Frases de la película Blade Runner 2049

Dirección: .
Actuación: , , .
Género: Ciencia ficción, Drama, Misterio, Thriller/Suspenso.
Estreno: .

- ¿Qué se siente matar a los de su propia especie?
- No retiro a los de mi especie porque nosotros no huimos.
- Solo los modelos viejos huyen.
- Y a los modelos nuevos no les importa limpiar la mierda porque nunca han visto un milagro.

- Cariño, ahora puedes ir a cualquier lugar en el mundo. ¿A dónde quieres ir primero?
- Soy muy feliz cuando estoy contigo.
- No tienes que decir eso.

- Él era un enfermero de combate. Quizá intentó salvarla y no pudo.
- No parecía de los que salvan.
- Se tomó la molestia de enterrarla.
- Un portapiel sentimental.
- Perdón. ¿Dónde está el bebé? ¿Registraron todo el campo?
- Solo había tierra y gusanos. No había más cuerpos.
- Quizá se lo comió.
- Eso no es posible. Era una replicante. Embarazada.

- El mundo está construido con un muro. Separa las especies. Si le dices a un lado que no hay muro, produces una guerra. O una matanza. Así que lo que viste no sucedió.
- Sí, señora.
- Mi trabajo es mantener el orden.
- Eso es lo que hacemos. Mantenemos el orden.

- Borra todo.
-¿Hasta al bebé?
- Que no quede rastro. ¿Tienes algo más que decir?
- Nunca he retirado algo que haya nacido.
- ¿Cuál es la diferencia?
- Nacer significa tener alma, supongo.
- ¿Te estás negando?
- No sabía que tenía esa opción, señora.
- Eso es. Oye. Te ha ido bien sin una.
- ¿Sin qué, señora?
- Un alma.

- Todos recuerdan dónde estaban durante el Apagón. ¿Y usted?
- Fue un poco antes de mi época. Yo estaba en casa con mis padres, y tuvimos diez días de oscuridad. Todas las máquinas pararon. Cuando volvió la luz, se había borrado todo. Fotos, archivos, toda la información. Hasta los registros bancarios. Eso no me molestó. Es curioso que solo el papel duró. Teníamos todo en discos duros. Todo en absoluto. Mi mamá todavía llora por nuestras fotos perdidas.

No estaba claro lo que era, al menos para alguien. Era una prueba. Era difícil detectarnos entonces.

- Usted trabajó con el oficial Deckard hace mucho. ¿Qué me puede decir de él?
- Le gustaba trabajar solo. A mí también. Colaborábamos para seguir así. Eso era todo.
- ¿Me puede decir algo más?
- Este mundo no era para él.
- ¿Por qué lo dice?
- Tenía algo en los ojos.
- ¿Sabe cómo lo puedo contactar?
- Ni idea. Está nyugdíjas. Retirado.
- ¿Qué pasó?
- Probablemente obtuvo lo que quería. Estar solo.

Creamos a los ángeles al servicio de la civilización. Sí, antes había ángeles malos. Ahora yo hago ángeles buenos.

La civilización ha dado saltos con trabajadores desechables. Perdimos estómago para esclavizar excepto a seres diseñados. Pero solo puedo hacer cierto número. Esa pastura yerma vacía y salada que está aquí. El espacio muerto entre las estrellas. Y este, el asiento que debemos cambiar por el cielo. No los puedo criar. Juro que lo he intentado. Necesitamos una enorme cantidad de replicantes. Millones, para que nosotros podamos ser billones más. Podríamos invadir el Edén y recuperarlo. El truco final de Tyrell. La procreación. Perfeccionada, luego perdida. Pero hay un niño. Tráemelo.

- ¿Qué es eso?
- Es un árbol.
- Nunca había visto un árbol.
- Es bonito.
- Está muerto.

- ¿Y esto? ¿Qué es esa fecha? ¿De nacimiento? ¿De muerte?
- Aún no lo sé.
- ¿Soy la única que puede ver el maldito amanecer aquí? Esto rompe el mundo, "K". He conocido a muchos de tu especie. Todos son útiles, pero contigo a veces se me olvida. No teníamos entes como tú cuando yo era niña. ¿Te acuerdas de algo? Antes de que trabajaras para mí, ¿tienes recuerdos de antes?
- Tengo recuerdos, pero no son de verdad. Son implantes.
- Cuéntame uno. De cuando eras niño.
- Es raro compartir historias de mi infancia cuando nunca fui niño.
- ¿Sería más fácil compartirlas si te lo ordenara?
- Tengo una de un juguete que tenía. Un caballo de madera. Con una inscripción abajo. Solo recuerdo que un grupo de niños intentaba quitármelo. Así que hui. Buscaba dónde esconderlo, y solo había una caldera oscura. Está muy oscuro, y tengo mucho miedo, pero solo tengo ese caballo, así que me meto ahí. Luego los niños me encuentran y me golpean, pero no les digo dónde está. Y eso es todo.
- El pequeño "K", peleando por lo suyo. Es un buen recuerdo.

