Frases de la película Baby Driver: El Aprendiz del Crimen

Frases de la película dirigida por Edgar Wright, estrenada en 2017.

- ¿Tu nombre? - Baby.
- ¿Baby?
- B-A-B-Y. Como "bebé".

- ¿Qué me dices de él?
- ¿De Baby? Le toca lo mismo que a todos.
- No, Doc. ¿Es retrasado mental?
- Retrasado significa lento. ¿Fue lento? Entonces no es retrasado mental. Es buen chico y maneja como un demonio. ¿Qué más necesitas saber?
- ¿No crees que tenga un problema porque no habla?
- No tiene nada de malo un poco de silencio.
- ¿Sabes por qué le dicen "bebé"? Aún no ha dicho sus primeras palabras.
- ¿Eres mudo, Baby? ¿Ese es el problema? ¿Eres mudo?

- No puedes dedicarte al crimen y ya. No sin ser un poco criminal. Quiero averiguar qué está pasando entre esas dos orejas además, claro, de "Egyptian Reggae".
- ¿Qué te importa?
- Creo que se cree mejor que nosotros. Quiere quedarse en su auto sin ensuciarse mientras nosotros nos revolcamos en la tierra. Uno de estos días, Baby, tendrás sangre en tus manos. Y vas a descubrir que esa mierda no se quita en el lavabo.

Tengo que reconocerlo, esfinge. O eres duro como una roca o miedoso como una gallina.

Baby, te luciste, muchacho. Hazme un favor. La próxima vez que llame Doc no contestes. No le hagas caso. No me da ningún placer quitarle un dulce a un bebé, pero se está acercando el día en el que tú saldarás la deuda. Un trabajo más y se acabó. Un trabajo más y saldamos las cuentas. ¿De acuerdo?

- ¿De dónde salió ese dinero?
- Del trabajo. Un trabajo más y se acabó.
- Tú no perteneces a ese mundo.

- ¿A qué te dedicas?
- Soy un conductor.
- Como un chofer. Llevas a gente importante.
- Supongo que sí.
- ¿Alguien que yo conozca?
- Espero que no.
- Qué misterioso eres.
- Quizá.
- ¿Quizá? ¿Cuándo fue la última vez que condujiste por gusto?
- Ayer.
- Qué envidia. A veces solo quiero dirigirme al oeste en la 20 en un auto caro y sin ningún plan. Solo yo, mi música y la carretera. Sería lindo.

- ¿Por qué no para de oír música, Doc? ¿Tiene problemas mentales?
- No. Yo tengo los problemas mentales en mi equipo. Puesto ocupado. Tiene tinnitus.
- ¿Tinni... qué?
- Tuvo un accidente de niño. Tiene un zumbido en el oído. Toca música para ahogarlo.

- ¿No has oído hablar del Espíritu del 85?
- ¿El que robaba autos?
- Sí. El fantasma que provocaba a policías yendo a 210 en el 85. Sin luces delanteras, sin luces de freno. Los tenía dando vueltas en los entronques. Siempre los dejaba atrás. Ese era nuestro muchacho.
- ¿No fue hace 10 años?
- Como dije, era nuestro chico. Se ha robado autos desde que podía ver sobre el volante. Se robó mi Mercedes con mucha mercancía, y lo vi hacerlo. No lo detuve porque me maravillaron las pelotas de ese chico. No sabía quién era yo ni cuánto valía lo que tiró del baúl. Pero lo rastreé y me aseguré de decirle quién era de lo que era capaz y cuánto me debía. Me ha estado pagando y mostrándome de lo que es capaz.

¿Me hiciste fallar ese tiro? Anda. Me lo puedes decir. Eres buen conductor. Pero mientes mal. En este negocio, cuando sientes compasión sientes una bala.

- ¿Qué se te ofrece?
- ¿Tu nombre?
- Eso te lo puedo dar gratis. Me llamo Debbie. Débora.
- Como la canción.
- ¿La de Beck? Sí. Pero yo soy D-E-B-O-R-A. Creo que esa es sobre D-E-B-R-A.

