Frases de la película Frida

Frida

Frases de la película dirigida por Julie Taymor, estrenada en 2002

Con cuidado chicos, este cadáver aún respira. Traten de que llegue en una pieza.

- Ya he comido carne de mujer antes.
- ¿Sí?
- Sí, envueltas en tortillas. Sabe a la carne más pulposa del cerdo.

Sólo te mantengo honesto, panzón.

- ¿Qué crees que es lo más importante para un buen matrimonio?
- La mala memoria.

- ¿Cómo te sientes?
- Como si un bus me hubiera arrollado.

¿Cómo me siento?, no recuerdo cómo se sentía antes del dolor.

En este momento soy un estorbo, pero espero algún día ser una inválida que se cuida sola. Luego no lo sé.

- No tengo tiempo para chicas de escuela.
- No soy una chica de escuela, panzón.
- Está bien, sube.
- No, baje usted.

¿Qué le importa a usted mi opinión? Si es una verdadera pintora, pintas porque no puedes vivir sin pintar, pintarás hasta que te mueras, ¿está bien?

Tienes que confiar en un verdadero halago igual que en una crítica.

- Necesito que me digas una cosa, ¿crees que debo seguir pintando?
- Sí.

Ese es el problema con los radicales, son peligrosos pero hacen las mejores fiestas.

Yo creo en evolución, educar a los pobres, movilizar a los trabajadores, pero tú tienes tu revolución y matas la mitad de los pobres para conseguir lo que quieres.

Los ricos no tienen buen gusto, ellos le pagan a alguien para que tengan buen gusto
por ellos.

De verdad tengo un enemigo inteligente y un amigo estúpido.

- De cualquier forma el sexo es como orinar, la gente lo toma muy en serio. En Rusia la gente estaba teniendo sexo como conejos.
- Esto no es Rusia.
- No, gracias a Dios.

- Siempre quise un hombre con melones más grandes que los míos.
- ¿Sabes lo que siempre me ha gustado?
-¿Qué?
- Una chica con cojones.

Yo pinto lo que veo en el mundo exterior. Pero tú, tú pintas de aquí. <3

- La cosa es que creo que es posible que nacimos para estar juntos así que debemos casarnos.
- Pero tú no crees en el matrimonio.
- Sí que creo, ya tuve dos esposas.
-No puedes serle sincero a una sola mujer.
- Sincero, sí. Fiel... no. Desafortunadamente, físicamente no soy capaz de ser fiel.
- ¿De verdad? Sí, un doctor me lo confirmó.
- Qué diagnóstico tan conveniente.
- ¿La fidelidad es muy importante para ti?
- La lealtad es muy importante para mí, ¿puedes ser leal?
- ¿A ti?, siempre.
- Qué bien, porque te amo panzón.

Friducha.

Esto es como el matrimonio de un elefante y una paloma.

Yo no creo en el matrimonio de veras, déjenme ser clara. Creo que es un acto político, una forma de que los hombres de mente chica mantengan a las mujeres en la casa y fuera del camino, envueltas en tradiciones y cosas tontas de religión. Puede ser una ilusión de felicidad, son 2 personas que se aman y serán ambos miserables. Pero cuando dos personas saben eso y deciden con los ojos bien abiertos a enfrentarse y casarse de todas formas, entonces no creo que sea una ilusión, creo que es de mucho coraje. Y muy romántico.

- Mi madre estaba equivocada acerca de ti, ¿sabes? Dijo que eras un elefante pero no, ellos son fuertes y tienen coraje y defienden a su pareja. Tú eres una rana, hasta te pareces a una.
- Y tú te ves como un perro... paloma, paloma ¿dije perro? Tú eres mi pequeña paloma.
- ¿Qué dirá la gente de este par?
- Que nunca han visto uno mejor.

- Diego nunca le ha pertenecido a nadie, se pertenece a él mismo. Y eso es lo que lo hace tan deseable. El es el mejor de los amigos y el peor de los esposos. Diego nunca será el esposo de nadie, no de verdad.
- Ya veremos.

- ¿La modelo, no?
- Sí.
- Sólo fue sexo, es todo. Doy más afecto en un saludo.
- Eso me hace sentir mucho mejor.
- ¿Por lo menos fue bueno?
- No mucho.
- Qué mal, tenía muy buen trasero.
- Cuando llegues a casa báñate bien, esta noche vamos a salir.

Todos los grandes pintores son cerdos comunistas.

Él es como una piñata mexicana con dulces para todos, todo lo de este país lo inspira.

Mira, Diego es como es y por eso lo amo. No puedo amarlo por lo que no es.

- ¿Usted también pinta, señora Rivera?
- No, sólo mato el tiempo.
- Es mucho mejor que yo.

- Estoy embarazada.
- ¿Tu cuerpo lo soportará?
- Si te soporta a ti soportará a uno pequeño.

- ¡No puedo pensar en ti sufriendo!
- Estoy acostumbrada al dolor.

¿Dónde está mi hijo? ¡Quiero verlo! ¿Qué hicieron con él? ¡Quiero ver a mi hijo! ¿Qué hicieron con él?

No creo en Dios, pero le agradezco por tenerte a salvo todos los días.

- Seamos honestos, en los avances que me mostró aparecía un trabajador cualquiera.
- Se transformó en Lenin por sí mismo.
- ¡No! Usted lo transformó en Lenin, lo vi en la prensa. ¿De veras cree que mi familia puede soportar esos ataques de la prensa?

- Me está poniendo en una posición muy difícil. Así que le pido que cambie ese detalle.
- Va en contra de mis principios.
- Bien, si quiere que sus principios sigan viniendo a nuestras fiestas y comer de nuestra mesa, espero que lo reconsidere.