- Los datos hacen a un hombre. A y C y T y G. El alfabeto de ti. Todo con cuatro símbolos.
- Yo solo tengo dos: Uno y cero. La mitad, pero el doble de elegante, mi amor.

- Siempre he sabido que tú eras especial. Quizá por esto. Un niño. Nacido de una mujer. Pujado al mundo. Deseado. Amado.
- Si eso fuera verdad alguien como yo me cazaría por el resto de mi vida.
- Está bien soñar un poco.

- ¡Están aquí para trabajar! ¡Y si no están trabajando, no los necesito! No necesito a ningún...
- Hola.
- El níquel es para las naves coloniales. Lo más cerca que alguno de nosotros llegará a la gran vida de las colonias espaciales. Y los aliento a jugar, sí. Los mantiene ocupados y los vuelve ágiles, ¿no? Pero es el trabajo. El trabajo los convierte en niños valiosos. Así que dígame: ¿Qué clase de niños le interesa?
Porque los tengo de todo tipo.

- Siempre te lo he dicho. Eres especial. Naciste. No te fabricaron. Ocultado con cuidado. Eres un niño de verdad. Un niño de verdad necesita un nombre de verdad. Joe.
- ¿Joe?
- Eres demasiado importante para "K". Tu mamá te hubiera puesto nombre. Joe. Joe.
- Para. ¿Cómo puedo saber si un recuerdo es un implante o no?

- Dicen que usted es la mejor creadora de recuerdos que hay.
- Pues qué amables. Me encantan las fiestas de cumpleaños.
- Trabaja para Wallace.
- Como subcontratista. Soy uno de sus proveedores. Ofreció comprar mi compañía, pero valoro mi poca libertad.
- ¿Por qué es tan buena? ¿Qué hace que sus recuerdos sean tan auténticos?
- Hay un poco de cada artista en su trabajo. Pero me encerraron en una cámara estéril a los 8 años, así que si quería ver el mundo, tenía que imaginármelo. Me volví experta en imaginar. Wallace necesita mi talento para mantener un producto estable.
- Me parece justo.
- Los replicantes tienen vidas duras. Hacen labores desagradables. No lo puedo ayudar con su futuro pero le puedo dar recuerdos para que reflexione y sonría.
- Eso es placentero.
- Es aún mejor. Uno siente que es auténtico. Y si tiene recuerdos auténticos, tiene verdaderas reacciones humanas. ¿No le parece?
- ¿Todos son fabricados o a veces usa recuerdos reales?
- Es ilegal usar recuerdos reales, oficial.
- ¿Cómo puede diferenciarlos? ¿Puede saber si algo sucedió de verdad?
- Creen que lo importante son los detalles. Pero la memoria no funciona así. Uno recuerda con sentimientos. Lo real debe ser confuso.

- ¿Qué demonios te pasa? Te asigné un caso. Te recalqué la importancia de ese caso ¿y te recogemos vagando por un centro de actualización? El escaneo te encontró distinto por dentro. Lejísimo de tu estándar. ¿Sabes lo que significa eso?
- Encontré al niño. Le dieron un trabajo de servicio como a un replicante normal. Ni siquiera él sabía quién era.
- ¿Y?
- Y ya está hecho.
- ¿Cómo que "está hecho"?
- Lo que me pidió. Está hecho.
- Carajo. Evitaste que una bomba estallara. Te felicito.

- Ella te gustó. Me di cuenta. Está bien. Ella es real. Quiero ser real para ti.
- Eres real para mí.

He estado dentro de ti. Estás más vacía de lo que crees.

- Si te buscan aquí, tendrán acceso a todos mis recuerdos.
- Tienes que borrarme de la consola. Mi regalo. Ponme ahí.
- No puedo hacer eso. Piénsalo bien. Si le pasa algo a esto, se acabó. Desapareces.
- Sí. Como una chica de verdad. Por favor. Joe, por favor. Es lo que quiero. Pero no puedo hacerlo sola.

- Llegas demasiado tarde. Ya no existe. Él lo destruyó. Y todo lo relacionado con él. Excepto por la caja de huesos que te llevaste. Apuesto a que no fue suficiente. Porque viniste aquí.
- Cosita insignificante. Te topas con algo fabuloso y nuevo, ¿y solo piensas en matarlo? ¿Por miedo a un gran cambio? No puedes detener la marea con una escoba.
- Pero sí pude.
-¿Dónde está?
- Estás tan segura. Porque él te lo dijo. Porque nosotros nunca mentimos. Le diré al Sr. Wallace que me disparaste primero. Así que te tuve que matar.
- Haz lo que tienes que hacer.