- ¿Cómo te llamas?
- Baby.
- Espera, ¿qué? ¿Te llamas Baby? ¿B-A-B-Y?
- Sí.
- Entonces nos ganaste a todos. Todas las canciones son sobre ti. Podríamos recorrer todo el país sin acabársenos las canciones de "Baby". Se nos podría acabar la gasolina. ¿Tu mamá te llamaba "Baby" de niño?
- A veces.
- ¿Trabajaba aquí?
- A veces, pero también era cantante.
- ¿Qué hace ahora?
- Nada.

- Vivo con mi padrastro, pero está envejeciendo así que más bien lo estoy cuidando.
- Sí, ya sé lo que se siente. Yo tuve que cuidar a mi mamá cuando se enfermó. Puede parecer duro ahora, pero cuando desaparezcan, extrañarás tener a alguien a quien cuidar. No tengo casi nada que me mantenga aquí.

- ¿Pizza? ¿Vamos a celebrar?
- Celebraremos que vas a tener un trabajo de verdad.
- ¿Qué clase de trabajo?
- ¿No sería bueno darle alegría a la gente cuando manejas?

- No te da gusto verme. ¿Por qué?
- Estamos a mano, pero no hemos acabado. ¿Creías que sí?
- Supongo que sí.
- Te puedo dar la buena noticia y la mala pero no tengo malas noticias. La buena noticia es que vas a ganar mucho dinero. Y la buena noticia es que vas a ganar mucho dinero.
- Ya tengo un trabajo, Doc.
- ¿Por qué esclavizarte entregando pizzas para poder pagar una noche aquí cuando puedes ganar todo ese dinero con un buen muchacho? Conmigo. ¿Y traer a tu chica a cenar aquí cada noche de la semana? Ya pagaste tu deuda. Es hora de beneficiarte. Esta es la parte divertida, Baby. Después de este trabajo, nadarás en dinero comprarás Maseratis y le darás a tu chica pescados bañados en oro. ¿Qué dices? ¿Cuento contigo?
- ¿Cuentas conmigo?
- No contestes mi pregunta con otra. Dame una de dos respuestas: Sí o no.
- No, Doc.
- Sabes que nunca hago trabajos con el mismo equipo.
- Sí.
- Y que has sido mi conductor desde que nos conocimos.
- Sí.
- Pienso que tú eres mi amuleto de la suerte y que no voy a hacer este trabajo sin ti. No necesito explicarte lo que pasa si te niegas cómo puedo lastimarte y matar a tus seres queridos porque ya lo sabes, ¿no?
- Sí.
- ¿Qué prefieres? ¿Conducir un auto o una silla de ruedas?
- La primera.
-Pasaré por ti en la mañana.

- ¿Hola?
- Habla Baby.
- ¡Hola! ¿A qué debo este honor?
- Solo quería oír tu voz.
- ¿Te voy a ver luego?
- Tengo que volver a conducir.
- Está bien. Creía que lo habías dejado.
- Yo también. No es lo que quiero.
- ¿Qué quieres, Baby?
- Quiero que nos dirijamos al oeste en la 20 en un auto muy caro sin ningún plan. Seguir manejando y no parar nunca.
- ¿Hablas en serio?
- Sí, Débora. ¿Cuento contigo?
- Cuentas conmigo, Baby.

- ¿Qué están oyendo, señoritas?
- A Queen.
- ¿A Queen? A Streisand, ahora a Queen. ¿Van a cantar canciones de musicales de Broadway? No hay que cantar para atracar. Metes el acelerador a fondo y manejas el maldito auto. Esa es toda la música que necesitan.
- Por favor. ¿Nunca has sido un conductor? ¿Nunca tuviste una canción de la suerte? ¿Una canción para fumar? ¿Después del atraco, con un güisqui?
- Claro. Pero no antes de un trabajo. Tengo suficientes demonios aquí, tocando sin parar.

- ¿Todas tus anécdotas acaban con una muerte?
- Lo vas a averiguar, ¿no?