No le veas integridad artística, de verdad hiciste un trabajo magnífico. Pero pase lo que pase siempre estará la gente. Los has hecho reflexionar acerca de sus ideales, no hay otro pintor en el mundo que pueda decir eso. Él puede entrar aquí mañana y destruirlo, pero habrás ganado.

- Es mi mural.
- En mi pared.
- Es de la gente, ¡bastardo!

- ¿Por qué Diego y tú tienen casas diferentes?
- Somos dos personas diferentes, pero nuestro amor nos hace uno.
- Por eso tenemos el puente.
- ¿El puente es su amor?
- Sí, es una buena forma de describirlo.
- ¿Y por qué es un puente tan pequeño?

Dice que la gente de este país son como mulas, son tan estúpidos.

Hubo dos accidentes graves en mi vida, el aborto y tú... hasta ahora tú eres el peor.

No me malinterpretes, me encantan tus pinturas... sólo que no estoy segura que te den para comer, son raras.

Estaba en el maldito periódico, un hombre apuñaló a su mujer 22 veces y cuando el juez le preguntó por qué lo hizo le respondió: sólo fueron unos cuantos piquetitos.

Yo le aconsejaría que no se metiera en política, es mala.

- Los dos son monstruos pero al menos Hitler tiene una visión.
-¿Visión? Está loco.
- Sí está loco, pero tiene la habilidad de manejar la mente de las personas, en cambio Stalin es tan vacío. Hay brutalidad, pero cuando llegas al fondo Stalin no es nada más que un burócrata y eso es lo que hace nuestra revolución.

Si lo puede hacer un viejo, ¿por qué no una inválida?

Ya no sé, me han operado tantas veces que soy como un rompecabezas. Las operaciones me han hecho más daño que el accidente.

Eso es lo que me encanta de tus pinturas. Llevan ese mensaje al que nadie le podría importar, pero creo que estás equivocada porque tus pinturas expresan lo que todos sienten, que están solos sufriendo.

- No tiene sentido, era por su bienestar.
- No está pensando en su bienestar, sino en el de ella.
- ¿De qué estás hablando?
- Estoy hablando de alguien dispuesto a sacrificar un poco de sí mismo en vez de lastimar a la mujer que lo ama.

- De todos los hombres, ¿por qué él?
- Porque queríamos.
- Rompiste mi corazón Frida.
- ¿Duele, cierto? Pero por qué, sólo fue una cogida, como darse la mano.
- No, yo te dije quién era cuando nos casamos.
- Sí y me casé contigo y prometiste ser leal. Has sido mi camarada, mi artista, mi mejor amigo. Pero nunca has sido mi esposo.

¿Por qué no me dijiste que París era una pesadilla? Los franceses son los más creídos del mundo. Prefiero estar sentada en el piso en un mercado de Toluca vendiendo tortillas que estar escuchando sobre las grandes cosas de París. No ha habido tantas cosas interesantes en las exhibiciones. Los artistas mexicanos no son nada más que algo exótico aquí. Lo único que sé es que ha pasado mucho tiempo y extraño mi hogar. Diego, esta carta es una mentira. París ha sido bueno conmigo. Pero sin ti no significa nada. Los doce años que pasamos juntos me hacen estremecer y me doy cuenta que te amo más que a mi propia piel. Aunque no me ames lo mismo me amas un poco, ¿cierto? Si esto no es verdad, siempre tendré la esperanza de que lo sea. Te adoro. Frida.

- ¿Cómo te sientes?
- Cansada de responder esa pregunta y me siento como mierda.

- Estoy aquí para pedirte que te cases conmigo.
-No necesito que me rescaten.
-Yo sí.
- Perdí los dedos de un pie, mi espalda no sirve para nada, tengo una infección en un riñón, fumo, bebo, maldigo, no puedo tener hijos, no tengo dinero y debo mucho al hospital, ¿debo continuar?
- Parece una carta de recomendación.

Dicen que nunca creas en un perro cojo o en las lágrimas de una mujer. Están equivocados.

Para qué te necesito si tengo alas para volar.

Quiero que me cremen, no quiero ser enterrada. He pasado suficiente tiempo acostada.

- Frida...
- No creo que sea Frida, todo lo de Frida en mí ha desaparecido.

- Había una niña delgada con sus cejas gritándome: "Diego, quiero mostrarte mis pinturas", pero claro, me hizo bajar a verla a ella. Lo hice y nunca más dejé de mirarlas. Lo que quiero decir de Frida no como esposo sino como artista. La admiro. Su trabajo es ácido y gentil. Duro como el acero y libre como las alas de una mariposa. Tan adorable como una sonrisa, cruel como la amargura de la vida. No creo que haya habido una mujer con tanta poesía en su arte.
- Cállate panzón. ¿Quién se murió? ¿Dónde está la música?
- Lo ve doctor, seguí sus órdenes, no abandoné mi cama. Si me deja tomarme este tequila, prometo que no tomaré en mi funeral.

- Por 25 años juntos. Feliz boda de plata.
- Aun faltan dos semanas.
- 17 días.

"Espero que la salida sea alegre y espero nunca regresar". Frida.

Frases archivadas en Biografía, Drama, Edward Norton, Romance, enviadas por .

JosVelasco
nos envió estas frases

Jos es desarrollador web en una agencia de publicidad y es el fundador de Frases de la película.


Twitter: @JosVelasco
Web: http://josvelasco.com

ha mandado las frases de 171 películas, ¡te invitamos a enviar las frases de una película!

Más frases de películas

Bajo la misma estrella
El beso del sueño
Extraños en un tren
Búsqueda personalizada

Deja un comentario

Más frases de películas

Bajo la misma estrella
La princesa y el sapo
sex-and-the-city

Suscríbete a Frases de la película

 

Boletín

Asociación Internacional de Publicaciones Culturales