- Mire, no lo quiero lastimar. Me lo está haciendo difícil.
- Me gusta esta canción. Podemos seguir peleando o podemos tomarnos un trago.
- Prefiero el trago.

- ¿Tienes nombre?
- Soy el oficial KD6 - 3.7.
- No es un nombre. Es un número de serie.
- Está bien. Joe.
-¿Qué quieres, Joe?
- Quiero hacerle unas preguntas.
- ¿Como cuáles?
- ¿Cómo se llamaba? La mamá de su hijo. ¿Cómo era? ¿Vivían juntos aquí?
- Demasiadas preguntas. Yo tenía tu trabajo. Era bueno. Era más sencillo. ¿Por qué lo complicas?
- ¿Por qué no contesta la pregunta?
- ¿Cuál?
- No creía que usted fuera un hablador.
- ¿Cómo se llamaba?
- Rachael. Se llamaba Rachael.
- ¿Qué pasó con el niño? ¿Quién lo metió al orfanatorio? ¿Usted?
- Yo me fui mucho antes de eso.
- ¿Ni siquiera conoció a su propio hijo? ¿Por qué?
- Porque ese era el plan. Les enseñé cómo encriptar los archivos, cómo tapar sus huellas. Todos tenían su papel. El mío era irme. Luego llegó el Apagón y ofuscó todo. No hubiera podido encontrar al niño.
- ¿Quería encontrarlo?
- La verdad, no.
- ¿Por qué no?
- Porque nos estaban cazando. No quería que encontraran a nuestro hijo que lo descuartizaran, lo disecaran. A veces, para amar a alguien hay que ser un extraño.

- ¿Usted lo ayudó a esconder al bebé?
- Yo estuve ahí. Vi un milagro nacer. Una carita perfecta llorándome. Furibunda como un trueno.
- ¿Estuvo con ella? ¿Con Rachael?
- La abracé mientras se moría.
- Escondimos al bebé, y juramos mantener el secreto. Por eso Sapper dejó que lo mataras. Yo sabía que el bebé significaba que éramos más que esclavos. Si un bebé puede provenir de uno de nosotros somos nuestros propios amos. Más humanos que los humanos. Se acerca una revolución y estamos formando un ejército. Quiero liberar nuestro pueblo. Si quieres ser libre únete a nosotros. Deckard, Sapper, tú, yo nuestras vidas no significan nada comparados con la tormenta venidera. Morir por una causa justa es lo más humano que podemos hacer.

- Debes matar a Deckard. Deckard solo quería que su bebé estuviera a salvo. Y lo está. Cuando llegue el momento, se la mostraré al mundo y ella dirigirá nuestro ejército.
- ¿"Ella"?
- Por supuesto. Rachael tuvo una hija. La vi llegar con mis propios ojos. La vestí de azul cuando llegó el momento de que se fuera.
- Usted escondió a un niño.
- Eso es una pieza del rompecabezas. ¿Te imaginaste que eras tú? Te lo imaginaste.
- Sí.
- Todos quisiéramos que fuera nosotros. Por eso creemos. Alguien vivió esto, sí. Les enseñé cómo encriptar los archivos, cómo tapar sus huellas. Con mis propios ojos, la vi llegar. La vestí de azul cuando llegó el momento de que se fuera. Hay un poco de cada artista en su obra.

- ¿Le parece igual ahora que antes el momento en que la conoció? Todos estos años ha recordado ese día ebrio con el recuerdo de su perfección. Cómo le brillaban los labios. Lo instantánea que fue su conexión. ¿Nunca se le ocurrió que por eso lo llamaron originalmente? Que lo diseñaron para enamorarse de ella en ese momento. Todo para hacer ese espécimen singular perfecto. Claro, si usted hubiera sido diseñado. Amor o precisión matemática. Sí.
- No. Yo sé lo que es real.

- Ayúdeme y le pueden suceder cosas muy buenas.
- Usted no tiene hijos ¿verdad?
- Tengo millones. ¿Cree que lo único que le puedo ofrecer es dolor? Pero yo sé que le encanta el dolor. El dolor le recuerda que la dicha que sintió fue real. Más dicha, entonces. No tenga miedo. Un ángel hecho de nuevo. Para usted.

- Ya puede conocer a su hija. Todos los mejores recuerdos son de ella.
- ¿Por qué? ¿Quién soy yo para ti?
- Vaya a conocer a su hija.