- Dime qué vamos a hacer con todo ese dinero.
- Vamos a ir a Las Vegas, apostar todo al rojo. Nos volveremos a casar. Va a ser muy romántico.
- ¿Sabes qué fue muy romántico?
- ¿Qué fue muy romántico?
- Cuando acuchillaste a ese tipo.
- ¿Cuál tipo? ¿El que te asaltó el que te llamó "puta" o el que te miró raro?
- El último.
- Sí. Me acuerdo de eso.
- Loco me acaba de mirar raro.
- ¿Quieres que mate a Loco?
- Antes del trabajo no, tonto.

- ¿Por qué están enojados? Deberían darme las gracias.
- ¿Por ser un deseo de muerte con patas?
- Trato cada trabajo como si fuera el último.
- Lo que haces en este grupo nos afecta a todos.

- Así está la cosa: Ustedes roban para comprar drogas. Yo tomo drogas para poder robar.
- Qué ingenioso.
- Es mi trabajo.

Dime si me equivoco, Buddy. Eras corredor de bolsa. Con otra esposa, quizá hijos. Ganas mucho dinero, pero dices: "Trabaja duro, juega más duro", pero te pasas de la raya. Acumulas deudas, en cantidades que harían sonrojarse a un blanco. Quizá te metes en un lío. Te agarran robando "dulces" corporativos. Quizá huyes al desierto. Quizá con tu stripper favorita. Quizá desapareces en un mundo de 3 cosas: dinero, sexo, drogas y acción. Son cuatro. ¿Tengo razón? Yo lo veo así: Ustedes creen que esto es una aventura. Si eres de Wall Street, eres mucho más criminal que yo.

¿Crees que nos conoces? Pues no. ¿Crees que eres el más loco de todos? No es cierto. Y créeme cuando te digo que no te conviene ver a mi Buddy enojado. No has visto lo implacable que es. Porque cuando ve rojo tú no vas a ver nada más que negro.

- Llévense a este tonto a su pocilga. Buscaré otro conductor para mañana.
- Estoy disponible. Yo lo puedo llevar a su casa.
- ¡No! No vas a conseguir otro conductor. He manejado en todos tus trabajos. No le canto a la policía. Canto con mis cintas. Y no soy lento, soy rápido. Voy a ser tu conductor mañana. Yo voy a manejar.
- Ya oyeron al chico. Él va a manejar.

- No te puedo ayudar, Baby.
- Le pegué un tiro a Buddy.
- Felicidades. Ahora te busca la policía honesta y la corrupta.

- Mírenlos a ustedes dos.
- Agarra tu maldita cinta. Van a necesitar más que una cinta para zafarse de esto porque solo hay malas noticias. Sí hay una buena. La buena noticia es que te gusta manejar. No podrás levantar el pie del acelerador durante 25 años. Esto es lo suficiente para atravesar la frontera. Luego, todo depende de ustedes. No confíen en nadie más y no miren hacia atrás. Yo me enamoré una vez.

- ¿Nos puede describir su relación con el acusado?
- Éramos amigos. Creo que los dos queríamos ser más que eso. Se metió en un apuro. Yo solo quería sacarlo. Creo que el acusado es de buen carácter. No se merecía lo que le pasó.

Hola, Baby. Es curioso, aunque oí tu nombre muchas veces durante el juicio todavía no me acostumbro a que tu nombre de verdad sea Miles. Es un nombre muy cool. Se me ocurren muchas canciones con "millas". Pero antes tenemos que acabar con todas las de "Baby". Ya quiero que llegue el día en que estemos solos con música y la carretera. Hasta luego, Baby.
Todo mi amor Débora.

¡Síguenos!

Frases archivadas en Acción, Crimen, Música, Thriller/Suspenso.

nos envió estas frases

Dibujante, amante de las perrujas Klo, Mose y Tota. Trago harto chocokrispis y martinis. Ando por la vida al lado de mi Jos Velasco. ¡Sígueme en fb!


ha mandado las frases de 131 películas, ¡Te invitamos a enviar las frases de una película!
Frases de la película es desarrollado por Jos Velasco.