final?
- Al final todos morimos. A menos que tú cambies.

- Ash, ¿estás molesto conmigo? Si sí, lo entiendo y lo lamento. No hubiera involucrado a tu primo de haber sabido tu reacción. Lo hice sólo porque es nato, digo... ¡mira cómo cava! En fin, lo siento si...
- Me voy a meter tierra en los oídos. Así está mejor. Ya no te oigo, pero sigue hablando.

- ¡Es probable que muchos animales buenos mueran por tu culpa! Hace tres días que cavamos en círculos. Arrasaron el bosque. Nadie puede salir. Mi esposa está al fondo de una mina sin comida ni agua y con veintisiete mocosos hambrientos.
Yo sólo quiero ver un rayito de sol.
- Eres nocturno, Phil. Casi no puedes abrir los ojos de día.
- ¡Estoy harto de tus ambigüedades! ¡Tenemos derechos! No nos caes bien y odiamos a tu papá. Toma un puñado de lodo, mastícalo y trágatelo.

- Esos granjeros no se detendrán hasta tener a toda tu familia de cabeza en un palo hechos brocheta.
- Esto se vuelve demasiado personal.

- Escucha, se me acaba de ocurrir algo fantástico. Pero no puedo hacerlo solo.
- No me interesa.
- Escúchame.
- No, gracias. Los zorros de tu familia corren riesgos innecesarios.
- Porque tienen agallas en la sangre.
- Nosotros también.

- ¿Cuál es tu plan?
- ¿En resumen? Recuperaremos la cola de mi padre.

Tomé demasiado y me puse sentimental pero diré algo que nadie quiere admitir, pero que es verdad. Les ganamos. Les ganamos a esos granjeros y estamos comiendo su pollo su pato dorado, su pavo delicioso, su paté de ganso...

- Sólo hay una salida del drenaje, la alcantarilla está cerrada y tiene una camioneta encima. Estamos encerrados para siempre.
- ¿Aún crees que les ganamos, Zorrito?
- El Tejón tiene razón. No se detendrán hasta atraparme. No debí mentirte no debí retomar el mal camino y volver a robar pollos. No debí intentar avergonzar a los granjeros ni enloquecerlos. Lo disfruté, pero no debí hacerlo. Sólo hay una salida.
- Si me entrego, los dejo matarme y colgarme sobre su chimenea...
- No vas a hacer eso.
- Tal vez dejen vivir a los demás.
- ¿Por qué tuviste que meternos en esto, Zorrito?
- No sé, pero tengo una teoría. Creo que necesito que todos piensen que soy el mejor el "fantástico Sr. Zorro". Si no impresiono, deslumbro e intimido no me siento bien conmigo mismo. Los zorros coquetean con el peligro cazan a sus presas y burlan a sus depredadores. Para eso soy bueno. Y a fin de cuentas, sólo soy...
- Lo sé. Somos animales salvajes. Supongo que siempre lo fuimos.
- Si pudiera hacerlo todo de nuevo, no te defraudaría. Y era más divertido cuando lo hacíamos juntos. Te amo, Felicity.
- Yo también te amo. Pero no debí casarme contigo.

- ¿Te conté de cuando supe de ti?
- En la trampa para zorros.
- Sí. Estábamos presos y tu mamá...dijo que estaba embarazada. Deja que lo cuente, ¿sí? No sabía cómo salir del problema. Y entonces, tuve una idea. ¿Qué hace mejor un zorro?
- Cavar.
- Te me adelantas.
- Continúa.
- Así que, cavamos. Y todo el tiempo mientras sacábamos tierra y tu madre cavaba como loca ¿Quién será este pequeño? O pequeña. Sí, porque entonces no sabíamos. Ash, me alegra que fueras tú.

- Se redimió.
- Redención, claro. Pero a fin de cuentas es sólo otra rata muerta en un basurero detrás de un restaurante chino.

En cierta forma, qué bueno que nos interrumpió la inundación. No me estaba gustando mi brindis. Voy a empezar de nuevo. Cuando miro esta mesa con el exquisito banquete dispuesto ante nosotros veo a dos magníficos abogados un experto pediatra, un magnífico chef un gran agente, un excelente sastre, una notable contadora un talentoso músico, un pescador y la mejor pintora de paisajes que hay actualmente. Tal vez incluso algunos lean mi columna de vez en cuando. Lo dudo. También veo una habitación llena de animales salvajes. Animales salvajes con sus naturalezas y sus talentos. Con nombres científicos en latín que se refieren a nuestro ADN. Todos con puntos fuertes y débiles inherentes a su especie. En fin, tal vez las hermosas diferencias entre nosotros nos den una remota oportunidad de salvar a mi sobrino y de compensarlos por arrastrarlos a esta locura. No lo sé, sólo es una idea. Gracias por escucharme. Salud a todos.

- No tengo cargo. Ni nombre en latín. ¿Cuál es mi punto fuerte?
- Mira, Kylie, eres un tipo increíblemente amable. Tu trabajo simplemente es... estar disponible, creo. No sé tu nombre en latín. No había zarigüeyas en la Antigua Roma.

- Soy yo. Vengo a rescatarte.
- Tengo sentimientos encontrados al respecto.
- No te culpo.

- Lo siento.
- No te preocupes, sólo intentabas abrir la caja.
- No, quiero decir, siento lo de...Lo de antes. La disculpa que me debías y nunca me pediste. Sí. Soy cascarrabias. Escupo. Me levanto por el lado equivocado de la cama. Simplemente soy diferente, al parecer. Pero no volverá a suceder.
- Kristofferson, lo lamento.

Sus tractores tiraron mi árbol, su gente persiguió a mi familia sus pistoleros secuestraron a mi sobrino su rata insultó a mi esposa y usted me arrancó la cola. No me iré de aquí sin esa corbata.

- Canis lupus. Vulpes vulpes.
- Creo que no habla ni inglés ni latín.
- Le pregunté si cree que se avecina un invierno crudo. Al parecer no lo sabe.
- ¡Le tengo fobia a los lobos!
- Qué hermosa criatura. Deséenle suerte, muchachos.
- Buena suerte, Lobo.
- Buena suerte.

- Abriré esta trampilla para ver si hay algo del otro lado.
- Lo dudo mucho. Probablemente más cañerías.
- No me sorprendería si-- -
- Ábrela. Miren, hay un supermercado enorme, glorioso y gigantesco. Y cierran temprano los fines de semana. ¡Increíble!
- En verdad eres un zorro "fantástico".
- Eso intento. Tomen suficiente para todos. Recuerden, los Conejos son vegetarianos y los Tejones no comen nueces. Ahora que el papá de Kristofferson sólo tiene neumonía simple supongo que pronto se irá a casa. De hecho, cuando habló conmigo del hospital me dijo que busca una propiedad en nuestro drenaje.
- ¿En serio?
- Es el momento de comprar.
- Bien. Ya entiendo. ¿Es tu sello característico?
- Estoy embarazada de nuevo.
- Vaya. Creo que ambos estamos resplandecientes.

Dicen que todos los zorros son alérgicos al linóleo. Pero se siente fresco en las patas. Pruébenlo. Dicen que debo lavar en seco mi cola dos veces al mes pero ahora es desmontable. ¿Lo ven? Dicen que nuestro árbol tal vez jamás vuelva a crecer. Pero algún día algo crecerá. Estas galletas están hechas de ganso sintético y los crujientes son de pichón artificial. Incluso las manzanas se ven falsas. Pero al menos tienen estrellas. El punto es que esta noche comeremos, y juntos. E incluso bajo esta luz no muy favorecedora ustedes son, sin duda los cinco y medio animales salvajes más maravillosos a los que haya conocido en mi vida. Así que, levantemos nuestros juguitos. Por nuestra supervivencia.

Frases archivadas en Animación, Aventura, Basadas en libros, Bill Murray, Comedia, Crimen, Familiar, George Clooney, Meryl Streep, Wes Anderson, enviadas por .

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 105 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!

Deja un comentario

Síguenos en las redes sociales

Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco